Abrirse de piernas es una práctica muy utiliza por gimnastas tanto artísticos como rítmicos, bailarines, animadores, porristas, artes marciales y otros oficios o aficiones similares; para hacer esto se necesita de bastante flexibilidad, en este caso concentrada en las piernas y las caderas. Hay personas que nacen con su flexibilidad incorporada y con poco esfuerzo logran hacer esto, pero otras necesitarán de más voluntad y entrenamiento; lo más recomendable para ir obteniendo flexibilidad es estirar todas las extremidades mínimo una vez al día, esto también irá ayudando a que más adelante logremos abrirnos de piernas.

Sigue las siguientes instrucciones

Método 1

Paso uno

Comienza a calentar bien tus músculos haciendo alguna actividad de tipo aeróbica; es importante hacer esto antes del estiramiento; el objetivo de esto es que la circulación sanguínea de los músculos aumente y de esta manera prepararlos más para el estiramiento, previniendo así algún tipo de lesión; puedes trotar o caminar 15 minutos antes de iniciar una sesión.

Paso dos

Ahora sí comienza con el estiramiento: lo primero que deberás estirar son tus muslos, exactamente la parte anterior, estira bien los músculos de la corva (la corva es un tendón que está compuesto por 3 músculos: semimembranoso, bíceps femoral y semitendinoso), todos estos  se unen al isquion (hueso en donde se encrestan los glúteos, o sea ese que apoyamos al  momento de sentarnos), con el peroné y la tibia.

Ponte de pie al frente ya sea de una barra para ballet, una silla o un banco, luego levanta tu pie izquierdo y ponlo sobre ésta para que quede paralelo el piso, luego ve hacia adelante con tu torso hacia tu rodilla, estirando lo que más puedas sin llegar a lastimarte, luego sostén el tobillo izquierdo con tus dos manos y quédate así 20 segundos, la idea es que llegues a 30, luego haz el mismo proceso con tu pierna derecha. Intercala cada pierna haciéndolo tres veces con cada una; para mayor efectividad deberás hacer este procedimiento 2 veces en el día.

Paso tres

Es hora de intentar abrirte de piernas, párate y mira que tus pies estén más hacia afuera comparado con tus hombros; comienza a doblarte mientras estiras tus manos y ve deslizando tus piernas lentamente, lo ideal es llegar al piso pero no en un principio, haz lo que más puedas sin irte a esforzar para no hacerte daño, te tienes que sentir cómoda (o), debes velar porque todo tu peso corporal se vaya hacia tus manos mientras haces este movimiento; mantén la posición lograda por 15 segundos, hazlo por 3 veces y repite 2 veces al día.
Cómo abrirse de piernas

Método 2 – recomendamos seguirlo

Paso uno

Igualmente debes hacer un calentamiento previo, camina, trota, corre o puedes inclusive saltar sin tenerte que mover del punto.

Paso dos

Ahora procede a sentarte en el piso, extiende bien tus piernas que queden frente  ti, e inclínate hasta que logres agarrar tus pies o hasta el punto que puedas, la idea es que sientas un poquito de dolor pero sin irte a lastimar. Antes de agacharte inhala y mientras comienzas a inclinarte exhala. Para aclarar lo del dolor: sentirlo suave es bueno porque si no realmente no se está produciendo un estiramiento, pero si el dolor se torna agudo es porque lo más seguro es que se ha producido una lesión y se debe parar el ejercicio; una vez estés en la posición agarrando tus pies mantente en estiramiento por 10 segundos, haz esto tres veces.

Paso tres

Siéntate en el piso, pon de nuevo tus piernas rectas frente a ti y luego extiéndelas lo que más aguantes hacia los lados, tus manos deberán estar por encima de la cabeza tal cual lo hace una bailarina, luego inclínate hacia la derecha, cuenta 15 segundos y posteriormente levántate, repite lo mismo sólo que esta vez hacia el lado izquierdo, luego en la misma posición agáchate yendo hacia adelante con tus manos, para estirar más aún las piernas; es lógico que sientas algo de dolor; debes buscar que tu pecho o tus codos lleguen hasta el suelo y no la cabeza; quédate en la posición el tiempo que aguantes; por lógica mientras más tiempo logres durar en la posición, más fácil te quedará poderte abrir de piernas y  más cerca al piso llegarás cuando llegue el momento de intentarlo.

Paso cuatro

Siéntate y lleva la pierna derecha al frente, debe estar estirada, es como si quisieras tocar tu frente con ella; la pierna izquierda la tendrás que dejar flexionada, deja la pierna estirada diez segundos, ahora cambia las dos piernas y haz el mismo proceso; hazlo tres veces con cada pierna.

Paso cinco

Vuelve a hacer el movimiento de estirar tus piernas delante de ti, luego inclínate y verás que ya puedes agacharte más que la primera vez.

Paso seis

Ha llegado la hora de que te abras de piernas; deberás ponerte de pie, luego estira tu pierna izquierda hacia adelante, no tienes por qué sentir dolor y tampoco es necesario que la estires mucho, ahora pon el empeine de tu pie derecho en el piso y comienza a hacer estocadas. Ahora procede a estirarte, verás como tu ingle y la parte trasera de tu pierna están en trabajo, luego cambia de piernas, lleva la derecha hacia adelante y la izquierda hacia atrás.

Paso 7

Ponte de nuevo en posición de estocada, pero endereza del todo el pie que tienes adelante y luego deberás flexionarlo hacia arriba,  la idea es que trates de tocar los dedos del pie, luego haz el mismo procedimiento cambiando de pie.

Paso 8

Vuelve a hacer la posición de estocada; pon las manos sobre el suelo para que de esta manera te apoyes, usa tus mismas manos para que eleves un poco tu cuerpo y ahora sí comienza a abrir tus piernas, hazlo hasta donde te dé, no tienes que abrirte del todo; quédate en la posición por 15 segundos, descansa un momento y hazlo luego con el lado contrario; repite tres veces con cada posición.

Con la práctica lograrás quedar totalmente en el piso abierto (a) de piernas.

Consejos.

  • Esto no se da de la noche a la mañana, sino que se necesita de una buena práctica, a no ser que hayas nacido con la flexibilidad en ti; lo debes hacer como una rutina, ojalá diaria y sino tres veces por semana.
  • Cuando te estires debes sentir dolor pero no puede ser agudo, podrías lastimarte.
  • Puedes aprovechar a estirarte mientras ves televisión o hablas por teléfono.
  • Si eres una persona a la que le cuesta más estirarte, podrías pedirle ayuda a alguien para así lograrlo, lo que tendría que hacer es empujarte suavemente, pero teniendo muy claro que debe parar cuando así se lo manifiestes.
  • Una vez logres abrirte bien de piernas, tienes que seguir practicando, porque si no lo haces, es muy posible que más adelante lo vuelvas a intentar y ya no puedas.
  • Las estocadas no se deben hacer si la cadera no se encuentra en un ángulo recto.
  • El estiramiento como tal se debe hacer cinco veces por semana.
  • Si sientes que te lastimaste, no te esfuerces en seguir tu estiramiento, deberás acudir a un médico y contarle lo que te ha pasado, no intentes estirar de nuevo hasta que te sientas recuperado (a) completamente y estira más suave.
  • Complementa con estiramientos en otros lugares del cuerpo, es bueno para el organismo.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.