Correr es una actividad natural del ser humano que nos ha seguido desde el principio de nuestra existencia, incluso a lo largo de nuestra evolución. La mayoría de las personas en algún momento de nuestra vida, ya sea por diversión o por necesidad terminamos apresurando el paso para poder llegar a un lugar prontamente o simplemente por el gusto de activar nuestro cuerpo.

Sin embargo, pese a ser una actividad totalmente natural y arraigada a nuestra existencia, no todas las personas saben cómo correr correctamente. Podría parecer que correr es una actividad totalmente sencilla que no requiere de una gran ciencia de trasfondo, sin embargo no es así, o por lo menos no del todo. Si queremos saber cómo correr más rápido y sin cansarnos, es necesario seguir una serie de pautas.

Esto sobre todo es importante cuando hablamos de personas que están realizando esta actividad como un deporte frecuente en sus vidas. Si nosotros estamos corriendo como parte de nuestro entrenamiento, es de suma importancia que para adquirir los mejores provechos posibles, sepamos qué cosas debemos evitar y qué cosas debemos realizar a la hora de correr.

Cuando la gente busca técnicas para correr mejor, es importante tomar en serio los consejos e instrucciones, pues a veces por el gusto de hacerlo a nuestra manera o por pereza, terminamos exponiendo nuestro cuerpo a percances.

Desde la forma en la que colocamos nuestros pies en el piso, la manera adecuada de dar las zancadas, nuestro ritmo al respirar, e incluso la manera en la que movemos nuestros brazos, todo esto tendrá un impacto a la hora de correr y los resultados que obtengamos pueden variar dependiendo de la manera la que estamos realizando nuestros ejercicios.

Por eso el día de hoy quiero mostrarte 5 técnicas para correr mejor que necesitarás tomar en cuenta y aplicar a la hora de entrenar.

Que Necesitas

  • Agua
  • Buena alimentación
  • Disciplina
  • Constancia

Instrucciones

Antes que nada considera la hidratación:

  1. Uno de los grandes errores de muchos nuevos deportistas, es que no consideran la cantidad de agua que están ingiriendo, tanto a lo largo del día como durante las prácticas deportivas.
  2. Cuando no estamos bien hidratados, estamos arriesgando a nuestro cuerpo a pasar por muchos percances especialmente si tenemos actividad intensa sin la hidratación adecuada. Nuestro cuerpo requiere de agua para poder depurar las toxinas en él y mantener un funcionamiento orgánico correcto.
  3. Antes de correr la mayoría de las personas no ingieren agua porque no sienten ganas, es decir, no tienen sed. Este es uno de los peores errores que puedes cometer, pues si te ejercitas sin beber agua, sólo deshidratarás aún más tu cuerpo y conseguirás un desgaste prolongado, innecesario y que finalmente podría repercutir a un nivel orgánico afectando tu hígado y riñones.

Cuida tu alimentación:

  1. Lo primordial es tener siempre una buena alimentación. Esto quiere decir, que consumas los alimentos en orden, sin saltar comidas y siguiendo una dieta prolongada y balanceada. Procura que la cantidad de proteínas ya sean de origen vegetal o animal que consumes, sean adecuadas a tus necesidades como deportista.
  2. Siempre integra en tu comida frutas y vegetales, carbohidratos y proteínas, esto aportará la energía que tu cuerpo necesita para desempeñarse a la hora de correr o efectuar cualquier otro ejercicio.
  3. Pregunta a un nutriólogo que tipo de alimentación se adapta mejor a tus necesidades. En general comer 5 o 6 veces al día alternando comidas completas y tentempiés es lo adecuado. Para darte un ejemplo más sencillo, comienza con un desayuno, sigue con el almuerzo, comida, merienda y cena. Haremos esto con el fin de aportar los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, regularizar nuestro organismo y por supuesto acelerar nuestro metabolismo.
  4. Nunca pases largos periodos de hambre, y jamás hagas ejercicio en ayunas. Esto puede ser muy contraproducente, pues podríamos alterar nuestra presión sanguínea y debilitar nuestros músculos. El cuerpo elimina los músculos más rápido que la grasa, por eso si tu cuerpo entra en fases de inanición, eliminará primero los músculos y la grasa permanecerá más tiempo, incluso es posible que ésta incremente, pues al no recibir alimento, tu cuerpo convertirá cada nutriente en energía y la depositará como grasa en tu cuerpo.
  5. También es recomendable que consumas una porción extra de proteína después de entrenar para que los músculos puedan regenerarse con mayor efectividad.

Consigue la mejor postura:

  1. Es importante que aprendas cómo correr adecuadamente. Ten en mente que si corres con una mala postura, podrías lesionar tu cuerpo.
  2. Procura que tu cabeza siempre tenga la mirada dirigida hacia delante. Esto lo hacemos para evitar fatigar los músculos del cuello o los dorsales. También es necesario que mantengas el tronco recto, no arquees la espalda al correr, pues esto podría fatigar tu espalda y pecho.
  3. No te recomendamos inclinar mucho tu tronco hacia adelante o atrás, pues el peso se puede desproporcionar y terminar ejerciendo una carga mayor hacia nuestras rodillas, cosa que puede cansarte más rápido o lesionarte.
  4. Tampoco fuerces tus brazos, déjalos medio sueltos, doblados en un ángulo de 90° y con los puños entrecerrados. Es decir una posición cómoda, no forzada. Cuando des una zancada con el pie izquierdo, mueve el brazo derecho hacia adelante, y cuando des una zancada con el pie derecho, mueve el brazo izquierdo hacia adelante. Alterna los miembros de tu cuerpo con naturalidad.
  5. Relaja tus hombros y procura mantenerlos rectos pero con naturalidad. Es importante que tus codos no estén muy separados de tu cuerpo ni tampoco los fuerces a estar cerca. Sólo mantenlos cómodamente junto a tu tronco.

Corre con cuidado:

  1. Evita hacer zancadas con los talones, esto puede ser muy lesivo. Es mejor que aterrices con la parte media del pie. Puede ser un poco difícil al principio, pero es lo más adecuado para conseguir los mejores resultados.
  2. Evita levantar mucho las rodillas y extender por completo la pierna. Si haces zancadas muy largas, podrías terminar aterrizando con los talones y el golpe de peso así como el tipo de aterrizaje pueden ser contraproducentes.
  3. También es importante que evites dar zancadas muy largas o saltando mucho, pues puede ser lesivo para nuestros tendones. Mejor da zancadas naturales, con una distancia normal y procurando no forzar la distancia ni los saltos. No trates de despegar mucho los pies del suelo. ¡Recuerda estas corriendo no saltando.

Ten horarios y orden en tus ejercicios:

  1. Siempre es necesario hacer los ejercicios en orden y sin excederse. Un error muy común es cuando las personas corren mucho hasta el cansancio y luego pasan un largo periodo sin correr de nuevo.
  2. Es mejor, sobre todo para los principiantes o intermedios, correr de 5 a 10 minutos al día correctamente, a correr por más de 20 minutos excediéndose o haciendo mal los ejercicios.
  3. Es mejor que corras y aumentes el nivel gradualmente. Por ejemplo, si hoy actualmente corres por 10 minutos seguidos a cierta velocidad, puedes incrementar la velocidad en la siguiente semana y en la siguiente la cantidad de tiempo. Así tu cuerpo podrá tomar condición.

Consejos

  • Encuentra más artículos para aprender a correr correctamente en este sitio, sabemos que te serán de mucha ayuda.
  • Recuerda que debes usar un calzado cómodo, que sea de tu talla y que esté especialmente preparado para suavizar el golpe de las zancadas, así podrás conseguir el mejor provecho posible y obtener una mejor condición física.
  • Es necesario que permitas a tu cuerpo reposar para poder regenerarse, descansar de 2 a 3 días seguidos puede ser una excelente forma de cuidarte.
¿Te ha gustado?