Aprender a nadar es algo que todos queremos hacer. La mayoría de nosotros cuando éramos pequeños asistimos a un cursillo de natación y aprendimos de niños. Sin embargo, otras personas no tuvieron esa oportunidad.

Muchas personas no fueron a los cursillos de niños y nunca aprendieron a nadar, o bien porque no pudieron, o bien porque no lo necesitaban. Esto se suele prolongar hasta la edad adulta, donde nos vamos a encontrar con muchos adultos que no saben nadar porque lo han ido dejando y al final ha pasado esto.

Lo que ocurre aquí es muchas veces no saben exactamente por dónde deben empezar a aprender a nadar siendo adultos, ya que no es como cuando eras niño que te apuntabas al cursillo de natación. Muchos adultos tienen vergüenza de reconocer que no saben nadar y por este motivo, suelen alejarse de toda clase de lugares que lo enseña.

Además, hay tantos estilos de natación que puede que sepas uno, pero quieras aprender otro. Por ejemplo, mucha gente sabe nadar al estilo crol pero pocos saben nadar a mariposa, así que podrías querer aprender a nadar a otros estilos.

Las buenas noticias son que al igual que lo fue para los niños aprender a nadar, también lo es para las personas adultas, ya que realmente consiste en pillar bien las mecánicas que trae para después pasar a perfeccionarlo poco a poco. Al final lograrás tener una gran habilidad para nadar y nunca tendrás problemas.

Por esta razón, yo te voy a enseñar paso a paso cómo puedes aprender a nadar si eres un adulto, para que compruebes así qué fácil es nadar aunque se hayan pasado los años clásicos de aprendizaje.

Instrucciones para aprender a nadar adultos

  1. Escoger tu estilo:
    Lo primero que debes hacer es escoger un estilo de natación para poder empezar. Hay varios estilos de natación y debes escoger el que más te guste, ya que en vez de tratar de aprender todos a la vez, es mejor ir de uno en uno porque así lo aprenderás mejor. El clásico es el estilo crol, el más fácil es el estilo rana y el más espectacular es el estilo mariposa. Lo que debemos hacer es tratar de escoger el que nos guste. Como consejo, te digo que empieces por el de rana, ya que es más fácil y ya vas a saber moverte por el agua. Una vez que hayas aprendido uno, puedes pasar al siguiente.
  2. Buscar una escuela de natación para adultos:
    Los adultos que no saben nadar son más comunes de lo que parece. Por este motivo, no vamos a tener demasiados problemas en encontrar una escuela de natación para adultos, ya que hay más de las que pensamos. Estas escuelas suelen darse en los mismos sitios que los cursos para niños, pero a distintos horarios. Suele ser de noche, ya que por la mañana se suele hacer el de los niños y por la noche la piscina está cerrada, evitando así la vergüenza de que alguien te vea. Suelen tener buenas tarifas y te enseñarán desde cero.
  3. Perfeccionar:
    Aprender a nadar no es muy complicado, ya que te van a enseñar enseguida en la escuela de natación y en una semana vas a moverte. Sin embargo, ahora queda el perfeccionamiento, es decir, nadar rápido, con estilo y de una forma totalmente ortodoxa. Por ejemplo, en el estilo crol debes tratar de sincronizar la respiración, el sacar la cabeza fuera del agua y el movimiento de los brazos. Si lo haces bien, podrás ir más rápido y podrás hacerlo mucho mejor de esa forma. Además, debes tener especial cuidado en el tema de mover tanto las manos y los pies, que mucha gente nada sólo con la mano y pierde velocidad.
  4. Practicar:
    Por muchos consejos teóricos que te den, la mejor forma de aprender a nadar de la forma correcta es practicando mucho. Cuando nadamos, vamos a ir perfeccionando la técnica de forma automática, prácticamente sin darnos cuenta. Por ejemplo, si vamos a nadar 50 metros, una buena forma es cronometrar y tratar de hacerlo lo más rápido posible. Muchas piscinas tienen reloj, así que no tendrás problema en calcularlo. También trata de fijarte en los demás nadadores y trata de imitar su estilo de la forma correcta. Por supuesto, fíjate más en los que lo hacen bien, pero también fíjate en los que no lo hacen bien para no imitarlos. Es común ver a niños con la cabeza fuera todo el rato, a personas que no saben respirar y otros que mueven los brazos en círculo en vez de deslizar como si fuera una pala. Fíjate en los mejores nadadores y trata de imitarlos. Si tienes alguna duda, consulta otra vez con tu profesor de la escuela y trata de mejorar lo máximo posible con sus consejos.
¿Te ha gustado?
14 usuarios han opinado y a un 85,71% le ha gustado.