Los calambres son una situación de dolor y rigidez muscular que dificultan su movimiento en condiciones normales y lo acompañan de un dolor muy característico.

El nombre calambre viene de la sensación que sentimos al tenerlo,ya que es como si nos estuvieran aplicando electricidad directamente sobre el músculo, siendo una sensación muy parecida a cuando nos electrocutamos.

Lo malo de esta dolencia muscular es que nos impedirá realizar ejercicio en condiciones normales o incluso nos dificultará la tarea de caminar en casos muy extremos. Los calambres son muy comunes en deportistas o en personas con problemas de salud como la osteoporosis o la anemia.

Normalmente los calambres se pasan al cabo de unas horas o unos días, sin embargo, esto no siempre es así, ya que en algunas ocasiones están causados por males mayores, los cuales no se van a curar simplemente por esperar un tiempo.

Esto puede hacer que tengamos demasiados calambres y que estos no sean curados, lo cual va a hacer que nos preocupemos en exceso por los mismos y siempre estemos preocupados acerca de cómo podemos curarlos. Un calambre tiene muchas causas y todas se deben conocer a fondo, ya que si se conocen las causas, se le puede intentar poner solución y minimizar al máximo la aparición de otro calambre muscular.

Además los calambres no sólo tienen que ver con el exceso de ejercicio como mucha gente cree, ya que el factor alimenticio tiene mucho que ver, ya que el cuerpo reacciona de distintas maneras cuando está bien alimentado a cuando está mal alimentado. Además hay otros factores como la temperatura y la salud general que pueden favorecer la aparición de calambres.

Ahora mismo vamos a especificar un poco todo esto, es decir, vamos a enseñarte las principales causas de los calambres y también las principales soluciones ante estas causas.

Instrucciones

  1. Exceso de ejercicio:
    La causa más conocida de los calambres y una de las causas más comunes de la aparición de estos es el exceso de ejercicio. El cuerpo humano tiene un límite y simplemente cuando este límite es sobrepasado, se pueden producir pequeñas lesiones musculares que harán que el músculo se quede agarrotado. Por ejemplo cuando corremos mucho y depletamos todo el glucógeno del músculo, este se quedará sin fuente de energía, haciendo que el músculo segregue ácido láctico para poder seguir funcionando y que se agarrote como mecanismo de defensa, apareciendo así calambres. También ocurre lo mismo en levantamientos de pesas, en los cuales aparecen los calambres como mecanismo de defensa ante demasiado peso.
    Causas de los Calambres
  2. Mala alimentación y problemas de salud:
    Una de las principales causas de los calambres es la falta de nutrientes en sangre como el calcio, el potasio o el hierro, los cuales se encargan de la salud de los huesos y de los músculos. Cuando no hay suficiente cantidad de estos en sangre, el cuerpo reaccionará de esta manera, causando calambres que nos pueden estropear un gran día de entreno o de caminata. Asegúrate de comer equilibrado, tomando complementos de vitaminas si hace falta para evitar este tipo de problemas. También mira a ver que no tengas problemas de salud, ya que enfermedades como la anemia podrían causar que tuvieras poco calcio o hierro en sangre y de esta manera, tener calambres de manera involuntaria. Este artículo también lo encontrarás interesante: Cómo Evitar los Calambres
    Causas de los Calambres
  3. Contraste de temperatura:
    Otra de las causas de los calambres es el contraste de temperatura de frío a calor o viceversa. Cuando salimos a la calle en un día frío, se podrían producir calambres, al igual que cuando entrenamos sin realizar un buen calentamiento. El contraste de temperatura es muy malo para los músculos, produciendo no sólo calambres, sino lesiones todavía más graves que podrían dañar gravemente nuestro estado de salud. El contraste de temperatura se evita calentando y enfriando los músculos después de hacer ejercicio e intentando evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que estos son los principales causantes de los mismos.
    Causas de los Calambres
  4. Fracturas y lesiones:
    En otras ocasiones, los calambres podrían indicar que te has lesionado, siendo un efecto secundario de una lesión muscular u ósea. Si por ejemplo te has roto un hueso, el cuerpo humano generará un calambre para que no uses esa zona y de esta manera, se pueda sanar más fácilmente que si la estás usando. En las lesiones musculares ocurre lo mismo, ya que el dolor es un indicador de que algo en tu cuerpo no funciona como debería, así que no debes menospreciar a los calambres, sobre todo si van acompañados de otros síntomas como dolor al tocar u otros síntomas propios de las lesiones mencionadas con anterioridad. Por ejemplo si sentimos que el músculo nos duele mucho, si sentimos que el músculo está demasiado frío o si sentimos que no podemos caminar por mucho que queramos, esto es motivo de preocupación, debiendo acudir al médico en la mayor brevedad posible a tratar la dolencia.
    Causas de los Calambres
¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.