Cómo elegir el peso de las mancuernas

Es muy importante a la hora de hacer ejercicios con mancuernas que se sepa qué tipo de peso eres capaz de levantar, cuantas repeticiones puedes hacer con ese peso y por supuesto, cual es tu capacidad física en el momento de empezar.

Es muy importante saberlo, porque no es lo mismo una persona que tiene experiencia y sabe lo que hace o está acostumbrada/o a hacer deporte a una persona que no está acostumbrado a ello. Si, de entrada, quieres empezar con ejercicios de pesas y fuerza y no estás acostumbrado, puedes correr el riesgo de lesionarte y causarte daños. Por tanto, tienes que saber cuales son tus capacidades, hasta dónde puedes llegar y claro está, cuando lo sepas, dar lo mejor de ti y no quedarte en el mismo peso.

Ya irás aumentando el peso de las mancuernas a medida que vayas realizando los ejercicios, mejorando y teniendo más experiencia y tu cuerpo pueda con los kilos.

Instrucciones para elegir el peso de las mancuernas

  1. Siempre que sea la primera vez que vas a coger peso y hacer ejercicio con las pesas (mancuernas) es conveniente, que preguntes y observes cómo se hace. Hacerlo a lo loco sólo trae lesiones que, en algunos casos, pueden ser graves. Por tanto, si tienes la posibilidad de ir al gimnasio, pregúntale siempre al entrenador para que te asesore.
  2. En el caso de hacerlo en tu casa, no te preocupes. También puedes hacerlo. Pero siempre es mejor, hacerlo con un peso bajo. De esta manera, tendrás una primera toma de contacto, irás progresando con los ejercicios, los perfeccionarás y así, podrás ir subiendo los pesos.
  3. En el caso de que seas novato/a o tengas duda con los pesos, siempre preferible, pesos pequeños. Ojo, una cosa es poco peso y otra que sea casi ridícula. Por ejemplo, medio kilo se consideraría ridículo (se valorarían los casos, por supuesto) pero para hacer, por ejemplo, ejercicios de fuerza, para desarrollar músculo, etc. Pues no se conseguirá nada…
  4. Tampoco diré que casi siempre tiene más fuerza un hombre o una mujer porque no siempre es verdad y porque me parece muy machista. Hay mujeres que tienen mucha fuerza y se les ve bien flaquitas y hombres que son todo volumen y apenas pueden levantar unas pesas de cien kilos. Por tanto, dejemos los casos comparativos y como se debería mirar y saber cada caso de manera individual, sólo comentaremos por “encima” para evitar lesiones y a grandes rasgos. No importa el sexo ni género de cada persona.
  5. Para una persona que empieza a iniciarse o que hace mucho que ya no entra, lo conveniente seria una pesa de como poco dos kilos de peso. Pero ojo, si empiezas a entrenar fuerza, quieres aumentar de volumen, quemar grasas, etc. Necesitas peso y dejarte la piel en las repeticiones. Por lo tanto, el peso auméntalo siempre que puedas a unos cuatro kilos como mínimo y nueve kilos. Ese sería un peso de las mancuernas para empezar a darlo todo.
  6. Lo importante en estos casos es que las repeticiones que se hagan con las pesas, te cuesten. Que no sea ligero, que no las hagas casi sin despeinarte o sin sudar ni dejarte la piel. Si es así, entonces te está diciendo claramente, que debes aumentarle el peso.
  7. Si notas que cada ejercicio te cuesta (no para lesionarte) hablamos de cansancio normal. Entonces, estás en el buen camino.
  8. Cuando empieces con los ejercicios siempre es mejor saber hasta donde puedes hacer y llegar. No intentes de buenas a primeras hacer ejercicios con pesos de ciento cincuenta kilos, peor ejemplo. Porque si no puedes ni tienes fuerza, es una burrada y puedes causarte serias lesiones.
  9. Hay un ejercicio que es muy bueno para saber hasta donde puedes llegar con las pesas y su fuerza. Ese ejercicio es el curl de bíceps. Seguro que te asesoran hacerlo en las tablas de ejercicios para brazos. De esta manera, podrás ir valorando que pesos puedes coger y con cual, ya no controlas bien.
  10. ¿Cómo saber que el peso ya no es que te canse, es que no puedes con el realmente? Pues en el mismo momento que intentes hacer el ejercicio y compruebes que no puedes hacerlo bien o lo haces hasta mal para aguantar ese peso. Inmediatamente, baja de kilos.
  11. ¿Cómo saber cuando te toca ya subir de peso e ir aumentándolo? En el momento que tras las sesiones de ejercicio y con las repeticiones, empieces a notar que ya no te cuesta hacerlo. Es decir, que en vez de quince o veinte repeticiones de cada ejercicio podrías incluso hacer más, sin problemas. Ese es el momento, de subirle el peso.
  12. Lo ideal y siempre que te lo puedas permitir sería conveniente y te iría muy bien, poder hacerte con un juego de mancuernas de diferentes tipos de pesos. Si no puedes permitirte comprarte varias y de diferentes pesos, intenta comprarte la barra y los discos de pesos. Al final, es una pesa y se le suma el peso de la barra (que ya suma) y los discos que son los pesos que vas añadiéndole.
  13. Si puedes ir al gimnasio, mejor. Pagarás la cuota mensual, pero te ahorrarás comprar el material que al final te sale más caro y te ocupa mucho espacio.
  14. Valora qué tipo de ejercicios son los que más te interesan o vas hacer. No será lo mismo hacer por ejemplo ejercicios de brazo o de tren superior, que de tren inferior. Desde las famosas zancadas, sentadillas, patada de glúteo, etc.
  15. Si te duelen las muñecas por lo general, si puedes, hazte con un par de muñequeras para poder hacer los ejercicios con pesas. Te sujetará las muñecas y así, no te lesionarás. Y los guantes, también van muy bien para las personas a las que se le resbalan las mancuernas por el sudor o le salen heridas en las manos.

¿Que necesitas para elegir el peso de las mancuernas?

  • Siempre que te sea posible, para iniciarte, acude a un gimnasio.
  • Intenta poder pagarte a un entrenador para que pueda asesorarte bien y te ayude.
  • Unas mancuernas.
  • Un juego de mancuernas de diferentes pesos para poder ir variando con los pesos y ejercicios.

Consejos para elegir el peso de las mancuernas

Como siempre decimos, es preferible siempre que no se tenga conocimiento de los ejercicios, que acudas a un gimnasio para que el entrenador te pueda ayudar y te asesore. O bien, contrata a un entrenador personal.

Pero si no te lo puedes permitir, entonces ten en cuenta tu capacidad para el ejercicio, tu condición física y tu fuerza.

Si puedes hacerte con varias mancuernas de diferentes tipos de pesos, mucho mejor. Pero si no, empieza con algo que no sea ni muy bajo ni muy pesado. Lo aconsejable es que en el mismo lugar donde las compres, puedas probarlo. Haz por ejemplo un ejercicio como el curl de bíceps. Verás entonces, con que peso si puedes y con cual ya te resulta muy difícil poder hacer bien el ejercicio. Si no puedes hacerlo bien, es que el peso es demasiado para ti y si lo haces sin problemas ni cansarte, es que debe ser superior.

Ten en cuenta ese detalle. Siempre cuidado de poder hacer bien los ejercicios, cansándote, pero sin lesionarte ni siendo demasiado. Cuando te acostumbres a ese peso, entonces, ve a por un peso superior para que el músculo siga progresando y vayas mejorando. Si el cuerpo se acostumbra a un peso, no trabaja y no progresarás.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.