Muchas personas, tengan la edad que tengan, quieren empezar a nadar, es decir, empezar a realizar el aprendizaje de la natación. Sin embargo, muchas personas no saben cómo hacerlo.

Empezar a nadar es el primer paso para conseguir ser unos buenos nadadores. Nadar consiste en moverse por el agua sin necesidad de ningún instrumento de ayuda. Sin embargo, no sólo hay que moverse, sino que también hay que aprender a hacerlo con fluidez.

Hay varios estilos de natación, los cuales te sirven para moverte por el agua de forma fluida y controlada. Nadar es un ejercicio muy bueno para perder peso, ya que te ejercitas sin problemas y es bueno para el corazón y para las articulaciones.

Además, nadar no sólo sirve para hacer ejercicio, sino que también es muy entretenido, ya que muchas personas realizan carreras y otros nadan muchos metros y así se entretienen. Sin embargo, no sólo sirve para esto.

Lo mejor para lo que sirve empezar a nadar es para salvar nuestra vida. Si nos perdemos en alta mar, tenemos muchas más posibilidades de sobrevivir si sabemos nadar que si no sabemos. Las personas que saben nadar pueden llegan a la orilla si no están lejos y los que no saben dependen de otros que los salven, porque no van a poder llegar a la orilla.

Lo mejor es que empezar a nadar no es algo complicado, ya que hay muchísimas personas que quieren también aprender como tú. Por este motivo, se han abierto muchas escuelas de natación para todas las edades, algo que ayudará a poder aprender a nadar en casi cualquier sitio.

Instrucciones para empezar a nadar

  1. Apuntarte a una escuela de natación:
    El primer consejo que te voy a dar para aprender natación de la forma correcta, es apuntarte a una escuela de natación. Estas escuelas se suelen encontrar tanto en las piscinas de verano, como en las piscinas de invierno y sirven para que todo el mundo pueda aprender a nadar en casi cualquier época del año. Aquí vamos a explicarlo separado, ya que no es lo mismo apuntarte a una escuela de natación para niños, que apuntarte a una escuela para gente adulta, así que presta mucha atención.

    1. Niños:
      Si tienes un hijo menor de 12 años, debes apuntarlo a un cursillo de natación infantil. Estos se dan en casi cualquier piscina, sobre todo en verano y no son caros. En estos cursos se va a dar tanto el aprender, como el perfeccionar. A los niños pequeños se les va a poner en un grupo y a los mayores en otro, así que tu hijo podrá un año aprender y otro perfeccionar. Yo fui a cursos de estos muchos años y aprendí a nadar muy bien, así que los recomiendo.
    2. Adultos:
      Los adultos no se quedan fuera, ya que, si tienes más de 12 años, ya tendrás que ir a una escuela de adultos de natación. Estas se dan apartadas a las de los niños y suelen durar todo el año, enfocándose sobre todo en perfeccionar el estilo más que en enseñar desde cero, aunque hacen de todo. Aquí se suele practicar de noche, debido a la vergüenza que tienen algunos adultos para hacer esto.

      En este artículo te damos algunos buenos consejos para aprender a nadar siendo adultos.

  2. Perfeccionar cada estilo:
    Una vez que hemos aprendido a nadar, toca perfeccionar. Las escuelas te ayudarán a esto, pero nosotros debemos seguir para poder empezar a nadar de forma correcta. Aquí cada estilo es un mundo, pero normalmente la clave es la sincronización entre cómo respiramos y cómo nos vemos. Fíjate en la gente que va a la piscina y tiene nivel, para así tratar de imitar sus movimientos. La gente que nada a mariposa lo hace todo sincronizado, con los dos brazos a la vez. La gente que nada a crol saca la cabeza a la vez que el brazo y sólo durante el tiempo imprescindible, tratando además de usar el brazo como una pala. Finalmente, los del estilo rana sacan la cabeza casi a la vez que hacen el movimiento de manos y pies.
  3. Practicar mucho:
    Finalmente, si queremos triunfar, debemos practicar muchísimo para conseguir la excelencia. Por esta razón, debemos no tener miedo y practicar siempre que podamos. En verano tenemos las playas, los pantanos de baño legal y las piscinas. En invierno, debemos buscar piscinas climatizadas. Te aconsejo nadar una hora diaria, buscando siempre imitar a los mejores como ya hemos dicho y tratando de mejorar cada vez más. Por ejemplo, aprovecha que las piscinas tienen relojes y mide el tiempo que tardas en llegar. De esta forma, vas a poder tratar de hacerlo cada vez un poco más deprisa, sin equivocarte y con velocidad. Normalmente los estilos más ortodoxos son los más rápidos, así que si vas más rápido es casi seguro que has mejorado, así que a trabajar esa velocidad que ya has empezado a nadar, ahora es tu turno.
¿Te ha gustado?
20 usuarios han opinado y a un 55,00% le ha gustado.