Dentro de los deportes de aventura, se encuentra la escalada, también denominada alpinismo. Es considerada por muchos como “de extremo riesgo”, pues entraña cierta dificultad, y para llevarla a cabo hay que valerse de la fuerza, la resistencia y el sacrificio. Requiere además, una gran preparación mental y física, pues en una montaña pueden ocurrir muchas cosas, que no siempre se esperan, y hay que entrenarse adecuadamente para saber cómo afrontarlas.

El peligro que tiene este tipo de deporte, se debe en gran medida a la falta de planificación, las condiciones climáticas, el hielo, la situación del terreno, que pueden derivar en lesiones, incluso la muerte. Por lo que es necesario una máxima precaución, y cierta formación, que se va adquiriendo con la práctica. A pesar de todo, también tiene su lado bueno, pues supone un reto apasionante, en el cual la gratificación es máxima si se consigue la meta o el objetivo deseado, la cual suele ser llegar a la cima.

Es imprescindible que llevemos a cabo una serie de pasos, que no debemos saltar, bajo ningún concepto, sobre todo si es la primera vez que queremos escalar una montaña o sierra.

Investiga

Debemos leer, e informarnos bien, de todo lo que implica la escalada, para ello, podemos leer en internet, ya sea en foros, dónde la gente escribe sus preguntas y otros las contestan, o bien yendo a una biblioteca y comprar manuales específicos sobre este tipo de deporte.

Visualizar DVDs, en los que podamos ver cómo han sido las experiencias de diferentes montañeros, y expertos, que nos pueden dar consejos claves, que nos sirvan de ayuda.

Tenemos que averiguar, cómo son las montañas que nos gustaría escalar, tanto de nuestro país como del extranjero. Cuáles son las mejores temporadas para escalarlas, las posibles condiciones climáticas que se nos pueden presentar, y aprender a predecirlas, una vez estemos ya en la montaña. Es importante, saber que existen los microclimas, que son sistemas climáticos que las propias montañas crean.

El clima, es un tema muy amplio y que guarda mucho estudio, para saber leerlo, conocer las nubes, la dirección del viento, saber si se avecina una gran tormenta, y saber cómo actuar ante posibles relámpagos o rayos, que nos obliguen a parar, y refugiarnos.

Realiza una preparación física previa

Debemos de realizar una preparación física, siempre que tengamos previsto una escalada, pues el alpinismo, es un deporte muy exigente, que requiere de mucha resistencia, la cual hay que trabajar, y entrenar es la mejor manera, para preparar el corazón, los músculos y articulaciones, así los fortaleceremos y nos será de gran beneficio, para el momento en que tengamos que subir la montaña.

  • Podemos caminar, trotar o correr, alternándolo a lo largo de la semana, llevando una mochila con peso para ir acostumbrándonos.
  •  El senderismo, lo podemos prácticar de forma gradual, de menor a mayor intensidad, según se vaya acercando el viaje.
  • El alpinismo por paredes prefabricadas, escalar sobre hielo y glaciar, esquiar o hacer snowboarding.
  • En definitiva cualquier deporte que trabaje la fuerza y la resistencia, que son las cualidades necesarias para llevar a cabo la escalada.

Preparación mental

Gran parte del reto de completar la escalada, y no abandonar, se encuentra en la actitud mental, que debe ser fuerte y positiva, pues es necesaria para, hacer valoraciones y tomar decisiones ante las posibles condiciones meteorológicas, hacer cambios de dirección, si son necesarios, realizar sonidos, y sobre todo para sentirnos seguros.

Es importante, mantener la mente calmada, despejada, tener pensamientos tranquilos, y tener lucidez, que nos permita afrontar la aventura de la mejor manera.

No es bueno ir demasiado confiados, pues es mejor ser cauteloso, y preventivo, y permanecer atento a todo lo que suceda a nuestro alrededor.

Conseguir un buen equipo

El equipo que debemos llevar mientras realizamos escalada, es muy específico y esencial, y de alto coste, por eso podemos optar por alquilarlo, o comprarlo. Si decidimos alquilarlo, tenemos que tener en cuenta que los elementos que nos presten van a estar desgastados, y quizá no nos ofrezcan la seguridad que queremos. Sin embargo, existen lugares dónde estos productos de segunda mano, se pueden encontrar con una buena calidad. Por el contrario si decidimos comprarlos, es necesario que hagamos una buena lista de todo lo que necesitamos, y no nos falte de nada.

La mochila, suele dar ciertos problemas debido a su excesivo peso, por eso debemos hacer diferentes pruebas, hasta que encontremos la manera de llevar lo fundamental, sin pasarnos.

Los medicamentos, pomadas, antiinflamatorios, antibióticos, el agua suficiente, los snacks nutritivos, barritas de cereales, frutos secos, las linternas, pilas, son elementos muy importantes que no debemos olvidar.

Fórmate en la escalada

Para realizar la escalada de montañas, es imprescindible que, recibamos una formación básica, antes de realizar el deporte. La mayor del parte se aprende con la práctica, pero para la primera vez que lo practicamos, es necesario apuntarnos a un club de montaña que nos imparta un curso especializado, en habilidades como pueden ser:

  • Aprender a caminar sobre el hielo.
  • Usar los camprones y como ponérnoslos.
  • Usar el piolet, para escalar sobre el hielo.
  • Realizar entrenamientos, ante posibles avalanchas.
  • Técnicas de descenso, deslizamiento con el hacha.
  • Técnicas y habilidades de escalada, como saber buscar rutas, leer mapas, usar cuñas, pernos, pitones, hacer buenos nudos y manejar la cuerda correctamente.
  • Técnicas para cruzar grietas, cómo realizar el rescate en esas mismas grietas, o aprender a cruzar puentes de nieve.
  • Técnicas de primeros auxilios básicos y cómo realizar señales de rescate.

Busca un buen guía

Dentro del club de escalada o alpinismo, podemos preguntar por algún guía, que tenga buena reputación y nos pueda asesorar. Debe darnos confianza, para sentirnos a gusto y que nos enseñe las habilidades necesarias, de manera amena y divertida.

Su experiencia, nos va a servir para que nos cuente sus aventuras y nos advierta ante las posibles dificultades, que nos podemos encontrar, y también de la belleza, que nos podemos encontrar una vez lleguemos a la cima.

Los clubes de escalada, suelen dar buena formación acerca de las montañas más difíciles, por lo que si queremos ir avanzando y progresando, hasta ser unos auténticos expertos, en ellos podemos encontrar la solución.

Prepara bien el viaje

Si la montaña que tenemos prevista escalar, está cerca de donde vivimos todo será más fácil, sin embargo, si está en el extranjero o queda bastante alejada de nuestra casa, es importante reservar, el vuelo de avión y el alojamiento con tiempo, conocer los límites de equipamiento, las vacunas que nos tenemos que poner, el clima, saber si necesitamos permisos de seguridad que se requieren para escalar determinadas montañas, y si es así obtenerlos.

Conocer el camino hacia la montaña

Normalmente, se toma como punto de partida de la escalada, un campamento base, en cual nos podemos refugiar en caso de que se den situaciones climáticas adversas, para realizar la subida a la montaña. Si nos toca estar más tiempo del debido en ella, podemos exprimir y aprovechar ese tiempo, comprobando el equipaje, los accesorios, la comida, revisando y repasando el mapa de la ruta, e intentar memorizarlo, para orientarnos correctamente. Buscar en él, rutas alternativas que fueran necesarias, por el camino, así como salidas de emergencia por si nos surge algún inconveniente y saber solucionarlo con facilidad.

También podemos entrenar, en algún espacio que encontremos, hacer estiramientos, caminar, algo de resistencia. Es muy importante comer adecuadamente, para tener energía y sentirnos con fuerza, pues el trayecto es duro, y hay que ir bien preparados.

La escalada

La escalada, se realiza muy temprano, por la mañana, de esta manera nos aseguramos que nos va a dar tiempo de regresar, es decir, subir y bajar la montaña, antes de que se haga de noche, o si decidimos dormir en ella, conseguir llegar al refugio, antes de que oscurezca.

Hay que realizar un buen desayuno, ir acompañado de un buen guía, o alguien que nos acompañe y tenga experiencia en el deporte, no es recomendable, que todo el grupo que vaya a realizar la subida, sean principiantes.

Tenemos que poner en práctica todas las técnicas y habilidades, que hemos aprendido, antes de llegar a allí. Debemos seguir la ruta marcada, siguiendo los consejos del guía, hay que hacer ciertos descansos, para comer alimentos energéticos. No es bueno que estemos demasiado tiempo estáticos, porque nos podemos enfriar. Hay que beber mucha agua, para estar hidratados.

Además de estar atento e ir con cautela, debemos disfrutar la actividad, ver el paisaje, que nos ofrecen las alturas, y sentirnos orgullosos, por el trabajo que estamos realizando.

Descenso de la montaña

Es una de las partes más complicadas y peligrosas, este suele ser el momento dónde se producen las lesiones, caídas y golpes. El cansancio, es la causa que provoca los problemas, por eso es importante, que estemos atentos, concentrados, y encontremos buenos puntos de apoyo, mientras trepamos y escalamos hacia abajo, debemos tener mucho cuidado con el rappel, y tener bien atada y asegurada la cuerda.

No tenemos que ser pesimistas, pero si tener en mente, los posibles rompimientos de rocas, nieve débil que se pueda caer y alguna avalancha en casos muy extremos.

Siguiendo estos consejos, podemos disfrutar de la aventura, admirando la naturaleza, respirando aire puro, y encontrando paz que no nos dan otros lugares.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.