Los niños y jóvenes se benefician física y mentalmente al participan en actividades físicas regularmente. Desafortunadamente, muchos de ellos no lo hacen porque  los padres no se preocupan o porque no les gusta. Las experiencias positivas asociadas a la actividad física en edades tempranas también ayudan a sentar las bases para que las personas se mantengan físicamente activas toda la vida.

La actividad física regular en la infancia y la adolescencia mejora la fortaleza y resistencia, contribuye a la formación de huesos y músculos saludables, favorece el control del peso, reduce la ansiedad y el estrés, aumenta la autoestima y puede mejorar la presión arterial y los niveles de colesterol.

Si bien la actividad física es muy positiva para la salud de todas las personas mucho más lo es para los niños y jóvenes. Los buenos hábitos se adquieren desde la infancia por eso es necesario estimularlos desde temprana edad. Queremos ayudarte y enseñarte cómo fomentar la actividad física en la infancia y adolescencia.

También la actividad física contribuye a mejorar y fortalecer la relación con otros niños o adolescentes, a formar grupos de amigos,  a compartir, además de tener un momento y un espacio para distraerse y divertirse  con salud.

¿Que necesitas para fomentar la actividad física en la infancia y adolescencia?

  • Tiempo para acompañar a tus hijos en actividades deportivas
  • Incentivarlos desde pequeños con juegos al aire libre.
  • Constancia

Instrucciones para fomentar la actividad física en la infancia y adolescencia

  1. Lo primordial es que los niños o adolecentes encuentren el deporte que realmente les gusta, y por este motivo los padres tenemos que aceptar que abandonen una actividad y la cambien por otra durante la niñez y adolescencia. Ellos necesitan conocer los distintos deportes y actividades físicas para poder elegir. Un niño obligado a hacer el deporte que le gusta a su padre seguramente  lo abandonará en algún momento.
  2. Si queremos  fomentar el deporte y el ejercicio físico, una forma de lograrlo es acompañándolos, ya sea compartiendo ese deporte,  asistiendo a sus entrenamientos, partidos o competencias.
  3. Otra forma de fomentar el deporte es compartiendo distintas actividades físicas diferentes  para que ejerciten su cuerpo y a la vez se diviertan. Por ejemplo el niño puede practicar un deporte durante la semana y salir los domingos con su padre a andar en bicicleta.
  4. Los deportes individuales, como por ejemplo el tenis, aporta grandes beneficios físicos al niño o al adolescente, pero los deportes en grupos brindan mucho más porque les obliga a trabajar y esforzarse por el grupo o equipo  aprendiendo  a compartir y a no ser individualistas.
  5. También deberemos dar mayor importancia al hecho de participar que al de ganar, para no fomentar una competitividad negativa. Si bien es importante ganar es más importante haber participado y haberse esforzado por ganar o llegar a la meta.
  6. Es muy apropiado  que los niños y adolescentes tengan ratos de juego activo y ratos libres para jugar y divertirse, éste es otro factor que hará que lo tomen con más ganas. De este modo, combinarán lo que más les gusta con otras formas de actividad física y se divertirán todavía más.
  7. Las actividades de ocio al aire libre también será una buena forma de animar a los pequeños y jóvenes a moverse, como tantas otras cosas el deporte se aprende jugando.
  8. En la categoría de deporte juvenil y cómo practicarlo puedes encontrar mucha más información interesante

Consejos para fomentar la actividad física en la infancia y adolescencia

  • Acompaña a tus hijos a hacer actividades físicas.
  • Si no puedes estar todo el tiempo del entrenamiento  puedes llegar un rato antes a buscarlo para  que el sienta que te interesa.
  • Escucha con atención cuando te cuente sus experiencias en el juego, hazle comentarios, comparte con él de alguna forma.
¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.