Desde hace varios años el pilates está de moda. El éxito de este nuevo deporte no debe sorprendernos porque cuenta con innumerables beneficios para nuestra salud. El pilates, al igual que el yoga, apuesta por una serie de ejercicios de flexibilidad, relajación y fortalecimiento. No se trata de un deporte de riesgo en el sentido de que si se realiza bien no hay peligro de sufrir ningún tipo de lesión.

Hacer pilates en casa es una opción que está ganando grandes adeptos. Con la ayuda de un personal trainer, un vídeo de ejercicios o un libro resulta muy posible seguir un entrenamiento completo. Hacer pilares en casa es cómo y muy barato. Ahorraremos el dinero del gimnesio al tiempo que también ahorramos el tiempo de desplazarnos al gimnasio. Para hacer pilates en casa necesitarás una serie de elementos.

Como, sin duda, ya sabrás puedes ayudarte de pelotas y cintas para realizar los ejercicios de las rutinas. Sin embargo estos objetos no son del todo necesarios para hacer pilates en casa y para iniciarte en las rutinas unicamente necesitarás una esterilla o colchoneta de yoga para no lastimarte al apoyarte sobre el suelo.

Si deseas saber más sobre cómo hacer pilates en casa, continúa leyendo, a continuación te lo explicamos todo.

¿Que necesitas para hacer pilates en casa?

  • Lugar tranquilo para entrenar
  • Esterilla o colchoneta de yoga                                                                                                                              matting-461512_640

Instrucciones para hacer pilates en casa

  1. El pilates fue desarrollado por Joseph Hubertus Pilates quien, inspirándose en el yoga, trató de crear un nuevo deporte enfocado a la rehabilitación. Dado que su creador se inspiró en el yoga el pilates cuenta hoy con tres pilares que te detallamos a continuación.
  2. La respiración es la clave. Toda la energía de nuestro cuerpo debe fluir libremente acompañada de la respiración. Debes tratar de respirar durante todo el ejercicio a través de la nariz y procurar que tu respiración sea lenta y tranquila. Hay ejercicios muy complicados en los que todo tu cuerpo se tensará. Tal vez entonces te cueste respirar o te quedes sin respiración pero debes tratar de que eso no ocurre. Relájate y trata de respirar con tranquilidad. El aire debe fluir en todo momento a través de tus pulmones.woman-570883_640
  3. Concéntrate en tu zona abdominal y lumbar. El pilates se centra en estas dos partes en especial. La teoría de la que surgió todo el deporte es que si nuestros lumbares y nuestros abdominales son fuertes y resistentes esto repercutirá en un cuerpo sano y ágil. Por esta razón hay que mantener una postura perfecta durante todo el entrenamiento. Mantén la espalda recta y no la curves. En cuanto a los abdominales debes manternerlos contraídos durante todo el ejercicio. La contracción de los abdominales tiene mucho que ver con la respiración. Tal como te habrás dado cuenta al contraer esta zona de tu cuerpo tus pulmones se ven constreñidos en su base, mientras que sus partes superiores se ensanchan. En estos momentos estarás realizando todo el trabajo de respiración con la parte superior de tus pulmones.
  4. El tercer y último pilar, también de importancia capital, es la concentración. A la hora de realizar cualquiera de estos ejercicios debes estar especialmente concentrado y prestar mucha atención a la concentración. Para ayudarte en este punto a la hora de hacer pilates en casa conviene que escojas una habitación tranquila y en silencio. Si quieres puedes ayudarte de música relajante. También es buena idea que realices los ejercicios con los ojos cerrados tratando de visualizar en tu mente la postura de cuerpo.
  5. Ten en mente estos tres puntos durante todo el entrenamiento. Recuerda mantener los abdominales contraídos, respirar lentamente y realizar los ejercicios despacio y muy concentrado en lo que estás a continuación. Ahora te presentamos algunos de los ejercicios con los que puedes comenzar a ejercitarte.                                                                           yoga-241609_640
  6. Colócate de pies con la espalda totalmente recta. Ahora poco a poco vas a ir inclinándote hacia adelante tratando de que tus manos toquen tus pies. Es del todo normal que durante las primeras semanas de entrenamiento no consigas llegar a tocar los pies. No te preocupes, con el tiempo y el ejercicio continuo conseguirás hacerlo. Quédate hasta donde llegues. No fuerces la elasticidad de tus músculos ya que esto sería contraproducente para la salud de tu cuerpo. Trata de doblarte hacia delante desde la cadera. No curves la espalda. Seguramente creas que al doblar tu espalda vas a llegar más abajo pero en realidad esto no va a servirte de nada más que para lastimar tu espalda. Quédate en esta posición durante el tiempo en el que tardas en realizar tres respiraciones profundas y luego vuelve lentamente a la posición inicial. Repite este ejercicio cinco veces.
  7. Túmbate en el suelo boca arriba. Trata de levantar tu cuerpo muy poco a poco vértebra a vértebra sin doblar la espalda. Todo el trabajo lo deben llevar a cabo tus abdominales y tus lumbares. Cuando llegues a la posición de 90 grados continúa hacia adelante y trata de tocar tus pies. Luego regresa a la posición de tumbado. Repite cinco veces.
  8. Tumbado sobre el suelo dobla tus rodillas mientras mantienes las plantas de tus pies apoyadas sobre el suelo. A continuación trata de elevar tus caderas del suelo. Tal como notarás todo el esfuerzo lo están realizando en estos momentos las piernas y las caderas. Realiza todo el movimiento muy lentamente y luego vuelve a bajar las caderas. Repite cinco veces.
  9. Estos tres ejercicios son suficientes para el primer día de entrenamiento. Si te quedan fuerzas y ganas realiza más series y repeticiones.

Consejos para hacer pilates en casa

  • Aunque es totalmente posible hacer pilates en casa siguiendo las instrucciones que te hemos detallado anteriormente no debes olvidar la opción de acudir a un monitor. Con la ayuda de un monitor podrás progresas mucho más rápido y de forma más efectiva. Además un monitor podrá indicarte perfectamente cómo realizar las posturas de forma correcta.
  • Presta mucha atención a todas las instrucciones que has leído. Recuerda que hacer pilates de forma incorrecta no te servirá para nada e incluso puedes llegar a lesionarte.
  • A pesar de la creencia habitual el pilates no es un ejercicio suave. Gran parte de las personas que no lo han practicado nunca piensan que es un ejercicio muy fácil y simple de hacer. Sin embargo la realidad es muy diferente. Realizar una rutina media o avanzada de pilates por una persona que nunca haya practicado ningún deporte será algo muy complicado. Incluso alguien acostumbrado a realizar otro tipo de deportes puede encontrar problemas si se enfrenta a una rutina avanzada de pilates ya que estas exigen bastante flexibilidad y resistencia. Por esta razón no debes intentar hacer algo que, por el momento, está fuera de tu alcance. No pierdas la paciencia. A medida que comiences a realizar los ejercicios más simples irás progresando y serás capaz de enfrentarte a los más complejos.
¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.