Si te gusta el deporte, tal vez hayas experimentado un fuerte dolor muscular luego de un agotador día de ejercicios. Esto ocurre usualmente, cuando nuestro cuerpo no está acostumbrado a realizar este tipo de entrenamiento. En pocas palabras, nos recuerda que estamos oxidados y que necesitamos más movimiento.

Algunas personas han tratado de cambiar de un estilo de vida sedentario, a uno más activo. Aunque la intensión es buena, hay que saber a qué ritmo podemos hacerlo. De lo contrario, podríamos arriesgarnos a sufrir una lesión, cosa que no querríamos que sucediera.

Lo primero que tenemos que hacer son ejercicios de calentamiento para luego ir integrando nuevos movimientos a nuestra rutina. La idea es ir de menos a más. Hasta que nuestro cuerpo se acostumbre a la actividad física.

Sin embargo, al principio, tal vez padezcamos de intensos dolores que solo podremos calmar con ayuda de algún analgésico antinflamatorio.

La verdad es que, aunque seamos deportistas de alto impacto, puede que, en algún momento, lleguemos a sufrir de algo conocido como Agujetas. ¿Habías escuchado ese término?… Si estás acostumbrado a hacer ejercicios, puede que sí. Pero si llevas una vida sedentaria, es probable que no.

agujetas

En cualquier caso, te interesará saber cómo puedes eliminarlas, ya que de seguro, en algún momento de tu vida, llegarás a padecer de ello.

Pero no hay por qué alarmarse. El día de hoy, estaremos compartiendo contigo información al respecto. Hablaremos sobre que son las agujetas, te daremos instrucciones para poder quitarlas y algunos consejos prácticos sobre cómo prevenirlas.

Al terminar de leer estas breves explicaciones, no solo tendrás nociones sobre el tema, sino que serás un verdadero experto, podrás aconsejar a otros. Por ello, no dejes de leer este artículo que está dedicado al efecto del deporte en nuestro cuerpo.

Instrucciones para quitar agujetas

Antes de entrar en materia, lo primero que debemos tener claro es que son las agujetas. Se trata de la rotura de las microfibras de los músculos y la acumulación de ácido láctico en las fibras de los músculos.

Por lo general, las agujetas se caracterizan por un fuerte dolor y una rigidez muscular, las cuales se acumulan en algunas partes del cuerpo, especialmente, en los abdominales y las piernas.

Aunque no se considera una lesión, el dolor puede ser intenso y manifestarse de manera constante por un período comprendido entre 3 o 4 días, después de la realización de actividad física intensa.

Pero aunque pueda sonar grave, realmente no es así. Se trata de una reacción natural de nuestro cuerpo cuando es expuesto a situaciones que han tensionado los músculos.

Para entenderlo mejor, usaremos un breve ejemplo. Imagina que eres un corredor que acostumbra a correr unos 10 kilómetros diarios. Pero que, por algún motivo, tal vez vacaciones, ha dejado de correr por un mes. Cuando lo vuelvas a hacer, sufrirás de las llamadas agujetas.

Algo que debes tener en cuenta es que no existe una cura como tal contra las agujetas. Pero no te desalientes por eso. Existen diferentes alternativas que podemos usar para reducir lo máximo posible las molestias que producen y su duración.

Lo primero que tienes que hacer es tomar un descanso activo. Cuando nos referimos a descanso activo, hablamos de tomar un tratamiento regenerativo para que los músculos puedan recuperarse de un entrenamiento intenso en donde los tejidos se han visto afectados.

agujetas

También puedes valerte de la crioterapia, ¿de qué se trata eso? Simplemente de la aplicación de frío sobre la piel. Esto hace posible que bajen las inflamaciones y que se eliminen las sustancias tóxicas que se acumulan en los tejidos blandos como lo son los músculos, los tendones y las articulaciones.

Por otra parte, no debemos olvidar que la hidratación es fundamental. Debes mantenerte hidratado antes, durante y después del ejercicio. Además, la alimentación juega un papel muy importante. Debe ser de forma equilibrada y muy variada.

Para garantizar que esto sea así, puedes acudir a un profesional sobre el tema, como un asesor nutricional.

Ahora bien, si el malestar persiste, lo más recomendable es que acudas a un fisioterapeuta de confianza para que pueda darte un diagnóstico certero, además de recomendarte el tratamiento apropiado que debes seguir para quitar lo antes posible las agujetas.

Este tratamiento puede incluir masajes de descarga, electro estimulación, entre otros métodos prácticos.

Hay que dejar en claro que existen diferentes tipos de agujetas, las hay suaves, moderadas y con dolores intensos. Cada una tiene su manera de ser tratada y, puesto que no eres un profesional del tema, lo ideal es que acudas a uno, no solo para que te diga cuál es la que padeces sino para que te dé el tratamiento apropiado, uno que no vaya a empeorar la situación.

Pero veamos qué se necesita para quitar estas molestosas

¿Que necesitas para quitar agujetas?

En caso de padecer agujetas suaves, es decir, un leve dolor muscular, lo que te podemos recomendar es aplicar agua caliente en la zona afectada. Claro, el agua debe ser lo suficientemente caliente como para que puedas soportarla. Ten cuidado con quemarte.

Por otra parte, puedes realizar una rutina de ejercicios moderada para generar adrenalina y así acabar con el dolor de forma temporal.

Si estás padeciendo de agujetas moderadas, es decir, presentas dolor e inflamación, puedes aplicarte una pomada antiinflamatoria en la zona afectada.

También puedes hacerte baños de agua caliente con aceites esenciales. Esto te ayudará a mejorar la circulación en la zona y a recuperarte mucho más rápido de lo esperado. Además te relajará, algo que no te vendría nada mal.

En cuanto a las agujetas con dolor elevado, son aquellas que apenas nos permiten movernos, puesto que la lesión es mucho más grave. En este caso, lo que recomendamos es suspender el ejercicio por completo, ingerir algunos analgésicos suaves para mermar el dolor y tomar duchas de agua fría.

Podríamos alternar agua caliente con agua templada, esto ayudará a adormecer la zona afectada y mitigar un poco el dolor.

agujetas

También será necesario ingerir alimentos ricos en magnesio, ya que nos ayudarán a recuperar la normalidad del músculo.

Por otra parte, debes incluir en tu dieta alimentos como el arroz, el pan, la pasta, la patata, las frutas, que al momento de ingerirlas, se transforman en azúcares. Así como también proteínas, sobre todo aquellas de alto valor biológico tales como el huevo, la carne, el pescado y los lácteos.

Aunque esto puede ayudarnos, lo mejor sería no padecerlas nunca, ¿qué podemos hacer para evitar las agujetas? De eso estaremos hablando en el próximo subtítulo. Entérate de cuáles son las recomendaciones a seguir.


Consejos para quitar agujetas

Para evitar las agujetas, no debes olvidar realizar ejercicios de estiramiento, antes y después de tu rutina de ejercicios. Además de realizar los ejercicios de calentamiento programados, de igual manera, antes y después de la actividad deportiva.

Por otra parte, debes practicar tus ejercicios con mesura. Para ejemplificarlo, si llevas mucho tiempo sin hacer ejercicios, no puedes pretender dar el máximo apenas comiences, con esto solo lograrás padecer de muchas agujetas y hasta causarte una lesión.

agujetas

Lo mejor que puedes hacer es ir aumentando el tiempo y la intensidad del ejercicio de manera gradual. Si es posible, un 10% en cada actividad que realices a la semana.

Recuerda que debes estirarte después de ejercitarte. Esto ayudará a la recuperación muscular y te encontrarás en mejor estado al día siguiente. Por ello, dedica unos 10 minutos a estirar los músculos que ejercitaste para que tu cuerpo vuelva a la calma.

Es importante mantenerte bien hidratado, ya sea con agua o con cualquier otra bebida especializada. Debes hacer antes, durante y después de la actividad física. Esto va de la mano con la alimentación, si es adecuada, te ayudará a reducir los efectos causados por las agujetas.

Debes reponer, lo antes posible, el glucógeno muscular, consumiendo alimentos ricos en hidratos de carbono.

Evita hacer cambios drásticos en tu rutina de ejercicio. Estos cambios pueden ser tanto en intensidad como en frecuencia. Si deseas tener una rutina variada, lo más recomendable es pedir la sugerencia de un experto y apegarte a ella al pie de la letra.

Aunque te parezca poco creíble, padecer de agujetas puede llegar a ser más común de lo que te imaginas. Sin embargo, la prevención es la clave del éxito. Pero, en caso de que ya las padezcas y no quieras seguir ningún tratamiento en específico, lo mejor que puedes hacer es descansar. Al cabo de unos 3 o 7 días los dolores irán desapareciendo de forma natural.

Puesto que ya tienes las herramientas a tu alcance, lo mejor será que pongas manos a la obra para eliminar las molestias causadas por las agujetas lo antes posible. Si así lo haces, podrás disfrutar de una mejor calidad de vida porque, ¿quién disfruta del dolor muscular?… De seguro nadie.

Toma las medidas pertinentes y despídete para siempre de ese dolor muscular al que conocemos como agujetas. Disfruta de tu rutina deportiva libre de molestias.

 

 

¿Te ha gustado?