Hacer ejercicio y deporte cada día es una recomendación habitual de los médicos y especialistas en bienestar físico para mantener en forma nuestro corazón, lo que es fundamental para alargar nuestra vida y la calidad de esta, y evitar todo tipo de enfermedades cardiovasculares.

Hay deportes especialmente indicados para cuidar la salud de nuestro corazón, como la natación, ir en bicicleta, andar o correr, que a la vez consumen todas esas calorías que nos sobran. Cuando inicias una actividad física estás en diferente forma a otras personas, y no es lo mismo ponerse a correr en bicicleta con 5 kilos de más que con 20, o con 25 años que con 55. Siempre se indica que se comience con suavidad, poco a poco e ir incrementando de acuerdo a tu capacidad física.

Para evaluar y calcular la manera y los tiempos para incrementar tu ejercicio físico la técnica viene en tu ayuda, y hoy en día contamos con varios aparatos que nos permiten monitorizar el grado de esfuerzo que haces en cada momento.

Por ejemplo, el pulsómetro puede ser un gran aliado a la hora de regular la intensidad y la duración de tu ejercicio y la manera de subir una y otra. A continuación te explicamos cómo usar un pulsómetro.

¿Que necesitas para usar un pulsómetro?

  • Un pulsómetro

Cómo usar un pulsómetro

Instrucciones para usar un pulsómetro

  1. ¿Qué es un pulsómetro? Es un aparato electrónico que mide la frecuencia de los latidos del corazón en tiempo real, y te dice las pulsaciones cardiacas por minuto. Es una correa elástica cubierta de electrodos que se ajusta al pecho, a la altura del corazón. Los electrodos registran los latidos del corazón y envían la información a un dispositivo, una especie de reloj digital, que se lleva en la muñeca. En este reloj verás la frecuencia de pulsaciones, un dato fundamental para controlar tu ejercicio o en caso de que la tengas, una enfermedad coronaria. Los pulsómetros más modernos incluyen además un GPS con el que estás localizado geográficamente, un contador de calorías o un cuentakilómetros.
  2. ¿Qué es la frecuencia cardíaca? La frecuencia cardiaca es el número de veces en que el corazón se contrae por minuto para bombear la sangre a todo el organismo, distribuyendo el oxígeno y los nutrientes necesarios en todos los rincones de nuestro cuerpo. Una frecuencia óptima para nuestra salud se define por la presión arterial -la famosa tensión- y el número de latidos. La tensión arterial saludable se sitúa por debajo de los 160/95, medida por el tensiómetro. Las pulsaciones de una persona sana en estado de reposo se mueven entre las 50 y las 100 por minuto. La cuestión es que al hacer ejercicio esa frecuenca se dispara y entonces es necesario controlarlas para no realizar un esfuerzo excesivo que sea lesivo para nuestra salud.Cómo usar un pulsómetro
  3. ¿Cuál es la frecuencia cardiaca máxima? Aquella que no debemos rebasar sin peligro para tu salud, Existe una regla para poder calcularla, y es restar a 220 tu edad. Esta regla te demuestra que cuanto más joven seas, más pulsaciones por minuto podrás alcanzar en un ejercicio aeróbico dentro de un rango que no implique riesgo para tu salud. Por ejemplo, si tienes 60 años, réstalos de 220 = 160 serán las pulsaciones como máximo que podrás alcanzar realizando un esfuerzo físico. O, si tienes 20 años, podrás llegar a las 200 pulsaciones por minuto en tus ejercicios. Sin embargo, es muy importante dejar un margen y no sobrepasar las 170 pulsaciones por minuto en un lapso de tiempo no muy largo, de minutos, y dependiendo del estado físico de cada cual.
  4. ¿Por qué usar un pulsómetro? Hay muchos motivos para usar un pulsómetro, dada la utilidad de este aparato. Desde luego, un pulsómetro se puede convertir en un accesorio cotidiano, como el reloj, para aquellas personas que padecen alguna enfermedad del corazón o que hayan sufrido un accidente cardiovascular, como un infarto, una angina de pecho, etc. En estos caso, se suele recomendar un ejercicio suave y para no excederse en él, un pulsómetro es un monitor imprescindible. Igualmente, es un accesorio que te facilitará enormemente tu labor si eres un deportista aficionado o profesional o si eres un entrenador personal. A la hora de llevar a cabo una rutina de ejercicios que luego querrás estudiar para evaluar tu progreso y el nivel de dureza de la misma, el pulsómetro se convertirá en un compañero inseparable.

Consejos para usar un pulsómetro

  • Para adelgazar y quemar grasa no sólo debes realizar un ejercicio duro e intenso, sino que este tiene que durar un mínimo de tiempo. Por eso, los nutricionistas te indican siempre que para empezar a perder peso, deberás realizar los ejercicios que quieras pero por un mínimo de tiempo, al menos 30 minutos. Por eso, la frecuencia de pulsaciones no debe superar las 120 ó 130 latidos por minuto. Debes combinar la intesidad del ejercicio con el tiempo del mismo, sin sobrepasar las pulsaciones citadas.
Child swimming underwater

Child swimming underwater

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.