La actividad física es básica para una correcta salud acompañada de una buena alimentación siguiendo una dieta sana y equilibrada de forma regular. Sin embargo, para muchos practicar un deporte puede convertirse en un dolor de cabeza. Existen algunos factores que deben cumplirse para que lo practique con regularidad y no lo abandone a las primeras de cambio. Por ello, antes de iniciar cualquier tipo de práctica deportiva deben seguirse una serie de recomendaciones que te ayudarán hasta a combatir las temidas agujetas.

¿Qué es practicar un deporte?

Practicar un deporte significa un gasto energético debido al movimiento corporal que se realiza durante el tiempo en que se lleva a cabo. El ejercicio físico y su práctica deportiva suele consistir en la repetición de una misma actividad con el simple objetivo de mantener o mejorar la forma física de la persona. Sin embargo, cuando una actividad cuenta con una regulación y un formato de competición es cuando recibe el nombre de deporte. Algunos pueden ser colectivos como el fútbol o el baloncesto, mientras que otros pueden ser individuales como el judo o el taekwondo. Incluso, existen deportes de tipo mixto, ya que pueden ser tanto individuales como colectivos, como el tenis, el ciclismo o la vela, entre otros.

Si una persona está en una buena forma física podrá practicar el deporte sin una fatiga demasiado elevada, disfrutar de su realización durante el tiempo libre y, además, poder actuar ante reacciones corporales que sean nuevas. Antes de practicar un deporte, por ello, se hace necesario una correcta planificación de la actividad. Muchas personas abandonan cualquier tipo de práctica deportiva por falta de motivación. Si se imponen objetivos demasiados elevados es cuando aparecen las lesiones, la dificultad para mejorar y, en consecuencia, la desmotivación. El ejercicio es importante para la salud ya que disminuye numerosos factores de riesgo a nivel cardiovascular y también de cáncer.

La práctica de un deporte también puede convertirse en una oportunidad de estudios o laboral. En Estados Unidos, el deporte tiene una gran importancia a la hora de dar becas para estudiar en aquellas universidades más reputadas, que a su vez, son las más caras del país aunque aportan numerosas salidas laborales. Además, el propio deporte también puede abrir muchas puertas. Si se destaca de joven, además de labrarse una buena carrera, puede convertirte en deportista de élite en muchos sentidos, ya sea como profesional o formando parte de un equipo técnico. Sin embargo, los centros deportivos, ayudar a entrenar a los más pequeños o, simplemente, desde el puesto de coach son algunas de las oportunidades con las que puedes encontrarte.

Beneficios de practicar un deporte

Practicar un deporte, si se hace de la manera correcta, aporta numerosos beneficios de salud a todo aquel que lo practica. Obviamente, debe existir un correcto control y supervisión de forma continua para evitar que se pueda convertir en un problema. Los más destacados son los siguientes:

  • Previene problemas de salud. La práctica deportiva permite mantener una correcta salud cardiovascular y ayuda a prevenir enfermedades que pueden llegar a ser mortales como los infartos, los cánceres y de tipo pulmonar. A nivel de salud, también disminuye el riesgo de depresión, ansiedad o psicosis.
  • Ayuda a mantenerse en una correcta forma física. Estar en forma aporta una mayor motivación y optimismo, además de adoptar correctos hábitos posturales que te ayudarán en tu día a día como, por ejemplo, a la hora de cargar las bolsas de la compra del centro comercial hasta tu casa. Con el paso de los años, tu cuerpo te lo agradecerá a buen seguro.
  • Facilita unos hábitos de vida saludables. Hacer deporte también te permite corregir problemas de espalda, obtener mayor flexibilidad y mobilidad, obtener más energía y hasta puede llegar a mejorar la salud de tu vida sexual en tus relaciones.
  • Aporta unos valores realmente útiles en la vida. Practicar un deporte también conlleva unos valores intrínsecos realmente importantes. El trabajo en equipo, la responsabilidad, el rigor, la fuerza de voluntad o el liderazgo son solo algunos inputs que también puede llegar a aportar la práctica deportiva.

Sin embargo, la práctica deportiva puede ser tan beneficiosa como perjudicial. No hay que tomarse el ejercicio físico a broma ya que puede tener consecuencias negativas importantes, causando incluso la muerte. Por ello, y especialmente si eres principiante, es muy recomendable acudir a un especialista para que analice tu cuerpo y pueda asesorarte como especialista. Incluso, hay muchas personas que optan por la contratación de un entrenador personal. Ayuda a mantener la motivación, monitorizará todos y cada uno de tus ejercicios y, a la postre, te permitirá controlar que la técnica y la ejecución del deporte sea correcta y evitar así lesiones, especialmente en ejercicios de tipo complejo.

Recomendaciones antes de iniciar una práctica deportiva

Antes de iniciar una práctica deportiva, la persona debe evaluar sus habilidades personales ante el deporte que vaya a iniciar. Debe ser capaz de delimitar sus fortalezas y debilidades, además de las oportunidades y amenazas con las que se puede encontrar. Es especialmente importante ser realista, y no tirar ni de demasiado humilde ni demasiado optimista. El correcto progreso y avance en este deporte dependerá en gran medida de este análisis inicial. Por ello, es recomendable que lo haga un profesional o alguna persona de confianza. Resulta muy subjetivo realizar este mismo análisis por parte de uno mismo, así que un entrenador personal, amigo o familiar puede conseguir mejores resultados.

El siguiente paso es marcarse un objetivo que debe ser realista, y tener clara la estrategia que se va a seguir. No es lo mismo querer adelgazar, que mejorar tu calidad jugando al fútbol o ganar masa muscular. Cada objetivo es diferente, y tiene un camino que recorrer que poco tiene que ver con los demás. Asimismo, toda persona debe tener personalidad y ser consciente de sus cualidades y debilidades, y no dejarse arrastrar por ningún tipo de moda. Si nadie practica algo pero a ti te gusta, adelante. También puede ser útil informarse del proceso que vive nuestro cuerpo durante la práctica deportiva, para saber de primera mano lo que está ocurriendo en nuestro organismo. La alimentación también debe ser acorde al deporte que practicamos. Después de practicar deporte, se debe producir una correcta recuperación para conseguir los objetivos que nos hemos planteado previamente.

Una vez nos iniciemos en nuestra práctica deportiva, también se deben tener en cuenta los factores medioambientales y meteorológicos que pueden afectarnos, especialmente en aquellos deportes que se realicen al exterior. De poco sirve, planificar una carrera continua si está diluviando y no tendremos el terreno necesario para entrenar correctamente. En cambio, si va a hacer mucho calor, deberemos ingerir más agua para evitar una posible deshidratación y protegernos de una insolación. Con todo, seguir estos consejos antes de iniciar una práctica deportiva le ayudará a maximizar su rendimiento y progreso, prevenir lesiones y, sobretodo, mantener la motivación alta, las ganas de mejorar y nunca pensar en abandonar o dejarlo. Esta actitud de durar poco realizando un mismo deporte es una de las grandes causas que llevan a no mantener unos hábitos de vida saludables, entrar en procesos de obesidad y caer en la desmotivación y la depresión. Así, que sigue estas recomendaciones paso a paso y maximiza tu motivación y optimismo.

¿Te ha gustado?