El trail running permite del disfrute de un entorno totalmente natural mientras se hace un gran deporte, cuando se practica esto siempre habrá experiencias nuevas, climas, lugares, superficies, toda una aventura mientras se practica un ejercicio cardiovascular. Continúa leyendo Cómo correr por la montaña.

Al correr por la montaña se debe hacer de una forma adecuada, para ello es necesario usar los accesorios correctos y necesarios, también será diferente si se quiere participar en una carrera donde los elementos son mayores y obligatorios, a si se quiere hacer por diversión o se está comenzando. A continuación describiremos los cuatro elementos más esenciales que se necesitan para practicar esta actividad.

No se puede dejar a un lado una regla general y principal, que consiste en que la elección del equipo para entrenamiento dependerá mucho de ese lugar en donde se desee correr, donde están implicados, el clima, la altura, entre otros, asociado a esto los elementos más básicos que se necesitarán son los siguientes:

La ropa

Esta dependerá del clima del lugar a donde irás a correr, también hay que analizar si el mismo será constante o cambiante, en la montaña es muy normal que el clima cambie.

Cuando elijas la ropa deberás saber cómo son las temperaturas y también pensar si tú eres resistente a cambios bastante bruscos. Debes decidir si escoges ponerte una ropa ligera que sea transpirable o por el contrario una ropa más pesada para el frío.

Los tenis

Son fundamentales para correr en la montaña, debes buscar un modelo que te ayude a desenvolverte sin problemas en este tipo de suelos. Es importante tener un calzado apto para los terrenos en donde se correrá.

Para lo anterior es bueno que la persona conozco cómo es su pisada, eso ayudará a elegir el mejor calzado.

En este punto también se puede analizar el tipo de distancia que se desea correr, si la distancia es corta puede ser un calzado ligero o uno más pesado si es larga.

La comida

Cuando se corre en las montañas el agua, como en todo ejercicio, es indispensable, pero la comida también lo es pues hay un desgaste totalmente físico que podría hacer que el rendimiento se afecte, los alimentos ayudarían a tener una recuperación rápida.

Cuando se corre en la montaña lo más seguro es que no haya bastantes personas que te puedan ayudar, así que por eso debes ir siempre lo más preparado que se pueda.

La mochila

Es importante cargar una mochila con las cosas necesarias, allí debes incluir celular, algún reproductor de música, chaqueta (chamarra), comida, cortaviento, entre otros.

Recuerda que ya mencionamos que es muy probable que vayas a un lugar donde no conozcas el clima y donde puede haber cambios de la temperatura de una manera brusca, llegar a fríos extremos o lluvias. por eso debes tener toda la precaución con los elementos más básicos, incluye también algo para poder iluminar el camino en caso de que se oscurezca rápido.

A continuación unos consejos básicos

Planificar la ruta

Antes de que salgas a correr por la montaña, es recomendable que estudies bien la ruta que deseas hacer, su distancia, los desniveles, las dificultades, el tiempo total, entre otras.

Si vas a ir a correr en soledad, es muy importante que conozcas el terreno y sus condiciones, así como las fuentes escapatorias para refugios.

Es bueno que consigas algún GPS, cada vez sus precios son más accesibles.

El estado del tiempo

Consultar el estado meteorológico, ya dijimos que a veces los climas pueden ser impredecibles pero no está demás consultar el estado del tiempo, sobre todo si la ruta planificada está lejos de algunos refugios o si la escapatoria es difícil. El clima será imposible de controlarlo, pero la predicción puede ayudar a escoger un mejor equipamiento.

Se debe ser consecuente con la formación física. 

Es posible que ya te hayas leído bastantes artículos sobre este deporte y que también tengas amigos o familiares que son partícipes de Ultras y que lo hacen con la misma destreza con la que nosotros podríamos correr diez kilómetros en un parque, pero esto no es motivo para que decidas que en tu día primero vas a hacer una ruta que cuenta con 30 kilómetros sólo porque tu amigo lo hace cada ocho días. Tus rutas deben empezar acorde a la formación y estado físico que tengas.

Comunicar la ruta

Es bueno comunicar, ya sea a tu pareja o a alguien más, la ruta que pretendes hacer, así no te lo crea o piense que no vas a ser capaz de salir, también dile cuál sería más o menos la hora de tu llegada, esto es como modo de precaución, pues en caso de que no aparezcas será la manera de alerta.

Recomendaciones

No entrar en el juego montaña vs asfalto

Muchos generan debates que no tienen sentido sobre esto, alguien no es mejor que otro porque hace más carreras en la montaña o en el asfalto, no eres inferior porque te gusta correr en la montaña pocas veces y te gusta casi todo el tiempo hacerlo sobre el asfalto o al contrario.

Es común escuchar decir que cuando una persona comienza a correr en la montaña es difícil que quiera hacerlo sobre el asfalto, pero esto no se queda ahí, sino que comienzan a despreciar a aquellos que corren en el asfalto y eso no debe ser así, cada quien tiene sus propias decisiones que hay que respetar, son dos formas de ejercicio diferentes.

Correr por la montaña es difícil

Tal vez cuando leíste este título te pareció algo obvio, pero igual es algo que hay que dejar muy claro, pues si tú siempre has corrido en asfalto y ahora vas a probar en la montaña, será muy diferente, pues irás corriendo cuesta arriba y también abajo, el terrero es muy diferente, cuenta con desniveles más fuertes por ser un terreno totalmente irregular, por eso además de conseguir el calzado perfecto para esto, es importante que entrenes tu pisada para de este modo irla adaptando a aquella superficie que se va a pisar, es posible que te encuentres con rocas, piedras, tierra suelta, hierba, algunos senderos bastante estrechos, entre otros.

Después de tu primer día de entrenamiento y con mayor razón si no hubo una correcta preparación previa, es posible que al día siguiente sientas dolores musculares  en algunas partes de tu cuerpo, a causa de haber realizado este esfuerzo físico que no es habitual para ti.

No hay que estar corriendo todo el tiempo

Cuando se va a correr a la montaña no hay que hacerlo de manera constante, si llegas a una cuesta arriba que la pendiente no sea muy fuerte a lo mejor puedes trotar a un buen ritmo, pero por lo general en muchas partes deberás parar y comenzar a caminar, esto no es malo para nada, se puede mirar como una forma de descansar un poco, de recuperarse y luego poder correr fuerte desafiando una cuesta abajo o los llanos.

Tú mismo te irás dando cuenta que llevar un ritmo que sea constante no es posible, debido a los relieves del terreno, si tienes un reloj con GPS, no vayas a mirar a qué velocidad estás corriendo.

Aunque este deporte recibe el nombre de correr por la montaña (trail running), la mayoría de rutas y carreras están hechas para correr y caminar, a no ser que seas un especialista que se puede meter en un top diez.

Primeros auxilios

Es bueno llevar un pequeño kit de primeros auxilios por si ocurre algún accidente.

Te recomendamos nuestro siguiente artículo

Cómo correr más rápido y cansarse menos

 

 

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.