Los beneficios de la natación están contrastados médicamente desde hace mucho tiempo. Al practicar este ejercicio se ponen en juego las extremidades del cuerpo y a la vez se movilizan casi todos los músculos.

El hecho de que el cuerpo sólo pese un 10 por ciento de su peso real hace que la natación sea asequible como deporte a las personas que están en baja forma, son ancianas, tienen alguna discapacidad o mucho peso, por lo que se ven limitadas en sus posibilidades de mover el cuerpo sin exponerse a alguna lesión.

Y no hay que olvidar el placer del contacto con el agua, el bienestar tras su práctica, que hacen que también la mente reciba un beneficio de relax y confort.

Pero hay más consecuencias positivas de su práctica. Te comentamos cuáles son los beneficios de la natación.

Cuáles son los beneficios de la natación

Reduce el envejecimiento.

La natación es una gran ayuda para reducir y retrasar el proceso de envejecimiento. No significa que no envejezcamos, sino que envejeceremos con menos “achaques”, ya que las articulaciones, los huesos y los músculos se mantendrán en su mejor estado durante más tiempo, contribuyendo a un mejor estado de salud general.

Mejora la capacidad motriz.

Cuando se nada se ejercitan todo el cuerpo, y se ponen en coordinación brazos, piernas y tronco entre sí, a la vez que se acompasan con la respiración. Esto hace que la capacidad motora se incremente, que nos movamos con más agilidad y flexibilidad. Además, el ejercicio hace que el cuerpo esté más alerta de su entorno físico y ayuda a tener un tiempo de reacción más rápido y un mejor equilibrio.

Mejor memoria.

La actividad de la natación mejora la memoria, porque al implicar una respiración más intensa y acompasada para hacer frente a las necesidades del ejercicio, se oxigena más el cerebro. Por otro lado, la coordinación necesaria para la buena práctica de la natación también ayuda a a la memoria, porque el cerebro crea para ello nuevos lazos entre las neuronas, las células del cerebro.

Quema más calorías.

La natación es uno de los deportes más completos y el tipo de esfuerzo que requiere de tantas partes del cuerpo a la vez hace que sea uno de los mejores para quemar calorías y perder peso. Al nadar los músculos de los brazos se ejercitan cinco o seis veces más que en un ejercicio fuera del agua. Se calcula que al nadar se pueden perder hasta 600 kilocalorías en una hora.

Cuáles son los beneficios de la natación

Más resistencia.

Al nadar notarás que adquieres más resistencia física, que aguantas más al andar o correr o en otra actividad. Se debe a que con la natación se desarrolla más capacidad pulmonar, necesaria para afrontar su práctica en buenas condiciones. Y la natación ayuda a evitar las fracturas de huesos como la pelvis o la cadera, debido a la mejora en la coordinación motora entre unos y otros huesos y articulaciones implicadas.

Más flexibilidad.

Otro beneficio importante es la mayor flexibilidad que tendrás tras cierto tiempo nadando. Se adquiere más flexibilidad y elasticidad debido a que al nadar es necesario poner en juego todas las articulaciones a la vez, una práctica repetitiva básica para nadar y de grandes efectos beneficiosos que se traduce en un movimiento más suelto, menos agarrotado.

Mejora cardiaca.

A la vez que mejora la capacidad pulmonar, también se mejora la salud cardiovascular, con los mismos efectos que tiene correr como deporte, ayudando en cuestiones como la hipertensión y mantener el colesterol malo a raya.

Los dolores de espalda.

Es muy conocido que los especialistas recomiendan la natación para disminuir e incluso eliminar los dolores de espalda agudos o crónicos, al fortalecerla y dotarla de más flexibilidad. Por eso, la natación se usa mucho en el tratamiento de personas con problemas motrices de diversas causas.

Mejora la circulación sanguínea.

Nadar tiene más beneficios para la salud, como es el que recibe el sistema circulatorio. Cuando se está en el agua en pleno ejercicio, todos los órganos internos reciben un ligero masaje que activa y aumenta la circulación sanguínea de esos órganos, lo que hace de la natación uno de los mejores ejercicios físicos para quienes tienen varices y otros problemas similares en piernas y muslos y otros lugares corporales.

Mejora la salud mental.

Nadar tiene efectos relajantes y produce bienestar, pues tras el ejercicio, en el que los músculos se han tensado mucho, al salir del agua, la relajación subsiguiente es mayor que en otros ejercicios y produce una magnífica sensación de armonía con el propio cuerpo. Pero sobre todo, se produce una gran relajación mental, dado que la natación nos exige concentración en lo que se está haciendo, con el resultado de que es necesario casi poner la mente en blanco y dejar los problemas cotidianos a un lado. A ello se unen los buenos efectos de la respiración acompasada al movimiento natatorio.

Seguro que estos dos artículos también los encuentras interesantes: Cómo Aprender a Nadar y Cómo Nadar Bien

¿Te ha gustado?
37 usuarios han opinado y a un 97,30% le ha gustado.