El boxeo es uno de los deportes de contacto más populares del mundo, y que mayor penetración está teniendo en las salas de fitness. Hoy en día, en España y muchos otros países del mundo, las principales cadenas de gimnasios ya cuentan con ring de boxeo y con un servicio personalizado para todo aquel que quiera realizar ejercicios de boxeo.

¿Qué son los ejercicios de boxeo?

Este deporte cuenta con un cuadrilátero donde se enfrentan dos luchadores utilizando únicamente sus puños con guantes, golpeando de cintura para arriba. Cada combate se divide en diferentes asaltos, que variaría en función de la categoría y del peso de los luchadores. En un modo más general, dentro del boxeo, también podríamos encontrar otras categorías como el kick boxing o el muay thai, muy popular en Filipinas, junto a las MMA.

El entrenamiento de boxeo de todos los movimientos, ya sea de ataque o defensa, que sirvan para mejorar la técnica de un luchador con el objetivo de vencer a cualquier tipo de adversario en un combate. Entre estos ejercicios incluye la protección y defensa personal ante los ataques del contrario, así como los diferentes movimientos en el ring y las distintas técnicas de ataque buscando el hueco que permita golpear y sumar puntos.

Un combate de boxeo se puede resolver de distintas formas. Por un lado, se puede ganar por KO, situación que se da cuando el contrario cae al suelo noqueado y no puede levantarse pasado el conteo del árbitro, o KO técnico, cuando el entrenador o el propio luchador decide tirar la toalla y abandonar la pelea. Estas dos circunstancias siempre se darán antes de finalizar todos los asaltos. Una vez acabada la pelea, un luchador puede ganar por puntos si los jueces deciden darle mayor puntuación que su rival, lo que se considera como vencer por decisión. Si los tres jueces decidieran dar la victoria al mismo luchador, la decisión será considerada como unánime.

Beneficios de practicar boxeo

En una sociedad que vive cada minuto como si fuera el último de sus vidas, realizar ejercicios de boxeo es una buena manera de desconectar. Por ello, practicar este deporte cuenta con múltiples ventajas. Las más destacadas son las siguientes:

  • Quema calorías. El boxeo exige una enorme activación del sistema cardiovascular, por lo que en este deporte existe una gran cantidad de ejercicio aeróbico, ideal para perder peso o definir. Además, favorece la circulación sanguínea y mejora la capacidad respiratoria del deportista.
  • Se mejorarán los reflejos. Boxear implica poner los cinco sentidos en tus acciones, y en las del adversario. Por ello, esquivar golpes, tapar los ataques del contrario y cualquier movimientos aumentará la capacidad de reflejos del practicante.
  • Sirve como defensa personal. Muchos se sienten asustados al salir a la calle. Aunque ya existen otras disciplinas como el Krav Maga, saber boxeo puede servir para defenderse en cualquier intento de hurto o agresión.
  • Aumenta tu círculo social. Realizar actividades como el boxeo también permitirá ampliar tus contactos sociales y conocer gente nueva.
  • El boxeo sirve para desfogarse. Especialmente en días de mucho estrés, poder tener la oportunidad de golpear a un saco servirá para sacar fuera toda esa adrenalina que puedas tener acumulada y salir del gimnasio con mucho mejor humor.

Además de ser un deporte que implica ejercitar todas las partes del cuerpo, el boxeo también aporta una serie de habilidades intrínsecas que se deben respetar si se quiere progresar y cumplir los objetivos. Como muchas otras disciplinas es necesario ser regular en las rutinas, pero además cuidar la dieta, especialmente si se quiere llegar a competir. Cada boxeador se encuadra en el peso que considera necesario. Antes de cada combate se produce un pesaje, donde un luchador no puede superar un peso determinado. Por ello, no se pueden hacer tonterías con la comida, ni con el alcohol, además de respetar las horas de sueño correspondientes.

Cómo realizar ejercicios de boxeo

Como se ha dicho anteriormente, el boxeo es un deporte exigente que obliga a contar con una buena condición física, para poder soportar los sucesivos asaltos de tres minutos con solo un minuto de descanso. Por ello, además de una rutina específica de boxeo, también se debe planificar una rutina para preparar el físico. En dicha rutina, deben aparecer los siguientes ejercicios:

  • Lagartijas con aplauso final: Adoptando el cuerpo en posición de lagartija, se debe bajar con los brazos hasta el suelo, situando el pecho casi en contacto con el suelo, extender las extremidades, aplaudir mientras el cuerpo está en el aire y aterrizar. Con este ejercicio se consigue potenciar el tren superior de nuestro cuerpo.
  • Burpees: Ideales para entrenar la potencia cardiovascular. De pie, nos dejaremos caer hasta el suelo haciendo una simple flexión y nos impulsaremos para saltar y aplaudir en el aire y volver a iniciar el movimiento.
  • Saltar a la cuerda: Un ejercicio claramente aeróbico para seguir potenciando las pulsaciones de nuestro corazón y nuestra resistencia.
  • Abdominales en V: Tener un abdomen fuerte es básico para poder soportar los posibles golpes que podamos recibir. Por ello, hay que realizar alguno de los ejercicios más exigentes. Estirados boca arriba, con las piernas y los brazos estirados, juntaremos ambas extremidades formando una V. En caso de encontrarlo muy complicado, consulta otros ejercicios de abdominales.

Esta rutina se debe combinar con los ejercicios de boxeo específicos. Después de estirar los brazos, las piernas y la espalda, y tener la musculatura activada, trabajaremos tres rondas de guantes mitt. En estas tres series, el objetivo será trabajar técnicas defensivas y ofensivas basándonos más en predicción y velocidad, que no fuerza. Imaginando el contrario, cubriremos sus golpes y trabajaremos los golpes para desarmar su guarda antes de terminar con un jab o un croché. Esta será una parte del entrenamiento más dedicado al trabajo táctico, especialmente importante cuando tengamos que enfrentarnos a un rival. Observaremos vídeos de sus combates, previamente, para conocer sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

Finalizando esta primera parte, los siguientes ejercicios de boxeo se realizarán con un saco o un sparring. Si no puedes acudir al gimnasio, también puedes realizar un saco de boxeo casero. Los movimientos practicados previamente, los volveremos a poner en práctica pero nos tomaremos la libertad de emplear mayor fuerza buscando ese posible golpe de KO, siempre sin descuidar nuestra guardia. Seguiremos con un entrenamiento de pera (es una bolsa que cuelga de un gancho situado un poco más arriba de la altura de nuestros ojos). Servirá para mejorar nuestra coordinación. Realizaremos ejercicios destinados a mejorar nuestro movimiento por el cuadrilátero, intercambiando movimientos de defensa y ataque. Las dos últimas rondas seguirán incrementándose los movimientos laterales, alternados con pequeños golpes de una gran precisión. Contra rivales con guardias muy cerradas será necesario conseguir una buena precisión para poder encontrar ese resquicio para conseguir vencer por decisión.

Finalizado el entrenamiento, volveremos a realizar estiramientos. Es interesante comentar técnicas con otros boxeadores y fomentar el intercambio de información, en un deporte con múltiples tácticas posibles. Si se consigue una buena regularidad, y constancia en la dieta y el descanso, los ejercicios de boxeo empezarán a dar resultado en pocas semanas. Adapta la rutina a tu peso y tus objetivos, para incrementar tus puntos fuertes. También es crucial cambiar los tipos de ejercicio constantemente para no estancarse y seguir progresando.

¿Te ha gustado?