La gran mayoría de las personas en el mundo no consideran que tengan una buena condición de flexibilidad, por lo que de esta manera cuando tenemos la oportunidad de observar a una persona haciendo el muy conocido spagat, por lo general tendemos a sentir algo de envidia.

Pero lo cierto es que la flexibilidad es una habilidad que podemos desarrollar con entrenamiento, y que además no sirve simplemente para que podamos realizar aquellas posturas de mucha dificultad y también para poder ser una de las personas que tenga la capacidad de doblarse más en una clase de yoga, sino que de esta manera podemos tener una mayor flexibilidad en cada uno de nuestros tendones, fibras musculares y también en los ligamentos.

Esto se logra practicando ejercicios que son especialmente para esto, ya que es de mucha ayuda para evitar una gran cantidad de lesiones y de ciertos problemas que nos puedan ocurrir con el pasar del tiempo.

Antes de comenzar con cada uno de los ejercicios de flexibilidad, es muy importante que tengamos en cuenta cierta información.
La flexibilidad es considerada como aquella capacidad que tenemos como seres humanos en cada una de nuestras fibras musculares de poder estirarnos antes de que podamos hacer cualquier movimiento.

Lo amplio que puede ser el movimiento de una articulación, no simplemente tiene que depender de lo elásticas que sean cada una de nuestras fibras, sin embargo representa ser una de las cosas que para nosotros puede traer consecuencias bastante negativas.

Cada ejercicio que realizamos implica un movimiento específico. Por lo general o mayormente cuando hacemos algún entrenamiento de los músculos que conforman el cuerpo, tendemos a ser insistentes en cada una de las fibras que los constituye, otorgándoles el estímulo que necesitan para poder crecer y al mismo tiempo desarrollarse.

Por lo tanto al hacer cada uno de estos ejercicios lo más común es que se tenga que acumular mucha tensión en cada uno de los músculos, por lo tanto puede provocar que en algún momento lleguemos a perder nuestra flexibilidad, ya que estos se tornan mucho más duros. Si queremos evitar esta clase de problemas lo más indicado es que estiremos antes de comenzar cualquier ejercicio.

Mantener nuestros músculos con flexibilidad, nos ofrece la posibilidad de podamos movernos mucho mejor y al mismo tiempo nos brinda la capacidad de poder actuar. Pero también es de gran ayuda para prevenir y evitar lesiones como ya lo hemos mencionado.

Por ley, problemas como la tendinitis y los esguinces suelen suceder porque nuestro cuerpo se encuentra demasiado rígido, por lo que nuestro cuerpo de llena de límites para podernos mover y al mismo tiempo, debido a esto no podemos cumplir con una rutina normal de ejercicios en nuestro entrenamiento en casa, y es por esta razón que tenemos demasiados problemas cuando queremos hacer movimiento que habitualmente no hacemos.

Si queremos tener un entrenamiento para nuestra flexibilidad, debemos tener en cuenta de lo que queremos trabajas, y es por eso que debemos conocer los tipos de flexibilidad, que son la flexibilidad elástica, flexibilidad pasiva asistida y también la flexibilidad dinámica.

¿Que necesitas para Ejercicios de Flexibilidad – Hacer Ejercicios de Flexibilidad?

  • Una ropa que sea cómoda
  • Una colchoneta
  • Zapatos deportivos
  • Una silla
  • Un sofá

Instrucciones para Ejercicios de Flexibilidad – Hacer Ejercicios de Flexibilidad

  1. El primer ejercicio que podemos hacer es el llamado torsión de espalda. Para ello tenemos que sentarnos en el suelo, luego estiramos nuestra pierna derecha, doblamos la izquierda y después procedemos a pasarla por sobre la pierna derecha. Una vez hecho esto, tenemos que poner nuestro brazo izquierdo por encima de la rodilla que tenemos flexionada y hacemos presión con el codo para de esta manera realizar la torsión de nuestra espalda. Tenemos que sentir el estiramiento y luego procedemos a repetir todo el proceso.
  2. Estando sentados, procedemos a estirar nuestra pierna derecha y flexionamos la izquierda de tal manera que podamos llevar el pie en dirección hacia nuestra ingle. En este paso debemos mantener el equilibrio, luego tenemos que inclinar el cuerpo hacia el frente para poder hacer el intento de tocarnos los dedos de los pies. Una vez hecho esto tenemos que hacer el cambio de pierna.
  3. Para darle flexibilidad a nuestros muslos y a la cadera, tenemos que acostarnos boca abajo en la colchoneta. Luego pasamos a flexionar una de las piernas y tomamos el pie con la mano de este mismo lado. Al hacer esto debemos tirar todo lo que podamos teniendo que en cuenta que el muslo no debe pegar de la colchoneta, al igual que en paso anterior, tenemos que cambiar de pierna.
  4. Este es un paso un poco más difícil. Tenemos que tornar nuestro pie por detrás y luego tenemos que tirar de él lo más que podamos de tal manera que pueda llegar a nuestra cabeza. No debemos hacer un bloqueo en la rodilla de la pierna contraria, ya que de esta manera podemos evitar que quedemos en hiperextensión y de esta manera debemos dejar el brazo completamente libre estirado hacia el frente, para que de esta manera podamos tener equilibrio.
  5. Para los ejercicios de flexibilidad de la zona lumbar, tenemos que estirar una de las piernas y la otra la tenemos que encoger tomándonos de la rodilla y al mismo tiempo debemos tirar de ella en dirección al pecho. La pierna que tenemos estirada no se debe levantar del suelo, y luego de esto debemos repetir el proceso con la pierna contraria.
  6. Para la flexibilidad de los abductores, tenemos que sentarnos en el suelo. Abrimos las piernas y al mismo tiempo las estiramos lo más que podamos y procedemos a inclinar nuestro torso hacia el frente, pero recordando que no debemos doblar las rodillas. Luego de esto tenemos que estirar los brazos para que podamos hacer el intento de bajar cada vez más.
  7. Zancada utilizando el sofá. Para hacer este ejercicio de flexibilidad debemos adelantar una pierna, al igual que sucede en el caso de las zancadas que normalmente hacemos, con nuestra rodilla que la debemos colocar a unos 90 grados, mientras que la otra la debemos mantener estirada hacia la parte de atrás, pero utilizando como apoyo un sofá o en su diferencia una silla. Suele ser un poco complicado mantener el equilibrio pero no es algo que sea completamente imposible. Nos aguantamos por unos segundos y repetimos todo pero para el otro lado.
  8. Para el ejercicio conocido con el nombre del puente, es bastante similar a una de las posturas de yoga. Pasamos a estirar nuestra columna, el cuello, el pecho y también los hombros. Después nos tenemos que acortar boca arriba encima de la colchoneta con nuestras rodillas flexionadas. Una vez que hemos hecho esto tenemos que pasar a levantar nuestra pelvis y también nuestro torso hasta que podamos llegar a los hombros. Cuando lo hayamos completado, tenemos que estirar nuestros hombros hacia abajo, de tal manera que puedan quedas muy bien apoyados en el suelo. Miramos en dirección al pecho, mientras mantenemos nuestros brazos estirados y al mismo tiempo los tenemos apoyados en el suelo.
  9. Para ejercitar nuestra espalda baja, tenemos que colocarnos acostados boca arriba mientras entrecruzamos nuestras manos por detrás de nuestra nuca, luego de esto pasamos a doblar las rodillas y las tenemos que dejar caer de una manera bastante suave en dirección hacia nuestro lado derecho, recordando que no debemos despegar nuestros codos del suelo. Cuando lo hayamos completamos cambiamos para el otro lado.
  10. En este paso vamos a explicar un ejercicio para darle flexibilidad a los músculos de la ingle. Para ello tenemos que estar sentados en el suelo, luego tenemos que colocar la punta de nuestros pies de tal manera que puedan quedar juntas y luego tenemos que tomar nuestros pies con nuestras manos, empujamos de una manera suave en dirección hacia debajo de las rodillas, ayudándonos un poco con nuestros codos.
  11. Gemelos. Para este paso nos tenemos que colocar frente a una pared y apoyamos nuestras dos manos, tenemos que colocar los pies de tal manera que uno pueda quedar adelante y el otro hacia atrás, después tenemos que hacer presión sin que lleguemos despegar el talón de nuestra pierna que tenemos atrás. Cuando lo hayamos hecho repetimos todo con la otra pierna.

Consejos para Ejercicios de Flexibilidad – Hacer Ejercicios de Flexibilidad

  • Podemos hacer una combinación de ejercicios de flexibilidad con unos ejercicios de estiramiento para la elasticidad y también con ejercicios dinámicos, lo que representa ser una excelente rutina para poder entrenar.
  • Antes de que podamos hacer cualquier tipo de ejercicios sin importar o sencillo que sean, tenemos que hacer un calentamiento previo, ya que con esto evitamos complicaciones con los músculos como los calambres, esguinces, o cualquier otro que nos pueda ocurrir.
  • Recordar hacer el cambio de posición en cada uno de los ejercicios.
  • Muchos de estos pasos requieren de equilibrio, por lo tanto si no hacemos la posición descrita, el ejercicio lo estaremos haciendo de una manera incorrecta.

Te gustará leer también otros post interesantes como son: Cómo entrenar con pesas – Tablas, Consejos y Trucos y Cómo entrenar MMA – Tablas, Consejos y Trucos

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.