El embarazo humano es un período de unas 40 semanas aproximadamente que transcurre desde la implantación del cigoto en el útero, hasta el parto donde se produce el nacimiento final del bebé. A lo largo de estos 10 meses, el cuerpo humano experimenta múltiples cambios físicos, metabólicos e incluso morfológicos. Si no baja la regla, además, puede ser síntoma que estás embarazada. Si no se sigue un plan de preparación bien planificado y con cara y ojos, se puede sufrir en exceso. Con todo, durante este largo período de tiempo, es especialmente recomendable realizar deporte y llevar a cabo los conocidos ejercicios para embarazadas.

¿Qué son los ejercicios para embarazadas?

Te acabas de enterar que estás embarazada y que, al fin, vas a cumplir el ansiado sueño de ser madre. El primer sentimiento que te viene a la cabeza es el de alegría total. Sin embargo, a medida, que lo vas asimilando te empiezan a entrar las dudas. ¿Podré seguir con mi rutina diaria que hacía hasta ahora? ¿Podré seguir practicando deporte como hacía antes del embarazo? También te preguntas, si por otro lado, el ejercicio puede ser perjudicial para la gestación del bebé y el calendario de ovulación

En primer lugar, es necesario recalcar que realizar deporte no está contraindicado. Es más, es absolutamente recomendable tanto para la madre como para el futuro bebé. No debemos tener miedo a mantener nuestra rutina habitual, o a introducir nuevos ejercicios para embarazadas de forma gradual. El ejercicio puede darnos un mejor estado de salud y ayudarnos a no subir demasiado de peso debido a la gestación. Incluso, puede fortalecer la musculatura y preparar a nuestro cuerpo para el parto, además de ayudarnos psicológicamente debido a aumentar nuestro optimismo.

Obviamente, antes de iniciar cualquier tipo de plan de entrenamiento es recomendable acudir a un especialista. Si no tenemos problemas médicos graves que puedan poner en riesgo nuestro embarazo, se podrá llevar a cabo el ejercicio. Sin embargo, cada cuerpo humano es un mundo y, por ello, es mejor asegurarse previamente visitando a un médico.

Beneficios de realizar ejercicio estando embarazada

Con todo, realizar ejercicios para embarazadas nos servirá de puente para llegar al paritorio en las mejores condiciones físicas y con una mentalidad positiva. Así, es muy recomendable no abandonar nuestro entrenamiento durante el período de gestación. Los beneficios más destacados son los siguientes:

  • El ejercicio físico favorece el parto. Prepara la musculatura para el momento del parto, y disminuye el dolor durante el tiempo que dure dicho parto.
  • Disminuye el dolor lumbar. Fortalece la musculatura de la espalda y ayuda mejor a soportar el mayor peso en el tronco.
  • Previene la posible aparición de diabetes en las embarazadas. Controla los niveles de azúcar del cuerpo y mejora la salud general de la embarazada.
  • Ayuda a controlar el aumento de peso de la paciente. Aumentar de forma excesiva el peso puede ser perjudicial y doloroso para la embarazada. Por ello, la práctica deportiva es el método ideal para un control de peso exhaustivo.
  • Mejora el crecimiento de la placenta. Realizar ejercicio físico también permite dotar a la deportista de un proceso de embarazo más sano y saludable, permitiendo un mejor nacimiento del futuro bebé.
  • Cuenta con múltiples beneficios psicológicos. El embarazo es un proceso largo, de casi un año, y con numerosos altibajos. Por ello, es importante sentirse arropada por los tuyos, pero además tener el deporte como una vía de escape. Realizar ejercicio físico ayudará a mantenerse con la moral alta y con una mentalidad optimista.

Con todo, además de visitar a un médico para estipular si es posible realizar deporte y en qué cantidad, también hay que tomar precauciones. Ante cualquier síntoma de fatiga de la embarazada es imprescindible parar y descansar. El ejercicio físico es tan beneficioso como perjudicial, si no se realiza correctamente y en su justa medida. Por ello, mejor seguir un buen plan de prevención y evitar posibles disgustos.

Cómo realizar ejercicios para embarazadas

Una vez tienes claro que los ejercicios para embarazadas son recomendables, te daremos algunas recomendaciones acerca de cuáles son las mejores técnicas para poder preparar una mejor gestación antes del nacimiento del bebé. El embarazo no cambia a las personas. La capacidad física sigue siendo la misma. Por ejemplo, si una persona nunca ha practicado natación, por estar embarazada nadar no será la mejor opción. Hay que seguir fiel a nuestros principios de siempre. Si jamás hemos realizado ejercicio, o no lo practicamos con regularidad, andar es una buena opción para iniciarse. No requiere condiciones previas, y a un ritmo pausado es apto para todos los casos.

Caminar es una de las actividades físicas más recomendables ya que se puede realizar durante todo el parto, tanto en la parte inicial como en la final. Incluso, en las últimas semanas, es especialmente recomendable ya que ayuda a favorecer la llegada natural del bebé. También ayuda a controlar el posible aumento de peso, además de problemas circulatorios y digestivos. En este sentido, montar en bicicleta también es altamente recomendable, aunque solo hasta la quinta o sexta semana de nuestro parto. A partir de aquí, el volumen de la barriga de la embarazada puede provocar un desequilibrio y caerse. Permite relajarse y distraerse, a nivel psicológico, además de ayudar a tonificar el cuerpo.

El agua debe ser otro de nuestros grandes aliados si buscamos ejercicios físicos para embarazadas. Estar sumergidos permite reducir el peso y, por ende, la posibilidad de lesionarnos y hacernos daño. La temperatura del agua también evita que el cuerpo se pueda sobrecalentar en exceso. Y, esto, acompañado de ejercicios físicos de aquagym proporcionará mejoras en todos los sentidos, tanto a nivel muscular, circulatorio como respiratorio. Realizar ejercicios de natación también es altamente recomendable. Sin embargo, si no nos gusta estar en el agua también existen otras opciones terrestres.

Otros planos de entrenamiento se centran en mejorar la postura corporal, otro factor clave en embarazadas. Realizar ejercicios de yoga permitirá la prevención de posibles dolores de espalda, además de mejorar la gestión del aparato digestivo, la tensión nerviosa y proporcionar al feto un mejor estado de salud. Más desde un punto de vista espiritual, proporciona momentos de relajación para la madre, y se siente más al bebé favoreciendo la comunicación y un mejor vínculo antes de nacer. Ventajas similares al yoga también proporcionan los ejercicios de pilates. Sin embargo, busca un buen asesoramiento ya que no están permitidos todos aquellos ejercicios que puedan ejercer una presión demasiado alta sobre el vientre.

Finalmente, si buscas algo relajante, y que puedas realizar en tu casa, opta por un programa de estiramientos, especialmente en la zona de la cabeza y la columna, que son las que más sufren durante el período de gestación. Este tipo de actividades se pueden combinar con otro tipo de ejercicios que favorezcan la flexibilidad y la tonificación muscular, además de las piernas y los abdominales. Incluso, los ejercicios kegel y los ejercicios en cuclillas también son altamente recomendables. De hecho, en múltiples clases de preparación al parto son el plato estrella. Siguiendo un plan de entrenamiento a tu medida, incluyendo algunos de estos ejercicios para embarazadas, te ayudará a disfrutar de un parto menos sufrido, con mayor autoestima y permitirá que el bebé nazca en las mejores de las condiciones y pueda disfrutar de una vida feliz a tu lado.

¿Te ha gustado?