Los fitballs están muy de moda. Se trata de unas pelotas de grandes dimensiones que también reciben el nombre de pelota suiza. Dichas pelotas están construidas en goma y fueron fabricadas, por primera vez, en los años setenta del siglo pasado. Desde el principio fueron empleadas con fines terapéuticos. En la actualidad estamos acostumbrados a verlas en gimnasios y centros de fitness y su uso se ha puesto tan de moda que incluso podemos verlas en muchas casas.

Los fitballs son un artículo de fitness bastante útil ya que permiten desarrollar los músculos al tiempo que trabajamos nuestros músculos y equilibrio. Además los fitballs pueden ser utilizados por todo tipo de personas desde deportistas a mujeres embarazadas.

Tal vez te estés preguntando en qué deportes se emplean este tipo de pelotas. Pues bien la respuesta es que se emplea en muchos deportes muy diversos. Tal vez uno de los más populares sea el pilates. El pilates fue uno de los primeros deportes que comenzó a emplear estas pelotas de forma más o menos habitual en su práctica deportiva. Esto no debe extrañarnos ya que el pilates aúna a la perfección la intención terapéutica junto con el desarrollo de la musculación, la resistencia y la flexibilidad. Sin embargo hay otros deportes que también emplean los fitballs. Deportes que en la actualidad se han vuelto tremendamente populares como el crossfit o los entrenamientos funcionales y de alta intensidad también la utilizan.

Como puedes observar existen muchos métodos y aproximaciones diferentes a la hora de entrenar con estas pelotas. Por tanto ha que saber muy bien lo que se hace con ellas y lo que se quiere conseguir en todo momento. Otra cuestión importante es la relativa al tamaño. El tamaño de un fitball resulta de gran importancia sobre todo cuando lo empleamos en deportes como el yoga o el pilates. La talla de fitball que elegiremos dependerá, en gran medida de nuestra altura. A lo largo de este artículo te explicamos cómo elegir un fitball. ¡Presta mucha atención!

¿Que necesitas para elegir un fitball?

  • Seguir todas nuestras instrucciones

Instrucciones para elegir un fitball

  1. Básicamente existen dos formas de determinar si un fitball es adecuado para nosotros o no. La primera que explicaremos es aquella que utilizamos en una tienda a la hora de seleccionar nuestro fitball. Entonces tendremos que fijarnos en la talla del fitball ya que estos, normalmente, se venden desinflados. Por otra parte la segunda explicación será aquella que empleemos en nuestros gimnasios a la hora de elegir un fitball del que desconozcamos su talla.                        como elegir un fitball 2
  2. La forma más fácil de elegir un fitball a la hora de comprarnos es fijarnos en su tamaño o talla. Estos datos están indicados en todas las cajas. Lo que tenemos que mirar es el diámetro de fitball y compararlo con nuestra altura. De esta forma las personas que miden menos de 1,63 metros deben adquirir un fitball de 55 centímetros. Las personas cuya altura oscila entre 1,64 y 1,79 deben utilizar uno de 65 y, por último, aquellas personas que midan más de 1,80 deberán seleccionar un fitball de 75 centímetros de diámetro.
  3. Ahora bien cuando los fitballs no están en sus cajas y no contamos con estos datos puede resultarnos un poco difícil saber cuál es el que nos conviene. En esos casos podemos emplear un truco bastante útil. Este consiste en sentarnos sobre el fitball y observar el ángulo que forman nuestras rodillas con respecto al suelo. Si nuestras rodillas forman un ángulo de 90 grados esa es la señal que nos indica que nos encontramos ante el fitball perfecto para nosotros.                                         como elegir un fitball

Consejos para elegir un fitball

  • Recuerda que el tamaño del fitball es algo muy importante. Si realizas tus ejercicios de mantenimiento en un fitball demasiado grande o demasiado pequeño para ti es posible que todo tu esfuerzo no sirva de nada.                            como elegir un fitball 4
  • El mantenimiento de tu fitball es un tema bastante importante. Debes asegurarte que tu fitball se mantiene en buen estado durante todas tus sesiones de entrenamiento. Por esta razón conviene que te acostumbres a limpiarlo cada vez que termines una sesión con un trapo húmedo. También debes revisar la presión de aire que existe. Recuerda que un fitball no debe estar demasiado duro pero tampoco demasiado blando.
¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 93,33% le ha gustado.