¿Sabías que más del 40 % de la población sufre dolores y molestias de espalda? De hecho, el dolor de espalda es uno de los principales causantes de bajas médicas prolongadas dentro de la sociedad. Tarde o temprano todas las personas terminamos por padecer dolores de espalda, y en la mayor parte de las ocasiones el motivo de estos dolores es el poco interés que mostramos por nuestro cuerpo.

De hecho, las causas principales para los dolores de espalda y cuello no suelen ser problemas congénitos, sino más bien una falta de musculatura importante que permita sostener bien nuestro preso, nos deje mantenernos erguidos y nos evite la aparición de dolores. Los sobre esfuerzos físicos, provocados principalmente por la falta de ejercicio y entrenamiento, y la mala higiene postural, son la gota que colma el vaso para que aparezcan los dolores de espalda y cuello y nos sintamos muy incómodos e insatisfechos por no saber cómo solucionar estos problemas a primera vista tan simples.

¿Podemos tener la espalda fuerte y sana de manera sencilla?

Desde doncomos queremos darte una grata sorpresa, efectivamente, así es. Tener una espalda fuerte y sana no resulta tan complicado como puede parecernos cuando ya estamos acostumbrados a los dolores y a no saber qué hacer. Si sigues nuestros sencillos consejos muy pronto vas a tener una espalda fuerte y sana que te permitirá sentirte mucho mejor, dormir más a gusto y cansarte menos. ¿Quieres saber cómo lograrlo? En ese caso, sigue leyendo.

Cómo tener la espalda fuerte y sana

¿Que necesitas para tener la espalda fuerte y sana?

Para tener la espalda fuerte y sana vamos a necesitar

  • Leer el siguiente post
  • Practicar ejercicio de forma regular
  • Llevar una vida saludable y sana
  • No rendirnos a la primera de cambio
  • Tener mucha fuerza de voluntad y deseos de mejorar

Instrucciones para tener la espalda fuerte y sana

Paso a paso para tener la espalda fuerte y sana

  1. Haz ejercicio y practica algún deporte. Estaba claro que este iba a ser nuestro primer y más importante consejo. Si quieres que tu espalda permanezca fuerte y sana, es importante que realices algún tipo de actividad deportiva. Si no eres una persona acostumbrada al deporte o de niño no le veías la gracia, no te des por vencido. Aunque pienses que ya es tarde para ponerte en forma, no es cierto. Cualquier edad es buena para comenzar a practicar deporte y para obtener el hábito de hacerlo con regularidad. Verás cómo, muy pronto, notarás tu espalda más fuerte y sana y el resto de tu cuerpo lo agradecerá. Tanto tu metabolismo, tu figura, como tu humor y tus ciclos de sueño se verán debidamente recompensados, ya lo verás.
  2. Da largos paseos con tus amigos y tu familia. Caminar es uno de los ejercicios más completo que podemos realizar y de los que menos esfuerzo inicial requieren. Todos podemos hacerlo sin necesidad de tener una gran forma física, y, si lo hacemos con asiduidad, conseguiremos un buen fondo físico muy pronto. Puedes comenzar con paseos cortos a diario, de unos 20 minutos, e intentar, poco a poco, hacer que suban de tiempo e intensidad. Una media estupenda para cada día es pasear durante una hora seguida y realizar caminatas que requieran de más resistencia los fines de semana, que suele ser el momento en el que todos contamos con más tiempo (a no ser, claro está, que te toque trabajar los fines de semana). Lo bueno de esta actividad es que puedes hacerlo con amigos, con tus hijos, con personas mayores o incluso tú solo mientras escuchas música. Prueba a realizar rutas y a investigar por tu barrio. Mi pareja y yo, por ejemplo, tenemos ya fichadas todas las calles de nuestro barrio que tienen árboles frutales, aquellas que cuentan con casas curiosas o los paseos que nos resultan bucólicos cerca del campo. Incluso tenemos rutas de intensidad alta para cuando queremos ponernos algo más en forma.Cómo tener la espalda fuerte y sana
  3. Practica natación. Yo siempre he padecido de fuertes dolores de espalda debido a la escasa musculatura que tengo en hombros, cuellos y espalda. Este problema me ha provocado desde muy joven muchas dolencias de espalda. De hecho, recuerdo que cuando tenía 10 o 11 años había veces que me dolía tanto el cuello que ni si quiera podía girar la cabeza durante varios días. Mis padres me llevaron al médico y el consejo que nos dio es que practicase natación con asiduidad. La natación es estupenda para fortalecer todo el cuerpo, pero sobre todo la espalda y los músculos de los brazos y el cuello. Si quieres que tu espalda esté fuerte y sana, sin duda la natación es el ejercicio que estabas buscando. Si no sabes nadar, puedes apuntarte a clases en la piscina pública de tu barrio y acudir con algún amigo o con un miembro de tu familia para motivarte más, aunque siempre puedes ir solo. Si sabes nadar, en ese caso sí que no tienes ninguna excusa. Coge tu gorro de piscina, tus gafas de bucear, los tapones para los oídos y nada todos los días por lo menos unos 30 minutos. Verás cómo, muy pronto, los dolores de espalda desaparecen y empiezas a mejorar tu aspecto físico de una manera brutal.Cómo tener la espalda fuerte y sana
  4. Practica Pilates. He de decir que hace más o menos 4 años que comencé a practicar Pilates y me encanta. Además, he descubierto, que muchos de los ejercicios que se realizan en estas clases son los mismos que hacía yo de pequeña en las clases de rehabilitación para la espalda. Para que conozcas un poco este ejercicio, te diremos que el Pilates es un entrenamiento físico y mental que comenzó a realizarse a principios del siglo XX. Su creador fue Joseph Hubertus Pilates, por el cual recibe el nombre. El Pilates está basado en distintas especialidades físicas, como son la traumatología, el Yoga y la gimnasia. Sus principios se basan en lograr unir la fuerza muscular con el control mental a través de la respiración y la relajación. Se trata de un ejercicio muy completo y con movimientos muy específicos. Lo más curioso del Pilates es que cuando lo practicas por primera vez tienes agujetas en lugares que no sabías ni que existían. Lo mejor de él, que en menos de un mes notarás una mejora increíble, sobre todo si padeces dolores de espalda. Por cierto, prepárate para lucir espalada recta y abdominales ¡porque se te podrán como una piedra!Cómo tener la espalda fuerte y sana

Consejos para tener la espalda fuerte y sana

Un último consejo para tener una espalda fuerte y sana

No olvides nunca los estiramientos. Son fundamentales, tanto al principio como al final del ejercicio, para evitar lesiones y dolores musculares. Da igual si solo paseas, si te dedicas a correr o si eres un deportista extremo. Es muy importante que estires para no dañar tus músculos.Cómo tener la espalda fuerte y sana

A ser posible, intenta mantener una higiene postural adecuada. Por ejemplo, no saques chepa. Todos, con el paso del tiempo y cuando estamos cansados, tendemos a caminar con los hombros encorvados, lo que supone cargar la espalda y lograr nuevos dolores. Evita malas posturas también cuando te sientas y sobre todo cuando trabajas si pasas largas horas frente al ordenador. Aunque la higiene postural no ha de obsesionarte, no está de más vigilar nuestra forma de caminar, de sentarnos y de colocar la espalda para evitar empeorar nuestros dolores o terminar por provocarnos alguna lesión.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.