¿Temes empezar a hacer ejercicio por las horribles agujetas? ¿No sabes cómo hacer para que no te salgan agujetas al incrementar tu rutina de ejercicios?

Las agujetas son unos dolores musculares o rigidez en los músculos que pueden aparecer entre uno y dos días después de hacer ejercicio físico. Su aparición se produce sobre todo al empezar a hacer ejercicio físico después de períodos de inactividad o por primera vez, al incrementar radicalmente la rutina de ejercicios tanto en tiempo como en intensidad, o por empezar una nueva rutina de ejercicios.

Si estás deseando saber un poco más acerca de las agujetas así aprender cómo prevenir las agujetas sigue leyendo este artículo de doncomos.com.

Mientras estés realizando ejercicio puede surgir dolor o fatiga, pero este será más intenso que el dolor de las agujetas, así podrás diferenciar un dolor de otro. Además el dolor de una lesión como un esguince será mucho más fuerte y constante también  notarás cómo se inflama la zona o incluso aparecen moretones. Las agujetas suelen aparecer en las piernas y el abdomen.

Aunque puedas alarmarte por el dolor de las agujetas no deberías, puesto que es algo común. Las agujetas son la forma que tiene el cuerpo para responder al esfuerzo inusual, de este modo puede adaptarse a este y lograr una mayor fuerza y resistencia, así como recuperarse mejor y crear hipertrofia muscular o lo que es lo mismo que crezcan los músculos.

Síntomas

Normalmente las agujetas empiezan a notarse entre 24 y 48 horas después de hacer ejercicio físico.

Los síntomas característicos de las agujetas son el dolor muscular, la rigidez muscular y la fatiga y debilidad en general. También es posible que al tercer día notes un dolor todavía más intenso, pero esto es normal. No te preocupes pues las agujetas tardan en desaparecer entre 5 y 7 días, sin importar que realices un tratamiento específico.
agujetas

Qué causa las agujetas

Aunque no está del todo verificado se piensa que las agujetas se producen por los desgarros microscópicos de las fibras musculares. Además la intensidad del dolor dependerá del tiempo y de la fuerza realizada en el ejercicio físico, así como por el tipo de ejercicio del que se trate. Debes saber que al realizar cualquier tipo de movimiento que no sea rutinario puede conducir a la aparición de agujetas.

Te aconsejamos que también veas este artículo que te explicará algunos trucos para combatir las agujetas

Serán las contracciones musculares excéntricas las que provoquen los dolores de mayor intensidad. Estos movimientos son los que provocan que el músculo se contraiga a la vez que se alarga. Algunos tipos de estas contracciones musculares las encontramos en el movimiento descendente de las sentadillas, en las flexiones, al bajar escaleras o al correr cuesta abajo. Además estos ejercicios pueden provocar pequeños desgarros musculares, lo que provocaría inflamación en el músculo y dolor.

Cómo tratar las agujetas

Si has realizado deporte y ya sientes las agujetas seguro que estás deseando ponerle remedio. En general no se ha consensuado específicamente un tratamiento de las agujetas, pero sí hay algunos consejos que suelen funcionar, y la experiencia ha demostrado que son eficaces.

Como ya sabemos todas las personas no son iguales, por lo que es posible que tus agujetas no se mermen con sólo uno de estos consejos, y a lo mejor necesitas usar varios tratamientos a la vez.

  • Descansar y recuperarse. Esta puede ser una solución tediosa y frustrante, pero no les prestes atención y simplemente descansa, no hagas ejercicios de gran intensidad y verás cómo pasado un período de 3 a 7 días las agujetas habrán desaparecido.
  • Recuperación activa. Esta opción se basa en algunos estudios comprobados acerca del efecto del ejercicio aeróbico suave en la disminución del dolor muscular gracias al aumento del flujo sanguíneo. Por eso se recomienda que después de realizar ejercicio intenso se ponga en práctica esta técnica y volver a la calma poco a poco.
  • Masajes deportivos. También basados en algunos estudios se ha podido comprobar que los masajes influyen en la disminución del dolor muscular así como en el tratamiento de las inflamaciones.
  • Baño de hielo o baño de agua de contraste. En este caso no hay estudios que lo avalen, pero muchos deportistas profesionales usan este método y afirma fehacientemente que ayudan en la reducción del dolor.
  • Haz estiramientos suaves. Después de cada sesión de entrenamiento estira los músculos durante algunos minutos.
  • Tomar antiinflamatorios no esteroides. Estos medicamentos como el ibuprofeno o la aspirina puede camuflar el dolor pero realmente no hará que la cura sea más rápida. Ten cuidado, puesto que no se recomienda tomarlos antes de realizar ejercicio.
  • Escucha a tu cuerpo. Este debería ser siempre un primer consejo, nuestro cuerpo es sabio, y sabe hasta dónde puede esforzarse y ponerse al límite en cada situación, por lo escucha a tu cuerpo y evita realizar cualquier ejercicio que haga aumentar el dolor.
  • Si ya has pasado por las agujetas piensa en ellas la próxima vez que vayas a realizar ejercicio intenso, etc y pon en práctica la prevención.
    Borrador automático

Cómo prevenir las agujetas

¿Se pueden prevenir las agujetas? Sí. Ya que las agujetas se producen debido a los cambios bruscos de intensidad o de fuerza nos centraremos en qué las producen para preparar al cuerpo y que aprenda a adaptarse a las distintas fuerzas que el cuerpo ejercerá. De ahí que sea fundamental realizar un calentamiento gradual antes de comenzar con el entrenamiento.

Algunas personas afirman que estirar también evita las agujetas, pero los resultados de los estudios realizados han confirmado que los estiramientos no ejercen ningún beneficio en la prevención de los dolores musculares.

A continuación te daremos algunos consejos para que te ayuden a prevenir el dolor muscular y las agujetas que puede producir el ejercicio físico.

  • Calentamiento completo. Antes de cada sesión es importante que calientes el cuerpo, trabajando en las articulaciones y músculos, de esta forma el cuerpo se va preparando para lo que viene a continuación. Después del entrenamiento también debes volver a la calma poco a poco.
  • Aumento progresivo lento del ejercicio. Aquí reside la clave principal para evitar las agujetas. Debes realizar los aumentos de tiempo e intensidad poco a poco, de forma gradual, para que el cuerpo se vaya adaptando despacio y sin dolor.
  • No realices cambios bruscos en tus entrenamientos. Debes tener en cuenta esto durante tus sesiones de entrenamiento, debes evitar pasar de ejercicios de intensidad extrema a otros muy calmados repentinamente.
  • Haz estiramientos suaves. Al finalizar tu sesión de entrenamiento recuerda dedicarle un tiempo a estirar todos los músculos. Hazlo con calma y en el tiempo indicado para cada estiramiento.
  • Regla del diez por ciento. Esta regla usada en el entrenamiento deportivo indica que no se debe aumentar el tiempo y la intensidad más del 10 por ciento en una semana cuando se esté empezando una nueva actividad.
  • En este artículo encuentra también buenos remedios caseros para combatir las agujetas.
    training-261179_960_720

Con estos sencillos consejos ahora sabes qué son las agujetas y cómo evitar las agujetas, por lo que pon en marcha la prevención en tu próximo entrenamiento para no tener que volver a pasar por ese dolor muscular tan molesto. Recuerda que si el dolor es demasiado intenso o no ha desaparecido después de 7 días ve al médico porque podrías tener alguna lesión muscular más grave.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.