Si es importante saber cómo jugar al fútbol sala, es por todos los beneficios que tiene para todas las personas que lo practican. Existen muchos deportes que son buenos para trabajar la unidad de un equipo y la capacidad de estrategia de una persona y el fútbol sala, está entre ellos.

Jugar al fútbol sala se trata de jugar a un deporte que consigue que pongamos mucho empeño para obtener nuestros objetivos. Trabajar nuestra condición física también es una clave importante para que podamos disfrutar de este deporte, ya que deberemos cambiar constantemente de lugar y posición para poder seguir el ritmo del partido.

Es importante conocer que, este deporte, lleva en el mundo desde 1.930. Nació en Uruguay donde, después, se extendió a otros muchos países, siguiendo con su expansión hasta hoy en día. Para aprender cómo jugar al fútbol sala, nos daremos cuenta que tiene reglas muy parecidas a otros deportes como el balonmano o waterpolo.

Seguro que este artículo donde te explicamos cómo pasar la pelota en fútbol sala también te interesará.

En España es conocido también por la abreviatura de “fútsal”, el cual sigue un reglamento y unas normas en todas sus competiciones nacionales e internacionales. Es un deporte que está cada día más en auge en nuestro país y que consigue más adeptos, cada minuto que pasa, de lo que creemos.

A veces se confunde el cómo jugar al fútbol sala con cómo jugar al fútbol más comúnmente jugado en todos los jugares del mundo. A diferencia del fútbol de 11 contra 11, en este caso necesitamos que nuestro equipo esté formado por 12 personas: 5 preparados para jugar en la cancha y 7 como suplentes.

La cancha en la que jugaremos, está preparada para que no resbalemos en ningún momento en los distintos movimientos que hagamos. De ahí, que el tipo de pista, en la que juguemos fútbol sala, es siempre más dura y con unas dimensiones más estrictas que otras canchas que podamos ver por ahí.

En este caso, son canchas de 42 metros de largo por 25 metros de ancho, que se reparten en distintas áreas donde se colocan las porterías, las áreas de tiro, etc. Debemos tener claras las reglas de este juego para poder aprovecharlo al máximo, por ejemplo, dos tiempos de 20 minutos para completar un partido.

¿Que necesitas para jugar al fútbol sala?

  • Un equipo con mínimo 5 personas.
  • Un balón, de forma esférica de cuero, cuya circunferencia sea de 62 a 64 centímetros.
  • Unas zapatillas preparadas para este deporte que deben tener la suela lisa para evitar resbalones.
  • Una equipación que nos permita el movimiento cómodo o si nuestro equipo tiene equipación propia, pues esa equipación.
  • Porterías portátiles, en el caso de que en la cancha que vayamos a jugar no disponga de porterías para fútbol sala.
  • Una pista o cancha con unas dimensiones de 42 metros de largo x 25 metros de ancho.

Instrucciones para jugar al fútbol sala

  1. Todo partido de fútbol sala comenzará con la colocación de los jugadores en la pista y del balón en el punto penal; los jugadores deben estar a mínimo 5 metros de donde se coloque el balón para comenzar el partido.
  2. Tener clara la comunicación de nuestro equipo es una clave importante para saber donde nos colocaremos, principalmente, para saber los movimientos que realizaremos una vez comience el partido y según el entrenamiento que hayamos realizado con anterioridad.
  3. Existe una norma no escrita de los “tres segundos”: moverse sin balón y no permanecer en el mismo lugar más de tres segundos consigue que ganes el partido.
  4. Trabajar nuestra capacidad para poder tocar el balón con gran soltura en espacios estrechos ya que, sabiendo las medidas de la cancha en la que se disputa este tipo de fútbol, tenemos que ser hábiles para crear huecos y pases con nuestros compañeros y compañeras precisos para poder ganar.
  5. Practicar y entrenar para dominar los regates y que nuestro equipo sea superior al rival, teniendo un mayor número de ataques a la portería contraria.
  6. Esforzarse y trabajar para conseguir un buen entendimiento entre todas las personas que forman el equipo para que podamos movernos con mucha más facilidad por la cancha, intercambiando posiciones rápidamente, y así aumentar nuestras posibilidades de ganar el partido.
  7. Las faltas directas a portería son una oportunidad perfecta para conseguir ganar el partido; por ello es un ejercicio perfecto para los entrenamientos.
    Intentar no hacer muchas faltas durante los partidos puesto que a las cinco faltas, a diferencia del número que se puede hacer en el fútbol tradicional, el jugador recibirá una falta directa y deberá abandonar el partido y su equipo se quedará con uno menos.
  8. Hacer pases continuos conseguirán que el partido se convierta en un juego dinámico y, a su vez, consiga la confusión y el cansancio de nuestro rival.
  9. Trabajar nuestra condición física, conseguirá que podamos aguantar el ritmo de los 40 minutos del partido (dos tiempos de 20 minutos) de nuestro equipo y, a su vez, podamos cubrir toda la cancha sin necesidad de perder el ritmo ni de que nuestro equipo se vea afectado. Sin olvidar que dispondremos de los 10 minutos de descanso.
  10. Debemos tener en cuenta que el partido nunca se podrá poner en marcha si uno de los dos equipos tiene menos de tres personas y, tampoco podemos olvidar, que se puede suspender si debido faltas y/o expulsiones, quedan menos de tres jugadores en un equipo.
  11. No existe el fuera de juego, por lo que debemos tener claro que en aprovechar todos los huecos y espacios de nuestra cancha es donde está el secreto para que nuestro equipo pueda ganar el partido.

Cómo jugar al fútbol sala

Consejos para jugar al fútbol sala

  • Entrenar: ya sea por cuenta propia y en equipo; entrenar tanto nuestra condición física como el trabajo en equipo y la comunicación es primordial en este tipo de deporte que se realiza en un espacio tan pequeño.
  • Conocer el espacio en el que jugamos para aprovecharlo a nuestro favor y dar tantos toques como podamos para llegar a la portería contraria y marcar tantos goles como podamos.
  • Conocer nuestras capacidades conseguirá que podamos cambiar de posición dentro del partido sin ningún problema y a una velocidad constante.
  • Debemos conocer todas las normas y reglas del fútsal para evitar sanciones y faltas innecesarias en el transcurso de nuestro partido.
  • Practicar las distintas posiciones que podemos utilizar con nuestros adversarios es beneficioso; nos ayudará a controlar nuestro juego, la progresión del balón y nuestra posición del cuerpo.
  • Siempre intenta ocupar el espacio que veas que uno de tus compañeros deja vacío, así siempre ocuparéis todo el espacio de la cancha y tendréis el control del balón y el partido.
  • Aprovechar la banda como un “defensa” más; conviértelo en el jugador número 6.
  • Si, por ejemplo, eres el guardameta: serás el encargado de marcar el ritmo que lleve el partido con tus acciones, por lo que piensa bien todo lo que haces, pero utiliza bien el tiempo.
  • No hacer jugadas complicadas a la hora de intentar tirar a la portería, ya que eso puede complicar las ventajas que tengamos frente a nuestro rival.
  • Intentar que los compañeros siempre sepan donde estoy, ya que si me muevo y no saben a dónde, nunca podrán pasarme el balón, aprovecharse de mi situación estratégica en la cancha ni yo podré tener la oportunidad de tirar a puerta o defender el balón y/o mi posición.
¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.