El fútbol es un deporte universal y el favorito de los españoles. ¿Quién, en su mayoría niños, no ha jugado de pequeño en el patio del colegio, a la salida del mismo, o en la plaza de casa después de la merienda? El fútbol es un deporte de equipo, ¿pero qué pasa cuándo no hay con quién jugar?

Con un poco de imaginación se puede jugar solo a este deporte. Primero puedes hacer un pequeño calentamiento, después pasar a jugar y para terminar estira para evitar futuras lesiones. Podemos dividir el juego en 60 minutos: 10 de calentamiento, 5 de estiramientos y 45 minutos de puro juego.

Ponte tus mejores ropas futbolísticas y prepárate para jugar a un deporte de equipo en solitario.

Instrucciones para jugar al fútbol solo

Calentamiento

  1. Carrera. Corre unos 5-10 minutos para activar tu corazón.
  2. Fondos. Haz unas cuantas flexiones.

Entrenamiento

  1. Toques. Después lo primero de todo es preparar el cuerpo para el ejercicio, así que empieza por dar unos cuantos toques al balón. Primero prueba con el pie, después sube hasta la rodilla, incluso si puedes, con la cabeza.Cómo jugar al fútbol solo
  2. Carrera de conos. Cuando los futbolistas entrenan tienen unos obstáculos que pasar. El entrenador les pone conos en zig-zag y ellos tienen que llevar el balón de un extremo al otro sin parar. Al jugar solo probablemente lo hagas en un espacio no habilitado para ello y por tanto que no tenga conos, por lo tanto pueden poner cualquier objeto que sea visible. Puedes probar con botellas de agua (llenas para que pesen y no se caigan con el roce), con algún libro pequeño o con bolas de papel.Cómo jugar al fútbol solo
  3. A la pared. Ya que no hay otro jugador que te pueda pasar la pelota, usa una pared. Empieza con una distancia y la vas acortando hasta estar cada vez más lejos. Lanza la pelota hacia la pared, donde rebotará y tendrás que volver a lanzarla. La dificultad irá en aumento cuando más lejos estés de la pared, puesto que el recorrido de la pelota puede no ser recto y requiera de mayor atención por tu parte.
  4. Crea una portería. Una vez dominada la pared, ahora invéntate una portería. Un lugar que delimite el espacio en el que marcas un gol. Si estabas jugando en la pared, puedes usar dos piedras para marcar, más o menos, lo que mediría una portería reglada, y así te haces una idea de cuándo meterías gol.
  5. Sé el portero. El portero también es un jugador y puede que sea el rol que quieras desempeñar. En este caso usa la pared del mismo modo que para enviar la pelota pero en esta ocasión para recibirla. Tienes que lanzarla con fuerza para que rebote y puedas pararla.
  6. Ponte obstáculos. En un partido normal hay obstáculos que nos dificultan llegar a nuestro objetivo que es la portería contraria. Por lo tanto coge unos cuantos objetos, pueden ser piedras, bolas de papel o botellas de agua, y repártelas por el espacio en el que estés jugando. Estos objetos harán de jugadores, algunos del equipo contrario y otros del propio. Lo que tienes que hacer es intentar llegar a tu portería esquivando a los oponentes, que en este caso sería sin tocarlos ni moverlos del sitio en el que los has colocado.
  7. Fuera las facilidades. Ahora que estás solo pueden jugar y mejorar a la vez. Todos los jugadores tienen un lado menos hábil, si eres diestro el izquierdo y viceversa. En esta ocasión que no hay nadie con quien jugar aprovecha y esa tus extremidades más débiles. Con ello cuando juegues un partido con más personas, tus dos lados estarán más o menos equilibrados.
  8. Ambienta el espacio. Ya juegues en un patio, en el parque o dónde puedas, crea el espacio. Imagina que estás en un partido de verdad. Puedes descargarte música y un sonido de final de primera parte y final del partido. Creerás que estás en un entrenamiento real y te esforzarás más para mejorarte tú mismo. Del mismo modo es conveniente que te pongas ropa deportiva y si es alguna equipación futbolística mejor.

Estiramiento

  1. Parte superior. Cuando termines de jugar es muy importante que estires. Empieza por tu tren superior: brazos, muñecas, cuello…
  2. Parte inferior. No te olvides de la cadera, los pies y sobre todo las piernas.

Consejos para jugar al fútbol solo

  • Imaginación. Al no tener ni contrincantes ni equipo es difícil pensar que en un partido real habrá obstáculos. Por esto mismo es importante que te los imagines y que pongas cuantas más dificultades, mejor. Cuantas más bolas de papel o piedras pongas mientras juegas, más fácil te será pensar que en un partido no será tan fácil.
  • Entrena tus errores. Quizá se te da mejor ser delantero o quizá portero o centrocampista. Piensa cuál se te da peor y entrena desde esa posición. Así cuando haya un partido tú ya habrás entrenado en peores condiciones y será más sencillo.

¿Que necesitas para jugar al fútbol solo?

  • Un balón
  • Objetos para hacer de obstáculos
  • Objetos para crear una portería
  • Imaginación
  • Ropa de deporte
¿Te ha gustado?
114 usuarios han opinado y a un 93,86% le ha gustado.