El deporte del fútbol es seguido y practicado por millones de personas a través de todo el mundo -se calcula que a más de 270 millones– y apasiona a gente de todos los continentes, siendo seguramente el deporte más popular que existe. Desde su reinvención en Inglaterra en 1863 -pues hay datos de que se jugó entre equipos y con algo parecido a una pelota en la Edad Media y en las civilizaciones precolombinas- ha tenido una expansión espectacular, a lo que ha contribuido decisivamente su profesionalización y su difusión a través de la televisión.

En el siglo XIX fue cuando en el Reino Unido se unificaron los diversos reglamentos y estilos de fútbol que se jugaban entonces, y de ahí surgieron tanto el fútbol que se conoce como tal en Europa, en España y en América Latina, como el rugby. Más tarde surgirían otras variantes, como el fútbol americano, tan famoso en Estados Unidos que allí este es el fútbol o football, aunque se parezca al rugby, mientras que el fútbol que conocemos se llama soccer, o el australiano, que se juega en un campo ovalado.

Pero dentro del mundo o planeta, como le gusta decir a los comentaristas deportivos, del fútbol que se juega con los pies, como su nombre en inglés indica (foot= pie, ball= pelota) se han derivado modalidades como el fútbol rápido, o showball, del que te vamos a hablar a continuación, el fútbol sala y otros, con distinto número de jugadores, diversos minutajes del tiempo de juego y normas diferentes para cada una de ellas.

Estas formas de jugar se desarrollan fundamentalmente a cubierto, en interiores, ya sea en pabellones polideportivos u otros recintos cerrados donde no sufrir las inclemencias del mal tiempo, sobre todo en invierno, o temperaturas incómodas, o lugares especialmente preparados para el juego en las ciudades donde no sobran los terrenos abiertos y libres de circulación de coches y demás vehículos. A continuación, te mostramos cómo jugar a fútbol rápido.

Qué es el fútbol rápido

Es una modalidad de fútbol que combina características del fútbol a once, el tradicional, y el fútbol sala, aunque se juega en una cancha mucho más pequeña que un estadio típico de fútbol, con medidas basadas en las canchas de hockey, que fueron las que se usaron al comienzo de este deporte. Generalmente se disputa bajo techado, sobre césped sintético, con una valla de material plástico resistente o un muro, o una valla de madera, cerrando todo el contorno del campo de juego, de manera que esta pared se utiliza para rebotar en ella el balón y realizar todo tipo de jugadas combinatorias cuando se avanza hacia la portería contraria. Por eso no hay saques de banda.

Se juega en dos tiempos de treinta minutos cada uno, haciéndose un descanso de quince, e intervienen equipos de siete jugadores en cada uno de ellos, incluido el portero, y se pueden hacer cambios de jugadores de forma ilimitada, y no solo tres como en el fútbol de once jugadores. Su nombre -también se conoce como showball en Centro y Sudamérica- hace referencia a que el juego es muy rápido dado al uso que se hace de la pared que rodea el perímetro de la cancha, lo que produce un espectáculo muy vistoso y dinámico.

Las normas

Para jugar al fútbol rápido necesitas, como es obvio, conocer las normas de juego. Es fútbol, pero hay unas cuantas diferencias con el balompié clásico del estadio de hierba. Comenzando por el balón, que es un poco menos pesado que el del fútbol de once jugadores.

Cada equipo puede hacer las sustituciones de jugadores que quiera, pero debe hacerlo de una forma concreta, entre la mesa de los anotadores y el banquillo, y saliendo del terreno de juego en primer lugar el jugador sustituido y entonces entrando el que va a jugar.

Ningún saque, como el de córner, o una falta, o desde la portería, se pueden demorar más de cinco segundos. Si se sobrepasa este tiempo, el árbitro señalará falta desde ese mismo lugar. Por otro lado, los autogoles del portero no serán válidos. Cuando este saque desde su portería, el balón deberá dar un rebote antes de que sea tocado por un jugador.

Una diferencia importante es que no hay fuera de juego y que las faltas son acumulativas, por lo que cuando un equipo alcanza la sexta, el contrario tiene derecho a un tiro directo. En cuanto a las tarjetas, la amarilla significa que el jugador castigado tiene que salir de la cancha durante dos minutos, aunque puede entrar otro, y una tarjeta roja se traduce en que el equipo juega sin un jugador durante dos minutos, sin que pueda ser reemplazado, aunque después puede entrar otro.

Las tácticas

Las tácticas más comunes de juego implican tres tipos de alineaciones de los jugadores. La 1-3-3, basada en defensa y ataque, sin líneas medias, es la mejor para aprender a jugar al fútbol rápido. También son muy utilizadas la que forma alineaciones de 1-3-1-2 jugadores, que une una defensa amplia con un rápido sistema de contraataque, y la de 1-3-2-1, que prima la estrategia defensiva.

Orígenes

El fútbol rápido se inventó por aficionados, en los años sesenta del siglo veinte, en el centro del continente europeo -con el nombre de “five a side”, fútbol cinco, y propagándose con rapidez en países americanos como México, Uruguay, Argentina o Chile, y sobre todo, en Estados Unidos. Sin embargo, en 1986 la FIFA, la Federación Internacional de Fútbol Asociación, eliminó normas fundamentales de este tipo de fútbol, como la grama sintética y el vallado que cercaba la cancha, creando el fútbol sala, con normas tomadas del balonmano y el baloncesto.

El fútbol rápido se siguió jugando pero sus organizaciones se desmarcaron de la FIFA y crearon su propia organización internacional, la Federación Internacional de Fútbol Rápido (la FIFRA), fundada en 1992 en México. En Estados Unidos ya en los años setenta surgió la primera liga profesional, la MISL, la Major Indoor Soccer League, o Gran Liga del Fútbol de Interior (como es sabido, en Estados Unidos al fútbol a once se le denomina soccer). Esta liga desapareció unos años después, siendo creada otra, la Continental Indoor Soccer League (CISL), o Liga Continental de Fútbol de Interior.

Jugadores famosos

El fútbol rápido se ha extendido por muchos países de América de habla española gracias a que lo practican y lo promocionan jugadores famosos como Iván Zamorano, Diego Maradona, Alejandro Mancuso y otros que lo juegan después de haberse retirado.

Ahora mismo hay ligas de carácter profesional en bastantes países: en España, Estados Unidos, México. Holanda, Reino Unido, Australia, Brasil, Canadá, Colombia y Guyana, y se juega en otros como Chile, Argentina, Hungría…

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.