La natación es uno de los deportes más demandados hoy en día debido a su versatilidad y la gran cantidad de opciones que aglutina. Además, se realiza dentro del agua y permite relajarse a la vez que tonificar todos y cada uno de los músculos del cuerpo. Puede ser un excelente pasatiempo para mantenerte fresco en verano.

¿Por qué optar por la natación?

Existen numerosos motivos por los que elegir la natación como deporte para practicar. Por un lado, es ideal para todo tipo de personalidad. Si eres más sociable es perfectamente compatible nadar en grupo y comentar la jugada entre serie y serie. En cambio, si te gusta más ir a tu aire y eres más independiente, también puedes entrenar solo y sin nadie que te moleste. Cuentas con muchos tipos de ejercicios y disciplinas diferentes que se realizan dentro del agua, que van desde los típicos métodos de entrenamiento de natación basados en los estilos, así como el aqua-jogging entre otros. Todo entrenamiento es personalizable a la forma física de aquel que lo quiera practicar. No olvides que tus marcas son las que mandan y, por tanto, tu objetivo será bajarlas regularmente. El ritmo, sin embargo, lo puedes elegir tú mismo.

En una vida completamente estresante, y muy acelerada, el agua puede ser la vía de escape perfecta. Un sitio donde olvidar de la rutina, relajarse y sacar adrenalina mientras practicas un deporte ideal para ello como es la natación. Es uno de los deportes menos lesivos que existen y, por ello, es apto para realizarlo a cualquier edad, ya sean niños pequeños o personas mayores. Al ser de bajo impacto es muy recomendable para las articulaciones. Incluso, te sentirás especialmente bien después de realizar una intensa sesión de natación. Según los estudios científicos, nadar ayuda a liberar endorfinas en el torrente sanguíneo, o lo que es lo mismo, la conocida hormona de la felicidad. A nivel físico, la natación incluye todos los músculos del cuerpo  y se calcula que media hora nadando en estilo libre a un ritmo medio puede llegar a quemar hasta 255 calorías. Después puedes jugar en la piscina.

La posibilidad de realizar natación en un centro con piscina climatizada abre el abanico de posibilidades y permite practicar este deporte durante cualquier época del año, sea verano con un calor abrasante o invierno con el exterior nevado. Además, durante la temporada estival agradecerás poder refrescarte mientras pones a trabajar a todo tu conjunto muscular. Además de libertad temporal, también la tienes a nivel espacial. Puedes bañar en cualquier recinto que tenga agua. Puede ir desde una piscina particular en tu casa o comunidad, en un centro deportivo, o incluso en el mar o un lago. No olvides consultar la previsión meteorológica si vas a optar por la natación en aguas abiertas, ya que el viento puede ser un factor que pueda producirte sufrimiento. De hecho, es uno de los pocos deportes que es compatible con irte de vacaciones, sin que eso te suponga un coste extra. Si optas por viajar a territorios con mar, ese será tu lugar de entrenamiento mientras tu mujer y tus hijos toman el sol o se divierten en la playa. Para las mujeres, también es un deporte perfectamente compatible durante la etapa del embarazo, y ayuda a recuperarse después del parto. Así, numerosos motivos para elegir la natación como deporte para practicar.

Beneficios de realizar natación

Con todo, nadar aporta numerosos beneficios para nuestro cuerpo a todos los niveles. Si se realiza correctamente, las ganancias se empiezan a notar en pocas semanas. Los beneficios más destacados de la natación son los siguientes:

  • Mejora la salud y la calidad de vida de las personas. La natación contribuye a mejorar nuestro nivel de salud con una mejor circulación de la sangre en el cuerpo, gracias al elevado nivel de pulsaciones de nuestro corazón, y adoptando una espectacular firmeza cardiopulmonar.
  • Reduce los riesgos de enfermedades graves. Como consecuencia al punto anterior, los riesgos de contraer enfermedades que pueden ser mortales son mucho más bajos. Contribuye a mantener una presión arterial firme, y también fortalece las articulaciones reduciendo en gran medida el posible riesgo de lesiones.
  • Estimula todos los músculos del cuerpo. La gran variedad de estilos con los que cuenta la natación permite estimular todos los grupos musculares del cuerpo que van desde el pectoral gracias al crol o a la mariposa hasta los dorsales, si se aplica un estilo de natación de espalda.
  • Adopta una enorme flexibilidad. Puedes nadar en cualquier época del año, en cualquier lugar con agua y personalizar tu entrenamiento a tu gusto. Por tanto, se puede compatibilizar perfectamente con tu vida laboral y familiar al mismo tiempo, sin dejar de llevar una rutina regular.

Pese a que es una disciplina donde el riesgo de lesión es mucho más bajo que otros deportes, no hay que obviar que no está de más acudir a un especialista antes de empezar a nadar. Por ello, visitar a tu médico de confianza te permitirá recibir un análisis detallado de tu forma física y de tu historial médico, y así preparar mucho mejor tu futuro entrenamiento.

Inconvenientes que puede producir la natación

Pese a que la natación cuenta con muchísimas ventajas, también tiene algunas contraindicaciones que son necesarias conocer para prevenir en según que casos. Hablamos de una actividad física, y pese a realizarse en el agua, el riesgo de lesión existe y es totalmente real. Por un lado, la natación es mucho más que tirarse al agua y empezar a moverse ya que se debe seguir una técnica adecuada y muy curada. Para ser efectivo en este deporte se necesita una correcta mobilidad en los brazos, especialmente en los hombros, además de la espalda y las piernas. En este ámbito, las lesiones no son aquellas que se notan al producirse. Suelen ocurrir más las denominada microrroturas, que se van generando poco a poco hasta empezar a hacerse efectivas. Incluso, la natación es recomendada como un deporte para aquellos que quieren recuperarse de una lesión. Sin embargo, es necesario ser muy preciso con la lesión que se sufre. Algunas como la cifosis o una hernia discal pueden encontrar a nadar algo contraproducente.

Tampoco hay que pasar por alto los riesgos que conlleva el medio acuático. Algunos se desenvuelven como pez en el agua, nunca mejor dicho. Otros, en cambio, pese a que la piscina pueda ser climatizada tienen una enorme facilidad para coger resfriados y sufrir de anginas. Por tanto, deberán taparse y cuidarse durante los momentos posteriores a salir de la piscina. Este medio, además, también puede provocar problemas higiénicos que pueden acabar siendo graves. En las piscinas donde acuden muchas personas, es preciso utilizar medidas de prevención como el uso de gorros baño, gafas de buceo e incluso tapones en las orejas. Los hongos están al orden del día en las piscinas publicas, por lo que también deben usarse zapatillas de baño para moverse por el recinto. Todo lo necesario para divertirte en la piscina.

Con todo, la natación es un deporte recomendable para todos los públicos que se puede practicar durante todos los momentos del año en cualquier lugar con agua. Tiene la particularidad que es especialmente poco lesivo, por lo que las articulaciones sufren realmente poco. Sin embargo, no está de más tomar las precauciones necesarias de cualquier otro tipo de deporte para prevenir la aparición de posibles lesiones.

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.