Contenido del Artículo

En este planeta existen dos tipos de personas, los que llevan una vida totalmente sedentaria, que se excusan diciendo que lo que les gusta ejercitar es el cerebro y que tienden a ser más intelectuales, y los que les gusta practicar algún tipo de deporte. De hecho, apartan el tiempo, de entre sus actividades diarias, para realizar ejercicios o simplemente salir a caminar.

Cada quien defenderá su preferencia, lo cierto es que, para que las cosas marchen bien, es necesario que haya un equilibrio. No podemos obviar esa parte de nuestras vidas, pero tampoco debe ser el centro de ella.

Los médicos concuerdan que, para tener una vida saludable, es necesario tener actividad física. Incluso, aquellas personas que desean bajar de peso, mejorar sus articulaciones o aliviar sus dolores musculares, deben incluir una rutina de ejercicios en su agenda personal. Ya que hacerlo mejorará su salud y los hará sentir revitalizados.

Uno de los deportes, o más bien disciplinas, que ha cobrado auge entre el público en general es el yoga. Practicar yoga no solo mejora su rendimiento físico, sino que también ayuda a las personas a llenar esa necesidad espiritual innata del ser humano.

Cada vez son más los que apuestan por este estilo de vida más relajado. No les toma mucho tiempo realizarlo y los beneficios son perdurables al paso del tiempo. Tampoco existe un requisito en cuanto a la edad para practicarlo, el sexo o la frecuencia. Eso lo determinará cada persona, según sus circunstancias particulares.

Ahora bien, en vista que practicar yoga se ha convertido en casi una moda, convendría preguntarse ¿hay algún beneficio en hacer yoga? ¿Para qué sirve? ¿Sería recomendable practicarlo? El día de hoy te estaremos ayudando a encontrar las respuestas a estas y otras de tus preguntas.

Instrucciones

La palabra Yoga proviene del sánscrito y se traduce como esfuerzo o unión. Se trata de una serie de disciplinas físicas y mentales que tuvieron su origen en la India, cuyo objetivo es lograr alcanzar la perfección espiritual y la unión con lo que se considera absoluto, ya sea el universo o un ser divino.

También se encarga de promover el pleno dominio del cuerpo y una mayor capacidad de concentración. Por otra parte, también es considerada como una disciplina que ayuda a integrar el alma con Dios, razón por la cual es buscada por aquellos que desean desarrollar una mayor conciencia espiritual.

Ahora bien, existen muchos beneficios de practicar esta disciplina. A continuación estaremos mencionando algunos de ellos.

Para qué sirve el yoga

Por ejemplo, uno de los principales beneficios de esta disciplina es que ayuda a mejorar nuestra aptitud física y la salud. Ya que estar sano no se considera simplemente no tener alguna enfermedad, sino más bien está relacionado con la expresión dinámica de la vida.

Ayuda a alcanzar una buena condición física pero también a lograr un equilibrio mental y emocional.

Por otra parte, contribuye a la pérdida de peso. Ejercicios como el saludo al sol, acompañado de una técnica correcta de respiración, ayudan a perder peso. Además, con el paso del tiempo, quienes practican yoga se vuelven más consientes sobre el consumo de ciertos alimentos y el momento más adecuado para hacerlo.

También ayuda a aliviar la tensión y las contracturas de espalda, cuello y articulaciones, causadas por el estrés diario, debido a que se trata de un método natural para deshacerse de esos malestares. Esto, gracias a las diferentes posturas y a los pranayamas que son muy eficaces para liberar el estrés.

Si estás en la búsqueda de la paz interior, entonces el yoga es una buena opción para ti. Si lo practicas acompañado de meditación, no necesitarás vivir en un lugar sereno y natural, ya que habrás encontrado la manera de aquietar una mente abrumada.

No es secreto para nadie que practicar yoga, con un ritmo constante, ayuda a conseguir un cuerpo fuerte, saludable pero también flexible. Gracias al yoga podrás estirar, tonificar y fortalecer los músculos de tu cuerpo. Además de mejorar tu postura, en caso de tener problemas de espalda.

Luego de practicar de forma ininterrumpida la técnica del yoga, podrás notar que tu capacidad intuitiva mejora notablemente, esto sin tener que hacer un mayor esfuerzo. Lo cual será de mucho provecho para ti, ya que te ayudará a tomar mejores decisiones y a afrontar las situaciones tensas con una mejor actitud.

El yoga también mejora tus relaciones personales, porque te ayuda a ser más tolerante y paciente. Además ayuda al aumento de tu energía. Quizás más de una vez te has sentido agotado, a veces esto se debe más a un plano mental que físico. El yoga puede ayudarte a restituir esa energía perdida.

Como ves, son muchos los beneficios. Ahora bien, ¿qué necesitas para practicarlo?

Que Necesitas

Para practicar yoga, no necesita de muchas cosas materiales. Bastará con que tengas lo básico que es una buena colchoneta o esterilla. Te será de mucha utilidad si quieres practicar yoga en tu casa, en la escuela o en algún lugar abierto.

Su propósito es que puedas estar más cómodo y que no te lastimes la espalda al realizar diferentes posiciones.

Si decides practicar yoga en alguna escuela, tal vez te pidan accesorios como correas de yoga, que facilitan los estiramientos, si no tenemos demasiada flexibilidad, y también los bloques de yoga, que son pequeños ladrillos de corcho, utilizados para facilitar algunas posturas.

Para qué sirve el yoga

En cuanto a la vestimenta, no debes ir de compras simplemente para tener algo que ponerte. Puedes revisar tu armario y ver si tienes ropa cómoda, como mallas, pantalones anchos, un top, etc. Lo importante es que tengas la libertad de realizar todos los movimientos necesarios.

Algunas personas prefieren la ropa ajustada, ya que les estorba menos y le permite ver al instructor si la postura que han adoptado es la correcta, o si deben mejorar la extensión de las extremidades, entre algunas otras observaciones.

Si por vergüenza, tiempo o comodidad, prefieres hacer yoga desde tu casa, es importante que tengas un espacio amplio para poder realizar los ejercicios de manera correcta, y para evitar golpearte accidentalmente.

Este espacio también debe estar libre de interrupciones. Preferiblemente debe ser callado y sosegado, con una temperatura agradable, que no te haga transpirar demasiado pero que tampoco te incomode el frío.

También necesitarás ajustar tu horario a tus nuevas necesidades. Si has hecho un horario, en el que incluyes tus prácticas de yoga, no debes permitir que otros asuntos te impidan cumplir con la rutina que te has establecido.

Recuerda que pasa poder ver los beneficios del yoga, es importante ser constante. De lo contrario, el proceso será más tardío. Incluso, podría convertirse en una carga para ti. No queremos eso.

Si lo prefieres, busca la compañía de otra persona. Esto te ayudará a realizar ejercicios con mayores exigencias físicas. Además, te permitirá tener una mejor interacción con las personas que están a tu alrededor.

Recuerda que no solo se trata de las diferentes posiciones, debes apartar un espacio de tiempo para la meditación. Lo cual va a contribuir a tu salud mental y emocional.

Ahora, toma en cuenta algunos de los siguientes consejos.

Consejos

A fin de disfrutar plenamente de la experiencia del yoga, es necesario que tomes en cuenta los siguientes consejos. Por ejemplo, si decides ir a una escuela especializada, lo más recomendable será que lleves tu propia esterilla, ¿por qué?…

Podrás sentirte más cómodo a la hora de practicar los ejercicios. Quizás sientas un poco de escrúpulos al apoyar tu cara en la esterilla, porque anteriormente fue utilizada por otra persona y, como algunas posiciones requieren mucho esfuerzo físico, es muy probable que hayan transpirado y sudado la esterilla.

En cambio, si llevas tu propia colchoneta, no estarás pensando en nada de eso, y estarás más relajado.

Por otra parte, a la hora de comprarla, no puedes escoger cualquiera. Debes buscar una con características especiales. Su grosor debe ser de unos 3 o 4 milímetros. Esto es suficiente para separarnos del piso y para darnos equilibrio a la hora de hacer asanas o posiciones de equilibrio.

También es recomendable que sea ligera y fácil de transportar, por si deseas llevarla fuera de casa, y el material debe ser resistente para que pueda durarte muchos años, de ser posible.

En cuanto a los ladrillos, estos deben ser de corcho o espuma y son muy importantes, ya que facilita realizar o mantener ciertas posiciones.

El yoga es una disciplina que no se puede practicar si estás apresurado. No lo hagas a las carreras. Tómate el tiempo necesario para relajarte. No se trata simplemente de una obligación a seguir, más bien es un momento para ti. Para reencontrarte contigo mismo, para crecer como persona. Ese proceso no es algo que pueda apresurarse.

A la hora de ir a la clase, procura siempre estar en los puestos delanteros. Quizás esto pueda darte un poco de vergüenza, sin embargo, ten presente que en el yoga cada quien está pendiente de sí mismo.

Además, en la parte delantera, podrás escuchar mejor las instrucciones de tu maestro y observar mejor la forma en la que se coloca para realizar cada ejercicio. Sin duda, podrás sacarle mayor provecho.

Es importante que no te exijas demasiado. Cada quien tiene capacidades diferentes, no te compares con los demás. Verás que, con la práctica, llegas a convertirte en todo un experto en menos de lo que canta un gallo.

Si tienes dudas en particular, pregunta. De esa manera le sacarás el mayor provecho a tus clases de yoga.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.