Pilates, 5 movimientos que te ayudarán a correr más rápido

Pilates es un excelente ejercicio para tonificar tu cuerpo, mejorar tu flexibilidad y fuerza muscular. Un gran número de personas en todo el mundo confían en los beneficios para la salud de realizar pilates con regularidad. No solo esto, pilates también ayuda a aumentar tu rendimiento en todos los deportes y actividades físicas. Ya sea que te guste correr, jugar fútbol, ​​tenis o cualquier otro deporte, incluir esta forma de actividad física puede mejorar tu rendimiento en el campo. Estos son los 5 movimientos de pilates más importantes que pueden ayudarte a correr más rápido.

1- Elevantamiento de piernas lateral

Acuéstate sobre tu lado derecho sobre la colchoneta de Pilates. Tu cuerpo debe quedar completamente recto, asegúrate de comprobar que tu cabeza no quede ni mas alta ni más baja que los pies. Exhala y tira de los músculos abdominales hacia adentro y levanta suavemente la pierna izquierda de la parte inferior de la pierna. Levanta la pierna lo más alto que puedas. Pero no muevas la pelvis. Has una pausa de unos segundos y lleva la pierna hacia atrás. Repite esto de 10 a 15 veces y luego cambia de lado y realiza el mismo movimiento con la otra pierna.

2- Elevación de piernas en decúbito prono

Acuéstate en el suelo cómodamente boca abajo. Coloca ambas manos debajo de la frente con las palmas hacia abajo. Involucrando tu músculo abdominal, aprieta suavemente tus músculos centrales. Manteniendo las rodillas rectas, levanta lentamente la pierna izquierda del suelo. Manten la pierna en el aire durante 5 segundos y luego lentamente llévala de regreso al piso. No gires la espalda o la pelvis mientras levantas la pierna y sigue respirando. Repite el mismo movimiento con la otra pierna.

pilates-correr-rapido

3- Puente de la Marcha

Acuéstate cómodamente de espaldas con los pies ligeramente separados entre sí y las rodillas dobladas. Tus brazos deben descansar a tu lado. Empuja los talones hacia el suelo y levanta la pelvis para llevar las rodillas, la pelvis y los hombros en línea recta (postura del puente). Ahora, manteniendo esta postura, levanta la rodilla derecha hacia el pecho (levántala lo más que puedas). Luego bájala lentamente y repite lo mismo con la otra pierna. No permitas que la pelvis se doble mientras levantas y bajas las rodillas. Repite este ejercicio de 10 a 15 veces.

4- Puente de hombros con patadas

Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies separados a la altura de las caderas. Aprieta los músculos centrales, presiona los talones contra el suelo y levanta la pelvis y las caderas del suelo para colocar las rodillas, las caderas y los hombros en una línea recta (postura del puente). Ahora levanta el pie izquierdo del piso y extiende la pierna en un ángulo de 45 grados y luego muévela hacia arriba tanto como puedas. No dobles las rodillas mientras lo haces. Has una pausa de 2 a 3 segundos, exhala y baja suavemente la pierna para colocar el pie en el suelo. Baja la cadera hacia atrás en el piso para mantener la estabilidad del cuerpo. Repite lo mismo con la otra pierna.

5- Alcance de oposición

Para empezar, ponte sobre tus cuatro rodillas: las manos deben estar alineadas con los hombros y las rodillas alineadas con las caderas. Estira el brazo izquierdo frente a ti y la pierna derecha en la parte posterior. Mientras lo haces, manten  la pelvis y el torso quietos y tu columna vertebral debe estar neutral. Exhala y activa los músculos abdominales para llevar la pierna y el brazo a la posición inicial. Repite lo mismo con la otra pierna y mano.

pilates-correr-rapido

Algunos mitos que debes vencer antes de hacer Pilates

Ponerse en forma y hacer ejercicio es un tema muy amplio; puede resultar muy confuso y abrumador delimitar lo bueno de lo malo y, en cierto modo, evitar que aproveches los verdaderos beneficios de un entrenamiento. Todos hemos sido víctimas de estas mentiras y mitos. Sin embargo, lo que no nos damos cuenta es que eliminar estos pequeños conceptos erróneos puede hacernos más fuertes, más inteligentes y, sin olvidar, más en forma en poco tiempo. Éstos son algunos de ellos:

Eres demasiado mayor para hacer Pilates

Muchas personas renuncian a ejercitarse después de una cierta edad, considerando que sus cuerpos no son lo suficientemente «capaces» de levantar pesas o someterse a presión. Esto es absolutamente falso. Por el contrario, el ejercicio puede revertir muchos problemas de estilo de vida, retrasar el envejecimiento o mejorar la salud de los adultos mayores que padecen enfermedades crónicas. Si te preocupa lastimarte, recuerda que existen regímenes de ejercicios y programas de entrenamiento adecuados para todas las edades que pueden beneficiar a tu cuerpo. Por lo tanto, cuando se trata de hacer ejercicio, la edad nuevamente es solo un número.

No puedes hacer Pilates si no estás bien

La mayoría de nosotros pensamos que cuando estamos «enfermos», también estamos enfermos para hacer ejercicio o movernos. Según los expertos, esto es parcialmente falso. Sí, tu cuerpo puede estar cansado o agotado, pero eso no significa que no puedas realizar actividad física. El ejercicio también puede hacer que te recuperes más rápido. Si bien debes abstenerte absolutamente de exagerar, puedes intentar experimentar con tu régimen, relajarte y hacer ejercicios al mismo tiempo. No te esfuerces, pero no te tomes un descanso por completo.

Necesitas hacer Pilates durante un mínimo de una hora

Nuevamente, si has estado pensando que hacer una hora de ejercicios cada día, sin falta, dará resultados, piénsalo nuevamente. No siempre es necesario hacerlo. De hecho, los estudios han demostrado que reducir tu ejercicio y el tiempo que pasas haciéndolo realmente puede ayudarlo o arruinarlo.

Para empezar, un estudio de una universidad con sede en Canadá descubrió que un minuto de entrenamiento por intervalos garantiza más o menos los mismos beneficios para tu cuerpo que una sesión de jog rigurosa de 45 minutos. Incluso participar en las tareas domésticas habituales o sacar provecho de las actividades que requieren estar físicamente activos,  pueden aprovecharse como un régimen de ejercicios y, finalmente, también podrán beneficiarte.

¿De pie todo el día? No cuenta como ejercicio

Todos pasamos nuestros días probablemente moviéndonos y siendo físicamente activos, pero descartamos estar de pie cómo ejercicio, pensando que no sirve de nada. Este es un mito que debes eliminar. Si bien es posible que en realidad no te ayude a quemar la misma cantidad de calorías que un régimen intensivo, todos estos pasos en realidad te permiten mejorar tu bienestar físico a largo plazo, lo que significa que estarás en una mejor posición para hacer ejercicios o Pilates que los que llevan un estilo de vida más sedentario.

Dolor y ganancia van de la mano

Los ejercicios y las rutinas de entrenamiento tienen que ser increíblemente duros y dolorosos, ¿verdad? Algunas personas en realidad tienen miedo de hacer ejercicio, pensando en el dolor que sigue a una intensa sesión de ejercicio. Si crees en esta filosofía, simplemente estás ignorando los otros beneficios positivos que el ejercicio tiene para ofrecer y te estás preparando para expectativas poco saludables. Mientras te ejercites de la manera correcta, de una manera moderada a intensa, no siempre te prepararás para experimentar los efectos no tan agradables de hacer ejercicio.

Desde tu experiencia personal: ¿Qué piensas de hacer Pilates y de estos mitos que frenan a muchos a comenzar a ejercitarse? Déjanos un comentario para debatir sobre el tema.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.