Todos en algún punto de nuestra vida hemos sentido el dolor de una contractura muscular. Echarse la mano al cuello, los hombros o los lumbares por sentir esa tensión o presión que en muchos casos es insoportable y preguntándonos. ¿Acaso hice mal un ejercicio en el gimnasio? ¿No me estaré alimentando o reposando lo suficiente? en son de hallar una respuesta a tal dolor. En este artículo explicaremos el origen, tipos, prevención y de más puntos relacionados a esta dolencia física.

Te invitamos a leer el artículo completo si deseas nutrirte de información importante respecto al tema, bien sea para conocer cómo lidiar con el dolor que sientes o para aconsejar a un colega. Sea quien sea el paciente conocer que hacer te resultará de gran utilidad.

Si el tema tratado es de tu interés, prueba leer «6 Deportes de Fuerza«.

¿Que Produce una Contractura Muscular?

La respuesta a esta pregunta resulta clave antes de proseguir con el resto del artículo, principalmente porque para hallar una solución a un problema. Lo primero es conocer cuál es su origen o mejor dicho, que lo ocasionó. Las contracciones musculares se producen por el aumento de tensión en el músculo que en consecuencia genera un acortamiento de sus fibras.

Otra razón por la que se produce una contractura muscular es al aumento de la masa muscular. O el cambio de ritmo de trabajo, lo que quiere decir que cuando el músculo pasa repentinamente de un estado de reposo a uno de trabajo sin previo calentamiento o proceso de adaptación. El músculo será propenso a sufrir una contracción muscular.

contractura muscular

Cuando la tensión es persistente, dolorosa y también involuntaria, se le conoce como contractura.

¿A qué edad se es más propenso a sufrir una contractura muscular?

La verdad es que no hay una edad fija a la que las contracciones musculares se hagan presente. Sin embargo se pudiese decir que los adultos jóvenes (de 20 años en adelante) tienen que tener más precaución ante este problema debido a que frecuentan una vida más ajetreada o acelerada. Donde el constante ejercicio y fatiga muscular pueden generar una contractura muscular.

Es común que los jóvenes lleven una vida más competitiva o practiquen algún deporte, lo que es igual a soportar una mayor carga de tensión en los músculos. Es probable que también te surja la duda de si el sexo o género de la persona afecta en algo.

Cuando se trata de debilidad a ser más propenso a sufrir una contractura muscular no existe alguna diferencia, es decir. Ser chico no te hace más propenso a sufrir de contracturas musculares, pero si hay partes del cuerpo que comúnmente tienden a sufrir más de una contractura muscular  según seas chico o  chica.

Los especialistas señalan que para el caso de los varones jóvenes tienden a sufrir de contractura fascia lata, isquiotibial y por la zona dorsal. Mientras que para el caso de las mujeres jóvenes se es más frecuentes sufrir una contractura en la zona del diafragma, los hombros o la cervical.

¿En los Niños También se Produce una Contractura Muscular?

Tal y como mencionamos anteriormente las contracturas musculares pueden producirse a cualquier edad. No existe un límite establecido o un rango de edad. Lo que quiere decir que un niño también puede presentar este tipo de dolencias. El tipo de contracturas más comunes que sufren los niños, especialmente en estos tiempos que corren son las contracturas cervicales.

Se hace llamativo este caso de niños en edades escolares yendo a consulta por contracturas en esa zona cervical. Debido a que se someten a largas sesiones de juegos en una posición incómoda para el cuello.

Con esto no queremos decir que este mal que se distraigan jugando a los videojuegos pero sí resulta importante cerciorarnos de que nuestros hijos mantienen una postura cómoda cuando juegan. Una posición donde la cervical no se vea soportando cierta tensión.

Otro causante de las contracturas musculares en los niños puede deberse a la mala alimentación. Es un hecho que no mantener una dieta balanceada y adecuada puede convertirse en el causante de una infinidad de problemas en la salud y las contracturas musculares no están exentas de ello.

Los Tipos de Contracturas Musculares.

Realmente no existe una clasificación para las contracturas musculares, pero si se les puede nombrar según cual sea el causante u origen de la dolencia. Ya que estas se pueden generar de diversas maneras, si bien las más comunes y «originales» son las producidas por el esfuerzo físico o malas posturas. Existen otros tipos de causantes para una contractura muscular. Los cuales detallaremos a continuación…

  • Contracturas por Hipotonía. Es probable que conozcas a este tipo de contracturas como «Espasmos Musculares» estas se dan por el excesivo esfuerzo físico. Cuando el músculo se encuentra en un punto el que está muy debilitado pero le exigimos una contracción más fuerte. Hay que tener especial cuidado con ellas por que pueden convertirse en un desgarro muscular.
  • Contracturas Defensivas o Post-traumáticas. Ante un accidente o fuerte impacto al que se vea expuesto nuestro cuerpo, el cerebro mandará una señal a los músculos adyacentes a la zona afectada, volviéndose rígidos y con el fin de proteger las estructuras sensibles. Cabe mencionar que por ser reacciones naturales del cuerpo este tipo de contracturas se suelen sanar prácticamente solas luego de haber transcurrido entre 48 a 72 horas. Un ejemplo de este caso serían las contracturas cervicales.
  • Contracturas por Deshidratación. Estamos ante el tipo de contracturas menos peligrosas, pero a su vez uno de las más comunes en países europeos. Son contracturas generadas por el excesivo consumo de bebidas alcohólicas que a la larga, generan rigidez cervical y un dolor al movimiento.
  • Contracturas Posturales. Los típicos nudos en el cuello que en varias ocasiones solemos sentir, entran en esta categoría. Este tipo de contracturas se generan por una mala postura o bien gestos físicos mal hechos. El dolor en muchas ocasiones es leve y no suele significar un impedimento para continuar las labores cotidianas.

Estos son los «tipos» de contracturas musculares más comunes que existen. Como pudieron darse cuenta existen varias maneras de sufrir esta dolencia, aunque la gran mayoría está vinculada al esfuerzo físico o posiciones donde se someta a una carga considerable de tensión en el músculo.

Tratamiento y Prevención para las Contracturas Musculares.

Las medidas preventivas son bastante claras, una de ellas es evitar la fatiga muscular exigiendo más de lo debido a nuestro cuerpo cuando este ya se encuentra en su límite. Aunque no necesariamente se tiene que vivir una vida física activa para ser propenso a las contracturas musculares. Muchos oficinistas terminan la jornada laboral con dolores debido a que sostienen una postura incómoda (mayormente afecta al cuello). Para este tipo de casos lo mejor es tomar pequeñas pausas para estirar y relajar el músculo.

posición incomoda

Si eres una persona que practica algún deporte, recuerda siempre realizar un correcto estiramiento antes de empezar el entrenamiento. Muchos tienden a subestimar la importancia del calentamiento, pero te sorprendería saber lo beneficioso que resulta para tus músculos. Especialmente cuando estas apunto de someterlos a una rutina de entrenamiento intensa.

Si se siguen ese tipo de medidas preventivas no hará falta recurrir algún tratamiento extra, sin embargo si ya se presentan los dolores frecuentemente y estos se encuentran acompañados de una inflamación. Lo mejor es tomar medidas farmacológicas bajo una prescripción médica.

Si el artículo te ha sido interesante, prueba leer el siguiente sobre «Cómo Afrontar una Duatlón«.

 

¿Te ha gustado?