El tono muscular es la tensión parcial o residual de nuestros músculos. Es decir, es la capacidad contráctil continua y pasiva que tiene cada uno de nuestros músculos. Esa que permite que podamos mantener nuestra postura cuando estamos despiertos. Pero que se relaja cuando dormimos y descansamos. Para ello, es necesaria la acción motora refleja de nuestro sistema nervioso. La cual mantiene a nuestra musculatura en estado de parcial contracción. A través del control constante de impulsos nerviosos. Al mismo tiempo que activa el llamado reflejo miotático, de estiramiento u osteotendinoso. El cual es todo un mecanismo reflejo medular. Pues, involucra  la actividad motora de nuestras fibras musculares. En combinación con la de las terminaciones nerviosas sensitivas que las inervan. Por lo que implica la función de estiramiento neuromuscular.

Así, que el tono muscular o parcial contracción de nuestra musculatura es mantenida por impulsos inconscientes. Los cuales son provenientes de nuestro sistema nervioso. Por eso, nuestro cuerpo va a responder de forma automática ante el estimulo de estiramiento. O bien, cuando sufrimos de algún tirón abrupto. De ese modo, este acto reflejo nos ayuda a que mantengamos el equilibrio.

Además de que nos ayuda a protegernos ante el peligro. Puesto que cuando ocurre el brusco estiramiento de las fibras de un músculo hay una respuesta a un estímulo. Porque ese mismo músculo genera una respuesta motora de acortamiento de sus fibras. Lo que desencadena el único reflejo de tipo monosináptico que tenemos. Es decir, que es el más simple de nuestros reflejos. Porque tiene una sola sinapsis. La cual se da entre neuronas aferentes y neuronas eferentes. De esa manera el impulso viaja desde una neurona de tipo motor. Luego, es regresado a través del músculo efector. A partir de donde se genera una respuesta.

¿Para qué nos sirve el tono muscular?

Nuestros músculos son órganos constituidos de fibras con propiedades de contractilidad. Los cuales se encuentran asociados a las estructuras óseas, viscerales y de tejidos de nuestro cuerpo. Por ello, el tono muscular nos ayuda a que podamos mantener nuestra postura corporal. Ya que, es la tensión de nuestros músculos en estado de reposo. Por eso, el tono muscular se disminuye o se relaja si nos dormimos. Pero aumenta si estamos activos o despiertos. De tal forma que el tono muscular nos sirve para:

el tono muscular

  • La regulación y el mantenimiento de nuestra estructura corporal. Tanto en estados de reposo como durante los diferentes movimientos. No obstante, en el reposo se valen del reflejo miotático. Además de sus unidades motoras.
  • Participar durante el estado de contracción. El cual depende también de impulsos nerviosos que son inconscientes. Tales como los que se generan en respuesta a un tirón. Debido a que aumenta automáticamente la tensión muscular. Puesto que nuestro cuerpo necesita mantener el equilibrio. O bien, dar respuesta a una situación de peligro.
  • Adaptarnos de forma automática a cada uno de nuestros movimientos.
  • Alcanzar estados de relajación corporal y proporcionarnos descanso.
  • Mantenernos en forma. Pues, podemos mantener un buen tono muscular. Favoreciendo una figura esbelta sin sacrificios. Debido a la regulación inconsciente de nuestro sistema nervioso. El cual podemos favorecer con un poco de actividad física.

¿Dónde interviene el tono muscular?

  • El tono muscular es indispensable para la actividad de nuestros músculos. Porque hace que alcancemos un nivel de tensión determinado. Asimismo, mientras  unos músculos se inhiben, otros se relajan.
  • Determina en gran parte la consistencia de todo nuestro cuerpo. Al mismo tiempo que define nuestras capacidades físicas de movimiento. Ya que, un adecuado tono muscular nos amplía las posibilidades de desempeño cotidiano. Por un lado se debe a su relación con el sistema extrapiramidal. El cual es una red compleja de neuronas integrantes de nuestro sistema nervioso central. Formando parte de nuestro sistema motor. Por lo que está asociado a la coordinación de nuestros movimientos. Diferenciándose de los tramos de la corteza motora que atraviesan las pirámides en médula espinal. Por eso, está conformado por vías polisinápticas del sistema nervioso.
  • Interviene en todos los procesos de aprendizaje cognitivo y motor. Particularmente, cuando somos niños cuando aprendemos posturas por medio de la atención y la imitación. Así, que el tono muscular es importante para la personalidad desde temprana edad.
  • Es muy importante en nuestra vida de relación. Tanto para expresarnos y comunicarnos como para nuestro entorno afectivo en general.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestro tono muscular?

Lo mejor para que nuestro tono muscular sea firme es practicando algún ejercicio. Si nos mantenemos activos y diariamente realizamos actividad física. Entonces, podremos mantener un tono muscular adecuado. Lo ideal es que si vamos a hacernos un plan de ejercicios. Entonces, trabajemos todo nuestro cuerpo. De forma progresiva y con constancia. Por eso:

el tono muscular

  • Vayamos poco a poco

Para mantenernos activos lo primero es vencer la pereza. Empezando por concientizar que debemos poner nuestro cuerpo en movimiento. Preferiblemente con actividades que nos hagan sentir bien. Más allá de un régimen rígido y estricto de ejercitación obligatoria. Por ejemplo, es recomendable que conozcamos los músculos que queremos trabajar en un ejercicio. Ya que, podemos fortalecerlos en cadena muscular o de forma aislada. Exigiéndonos diferentes niveles de esfuerzo. Los cuales varían sistemáticamente la contractilidad de nuestros músculos. Dependiendo de la intensidad, volumen de las cargas que utilicemos y el número de repeticiones. Así mismo, de la calidad, dirección y precisión de nuestros movimientos.

  • Activemos nuestra estructura anatómica y fisiológica

Nuestros músculos están diseñados para el movimiento. Tanto para que se contraigan como para que se estiren. Incluso si se contraen isométricamente. Porque en todos los casos se está produciendo la aproximación de sus filamentos internos. Es decir, los de actina y miosina. Lo que se puede aprovechar para alargar los músculos. Inmediatamente después de una contracción sin movimiento. Consiguiendo la elongación de preferencia pasiva y asistida de los músculos trabajados. Para luego producir contracciones activas.

  • Tono muscular, fuerza y control de nuestro equilibrio

El tono muscular nos permite trabajar nuestra fuerza. Activando nuestra musculatura estabilizadora profunda. Sometiendo los músculos de la dinámica a series de repeticiones. Lo que permite adquirir y aumentar el tono muscular. Logrando mejorías en nuestra fuerza absoluta. Consiguiendo una buena adaptación neural. Además de un control neuromotor adecuado. Al mismo tiempo que nos permite reconocer nuestros propios límites internos, Comprendiendo que estos pueden variar de una persona a otra. Y de un día a otro en la misma persona.

Instrucciones

  1. Flexiones. Estos ejercicios son más completos de lo que parecen. A pesar de que por lo general se hacen para trabajar el pectoral mayor. También tienen incidencia sobre los músculos deltoides anterior y tríceps. Logrando que se contraigan los músculos trapecios, serratos y abdominales. Lo que nos brinda estabilidad en hombros, CORE y caderas.
  2. Thrusters. Se trata de un ejercicio de múltiples ventajas. Ya que, ayuda a definir todos los músculos. Poniendo en marcha movimientos globales frente a movimientos analíticos. Al mismo tiempo que es un excelente ejercicio quema grasas.
  3. Sentadilla. Podemos hacerlo sin equipamiento. Permitiendonos quemar muchas calorías. Fortaleciendo al máximo nuestras piernas. Por lo que mientras más profunda es mejor. Al igual que sus múltiples variantes.
  4. Curl de bíceps. También tiene innumerables variantes. Todas excelentes. Por lo que es recomendable que cambiemos sus combinaciones frecuentemente. Pues, contribuye a ganar tono muscular en bíceps y antebrazos. Reforzando nuestros hombros.
  5. Fondos de tríceps. No es tan sencillo como parece a veces. No obstante, ayuda a que ganemos tono muscular y volumen en los brazos.
  6. Crunch abdominal. Nos ayuda a trabajar el músculo recto del abdomen, oblicuos internos y externos. Sin embargo, es importante que dominemos bien la técnica. Si queremos los mejores resultados. Evitando lesiones de espalda.

el tono muscular

  1. Zancada con mancuernas. Este ejercicio admite varias versiones y es muy completo. También podemos hacerlo sin mancuernas. Cruzando los brazos en el pecho. Colocando las manos en la nuca. O bien, en nuestras caderas.
  2. Plancha, tabla o puente. Es un ejercicio isométrico. Ya que, somete los músculos a tensión. Sin que estemos en movimiento. Por lo que es excelente para estabilizar nuestra columna. Trabajando CORE. Concentrando nuestra sangre en determinados puntos. Por lo que no es muy recomendable para quienes sufren de tensión alta.
¿Te ha gustado?