Contenido del Artículo

Cuando uno/a tiene ganas de probar en algún momento de su vida a realizar posturas de yoga, o bien, apuntarse a una de sus clases, suelen surgir siempre, las mismas dudas. ¿pero a qué tipo de yoga me apunto?, ¿podré hacerlo yo, que soy poco flexible?, ¿no lo he hecho en mi vida… yo podré? Son las preguntas más frecuentes y sobre la primera pregunta, deciros por qué tipo de yoga decantarse es complicado… hay muchas modalidades, simplemente, deberéis saber vosotros/as mismos qué ofrecen cada yoga y probarlo en vuestras propias carnes. Sólo así, sabréis si es lo que necesitáis o lo que más os gusta.

Por si os ayuda, aquí os hablaremos del yoga de los guerreros o como también se le conoce, como el yoga ashtanga vinyasa. Ambos, son la misma modalidad.

Para poneros en situación, el nombre de Ashtanga Vinyasa viene de las palabras del sanscrito y significa (los ochos pasos del yoga). Lo que quiere transmitir y contar es, por tanto, que el yoga viene desde muy atrás en el tiempo y te lleva hacia un mundo más espiritual.

Ahora viene la pregunta del millón, la importante ¿Qué se consigue con el yoga de los guerreros o qué beneficios aporta? Con el yoga ashtanga vinyasa, se consigue conectar la parte más intrínseca de cada uno, se conecta con las energías y se consigue ganar fuerza y elasticidad. El yoga de los guerreros es el más apto para la gente principiante.

Como curiosidad, el nombre de la postura del guerrero viene también del sánscrito y se llama “virabhadrasana”. Está compuesto por las palabras “asanas” que significa, postura y por “virabhadra” que es el nombre del guerrero que, según la mitología hindú, Shiva lo envió para matar al Daksha. Ya que éste había matado a la persona que amaba.

Instrucciones

  1. Para saber las bases del yoga Ashatanga Vinyasa hay que saber que, en todas las modalidades del yoga, las posturas son las mismas.
  2. En este yoga lo que se hace es ir practicando una serie de figuras y/o ejercicios a diario. Por lo general, se suelen practicar los seis días de la semana y uno de descanso. El cómo se dividan esos días… es cuestión de si acudes a clases, lo haces por libre, tu día a día, etc. Generalmente, en muchos sitios, se realiza de seguido, de lunes a viernes y el sábado, por ejemplo, se realiza una clase conjunta con todo lo que se ha ido aprendiendo durante la semana. El otro día, se deja de descanso.
  3. Se van realizando una serie de seis ejercicios y/o series y están todas ligadas a un determinado flujo. Es decir, a la energía vital, la fuerza, el equilibrio, los canales de energía, la pelvis, la columna, etc.
  4. Como en cualquier otro yoga, la respiración juega un papel fundamental. Se tiene que sentir la respiración, inhalar, exhalar y respirar profundamente.
  5. Mientras se respira adecuadamente es importante, combinarlo con los movimientos. Es todo un conjunto.
  6. No hay que olvidar algo importante en el astanga vinyasa, la respiración, los movimientos y la mirada (el punto de focalización) serán muy importantes. Según donde se vaya haciendo la postura y se vayan hiendo los movimientos, la mirada deberá ir siguiéndola.
  7. Tendrás que saber a qué términos se refiere cuando se diga Vinyasa, que se refiere a la respiración. Y lo mismo, cuando se diga, Dristhi, que el punto de focalización de la mirada.
  8. Se puede empezar uno mismo por sí solo a practicar el yoga de los guerreros, aunque siempre es preferible y recomendado, que se haga bajo la supervisión de un profesor (con experiencia) para que éste por lo menos al principio, os de una base. Es importante realizar los ejercicios de manera correcta, la espalda siempre recta para evitar lesiones y molestias importantes, valorar vuestras capacidades, la flexibilidad, saber en que nivel estáis qué podéis hacer y también lo que no podéis hacer.
  9. No pretendáis a los pocos días, elaborar y realizar los ejercicios tan complejos que muchos hacen, pensando que es fácil y que, si ellos pueden, vosotros también. De antemano, cabe destacar, que la mayoría de esos ejercicios llevan muchísimas horas de ensayos. No son nada fáciles, requieren mucha concentración, fuerza, resistencia, flexibilidad… por tanto, intentar forzar la maquina y no valorar bien vuestras capacidades os pueden llevar directamente, a lesiones. Para la mayoría de las figuras complicadas, han llevado años poderlas realizar.
  10. Para poder llegar a realizar correctamente las series por lo general, lleva mucho tiempo y tanto como entre los dos y los años. Así que valoradlo muy bien…
  11. Las series, son los ejercicios por los que se empieza en el ashtanga vinyasa. Son seis hay siempre son los mismos.
  12. Para empezar, os harán realizar el saludo al sol (seguramente, el más conocido y lo hayáis escuchado en algún momento). Este ejercicio es la toma de contacto para calentar los músculos, espabilar al cuerpo y que no esté frío para seguir con los ejercicios.
  13. Después puede variar bastante, porque depende mucho del profesor y qué ejercicios haya elaborado para las sesiones. Generalmente, se irán haciendo por sesiones y habrá las que se tienen que practicar de pie. Son las posturas del triángulo, las del guerrero, etc.
  14. Después están las posiciones que estás sentado/a. Desde ahí, habrá posiciones de estiramiento hacia adelante, torsiones, arquearás el cuerpo, etc.
  15. Para ir terminando no olvidéis que cuesta y que no son sesiones de cuatro ejercicios… para concluir serán alrededor de doce o quince ejercicios diferentes (posturas) y aquí es donde el propio profesor, irá valorando las capacidades de cada alumno. Porque no todos, pueden permitirse realizar las mismas posturas.
  16. Entre las modalidades hay la postura del arco, la típica y más clásica muy conocida, como es la postura del loto, las invertidas, etc. Para finalizar siempre, con los de relajación.
  17. Son ejercicios que cuestan, no aptos para todo el mundo, que requieren experiencia y mucha constancia. Claro que se puede empezar sin una base, pero en ese caso, siempre es recomendable acudir a un profesor para que sea el, quien evalúe hasta donde puedes llegar y por donde empezar. Que te enseñe bien cómo se realizan las posturas, porque no son sencillas y mal elaboradas, pueden causarte molestias y dolores.
  18. Hay tres tipos de variantes en esta modalidad del yoga ashatanga vinyasa o el yoga de los guerreros, os lo contamos.
  19. En la base real de la postura del guerrero, todo va entorno a tres posturas. Éstas, se clasifican del uno, el dos y el tres pasando por el orden de los pasos del guerrero a la hora que fue a atacar (según leyenda).
  20. La primera postura sería con los brazos en posición hacia arriba, estirados y con la espalda recta. La segunda posición, es algo fantástica, porque es la posición de ataque según la mitología del guerrero. Por tanto, se imagina que está en posición de ataque. En la tercera posición, pasa a ser el guerrero en la posición de ataque, por tanto, es el momento en el que corta la cabeza a quien mató a su amor.
  21. En cualquier caso, todo lo mencionado lleva a los resultados. No sólo será necesario (como ya hemos venido avisando) de cierta o mucha flexibilidad, porque pensad que hay posturas donde los brazos se tienen que pasar por detrás de la espalda y cogerse de las manos. O bien sentados, pasar ambos brazos por debajo de las piernas, estirar a su vez éstas y sujetarse sólo con la base del cuerpo, manteniendo en todo momento, la espalda sin arquear para no sufrir dolores de lumbares o lesiones. Fácil, como veis, no es precisamente. Pero por eso requiere mucha constancia. Hay que practicar mucho, muchos meses, muchos años… para poder conseguir llegar a esas posturas espectaculares donde con sólo una mano o un brazo, se levantan del suelo y se enrollan como serpientes.
  22. Para tonificar el cuerpo en general, es un ejercicio muy apto. Trabajas muchísimo los brazos, las piernas y el abdomen. Aunque si te sobran muchos kilos, no es muy recomendable por el tema de la flexibilidad y la fuerza. Es mejor optar por algo más suave y según vayas adquiriendo experiencia y tengas fondo, ir probando con esta modalidad.

Que Necesitas

  • Una botella de agua para mantenerse hidratada/o.
  • Dos toallas. Una para el sudor y otra para colocar sobre la esterilla.
  • Una esterilla apta para el yoga, que no resbale.
  • Ropa cómoda para tener amplitud de movimiento.
  • Pantalones preferiblemente de mallas. Son pegados al cuerpo y con eso, evitareis que tropecéis, no podáis doblaros bien, estirar correctamente…

Consejos

Siempre es importante probarlo antes de decantarte por un yoga u otro. De hecho, no sabrás si éste es el yoga que más te gusta si no empiezas a practicarlo. Una semana o un par de días te bastarán para poderlo comprobar. Si éste es el yoga que más te gusta o encuentras beneficios, ganarás flexibilidad, conectarás contigo mismo/a, sentirás paz, desintoxicarás el cuerpo y ganarás mucha fuerza. Pero no es sencillo, por tanto, practicarlo unos días y decide si es el que más te conviene. En caso de no ser lo que buscabas, no tires la toalla. Simplemente, ve a por otras modalidades del yoga (hay un montón diferentes) y seguro que encuentras, la que va más contigo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.