Contenido del Artículo

Cuando se habla de la meditación y el yoga, generalmente viene a la cabeza un tipo de yoga concreto que para los que nunca lo han practicado ni tampoco están metidos en el mundo del yoga ni son yoguis, se llama hatha yoga. Es por así decirlo, el típico yoga para meditar y el que más se practica (o uno de ellos).

Cuando se practica Hatha yoga, se realizan posturas o como se llama en el mundo yogui “asanas” que aportan entre otros muchos beneficios a quienes lo practican, son las de tener mayor flexibilidad corporal, mejor concentración, más resistencia y mayor fuerza, elasticidad, más firmeza en los músculos y una mejor corrección corporal. Todo esto, a niveles generales serian lo que se consigue a nivel corporal. Obviamente, hay más factores, como los personales, la satisfacción, el bienestar, la felicidad, la complicidad, etc.

El hatha yoga se creo alrededor del siglo XV y el XVI y se basó la persona que lo “inventó” (por cierto, Suatmarama) en los ángeles tántricos. Para que os pongáis un poco en situación y sepáis un poco que significa eso de los “ángeles tántricos” hay que decir y explicar (resumidamente) que se trata básicamente de encontrar el equilibrio, el amor y el tantra. Todo esto, explorándolo uno mismo o con la pareja, dejándose llevar y encontrándose a si mismo en lo más profundo de su ser.

Si tenemos todo esto en cuenta y comentando que es un tipo de yoga muy suave (y no como pueden ser otras especialidades que son algo más intensas) se hace todavía más famoso porque lo puede practicar cualquier tipo de persona, de cualquier edad.

Instrucciones

  1. Cuando empecéis a practicar el hatha yoga deberéis saber que es un tipo de yoga muy involucrado con las transiciones. ¿Qué quiere decir esto? Que pasarán de un asana, a la siguiente y así, sucesivamente. Lo que, traducido, viene siendo, que pasa de una postura (ejercicio) a otro. No hay descansos.
  2. Algo que os enseñarán y os comentarán siempre en las clases, es que la respiración (junto con la concentración) será vital. Es muy importante respirar profundamente y hacerlo correctamente. Pensad que la respiración y la meditación son cosas que van casi de la mano.
  3. Tan importante será estar respirando en todo momento de manera correcta y adecuada, como saber meditar e intentar dejar la mente en blanco en toda la sesión. Si os lleváis los problemas mientras practiquéis hatha yoga, se notará. Se verá reflejado en las asanas y no os relajareis como sería debido.
  4. En este tipo de yoga, se centran sobre todo en la parte espiritual y corporal. Unidas ambas, ayudan a potenciar sobremanera el estado físico con esas posturas espectaculares y tan complicadas para muchos (que se necesitan muchos años de trabajo para conseguirlo y mucha concentración), unido a los gestos (muy importantes los mudras), las respiraciones que os comentábamos, los movimientos, dejar la mente despejada y libre de preocupaciones y pensamientos, el nivel de conciencia, llegar a la relajación máxima, sentirse libre y mejor.
  5. Tendréis que aprender (que será sencillo si lo practicáis con asiduidad) algunas palabras que no parareis de escuchar con el hatha yoga. Por ejemplo, las palabras más recurrentes serán: Mudras (que hace referencia a los gestos), las Bnadhas (hace referencia a las cerraduras del propio cuerpo), Pranayamas (se refiere a la respiración).
  6. Algo en lo que coinciden muchas personas (o casi todas) cuando llevan ya algún tiempo practicando yoga, es que se notan muchísimo más relajados, en paz consigo mismos y sobre todo, con los demás. Ven las cosas de otra manera. Les va muy bien desconectar de todo y de todos mientras practican yoga, sienten paz, no piensan en nada, se superan a sí mismos día a día con la practica de nuevas o más complicadas figuras, se sienten más sanos, más ágiles, sin dolores o muchos de ellos les va desapareciendo con el tiempo a nivel de músculos y elasticidad.
  7. Cuando realicéis diferentes movimientos o ejercicios (llamados asanas) os daréis cuenta de que movéis prácticamente todo el cuerpo o que por lo menos, en la mayoría de ellos, se pondrán en marcha muchos y diferentes partes de los músculos donde empezaras a trabajarlos y fortalecerlos. Cuando se empiece con una base nula, iréis de más a menos, poco a poco. No queráis forzar la máquina y empezar con figuras muy complejas porque os resultarán no sólo imposible de realizar, sino que seguramente, acabareis por lesionaros.
  8. Notareis con la practica del yoga si conseguís respirar adecuadamente (no es fácil, pero con paciencia y tranquilidad y mucha constancia, podéis conseguirlo) libraros de muchísimo estrés, por no decir, de todo.
  9. Cuando avanzas con el yoga, llegas a un nivel de puro contacto con tu “yo” interior. Te conocerás mucho mejor, te escucharás, te relajarás, verás las cosas desde otro prisma y sólo cuando empiece a ocurrir eso, sabrás que eres un yogui y que como ellos lo llaman, has unido tu (ha) y tu (tha).
  10. Algo que debe quedarte claro cuando decidas empezar con el Hatha yoga es su filosofía. En este tipo de yoga, se combina el mundo holístico. Es decir, harán combinación de la parte física con todo el ejercicio de los movimientos y los ejercicios con la parte más yogui que se dice (yóguica) que son los mudras y se hace un gran binomio con la parte espiritual. Tanto espiritual, como relajación, meditación y sin faltar, la respiración.
  11. Si quieres estudiar un poco más la filosofía del yoga y saber por donde empezar, lo primero que se te enseñará serán las diferentes etapas o ramas que tiene. Es decir, deberás saber y conocer que hay un total de cinco tipos o caminos hacia el Yoga como tal. Esas cinco variantes son, raja yoga, bhakti yoga, jnana yoga, karma yoga y el hatha yoga (del que estamos hablando). Por supuesto, cada rama significa una cosa y tiene su significado. Os lo contamos muy brevemente.
  12. El bhakti yoga, hace referencia al amor. El jnana yoga, significa el conocimiento y la sabiduría. El raya yoga, es la mente. El karma yoga, es el amor hacia los demás, pero de manera desinteresada. Y el hatha yoga, hace referencia a la parte del ejercicio, el estado físico.
  13. Intenta siempre, si quieres realizar el hatha yoga de verdad, que este sea el original y no el que cada vez, parece ser que abundan más en las salas de los gimnasios. El original, el verdadero, es lo que hemos contado. La combinación no sólo de la parte física (que claro que es importante), sino también de la parte mental y por supuesto, de la respiración. Si os dais cuenta, que prácticamente estáis con ejercicios, con la parte física y que apenas hay de lo demás, no estáis haciendo el hatha yoga. Que no os engañen.
  14. Una de las preguntas más frecuentes siempre es la misma: ¿puedo realizarlo yo? Dependiendo de las edades. Y la respuesta es que prácticamente la misma, sí. La ventaja es que lo puede realizar cualquier persona, obviamente, dependerá del estado físico, poder hacer más o menos asanas o más o menos complicadas. Pero todo el mundo puede practicarlo.
  15. El hatha yoga viene de la India y los fundamentos dicen claramente que lo más importante, es la respiración y el nivel de conciencia.
  16. Las posturas más famosas y que más se practican con el hatha yoga son las de la cobra, la postura del camello, la del saltamontes, la del arco, la del triángulo, la del árbol la del niño, la pose del cadáver, la postura de loto, etc.
  17. Si os preocupa saber cómo serán las sesiones y/o clases de yoga, no os preocupéis. Por lo general, siempre empezarán con la respiración, pasarán por un calentamiento que es vital para evitar que podáis sufrir lesiones. Seguramente, haréis el calentamiento con una postura que se llama saludo al sol, seguiréis con las posturas (las llamadas asanas) pero que serán de torsión, flexión, extensión e inclinación laterales, relajación y pasar a meditar. Siempre son los mismos pilares y, de hecho, si no es así, no os fieis porque es básico realizar estos ejercicios para no sólo estar tranquilos de que no sufriereis lesiones, sobrecargas musculares, pinzamientos, esquinces… sino, también, obtener una mayor liberación de estrés y relajación.

Que Necesitas

  • Ropa cómoda.
  • Agua para hidratarse.
  • Toalla.
  • Una esterilla

Consejos

El hatha yoga traducido vendría a decir algo así como “la energía femenina de la luna” y también “el sol”. Es decir, que cogiendo ambos conceptos, se traduciría como que es el conjunto de la parte femenina con la masculina, la intuición, la parte racional, cerebral, la razón… la parte femenina y la parte masculina, mezcladas.

Si tu nivel en el yoga es poco o más bien nulo, si no lo has practicado nunca, no te preocupes. Empieza con el Hatha yoga, que es el más sencillo y según vayas avanzando y vayas familiarizándote con ello, podrás ver qué otras modalidades (o no) te gustan o quieres probar. Para empezar, el más recomendable sería éste. Por su sencillez y poca complejidad para los principiantes, aunque no os dejéis engañar. Con los años y con la experiencia, son muchos los aficionados al yoga que realizan unos movimientos espectaculares y complicadísimos para el resto de los mortales.

¿Te ha gustado?